Las Reiteradas violaciones del Derecho Internacional por parte del gobierno de Bush

Es sorprendente como el Gobierno Norteamericano reiteradamente viola el Derecho Jurídico Internacional. Pereciese que ellos fuesen los dueños del mundo. Su pretensión de imponer su hegemonía imperial, ha hecho –desde la segunda guerra mundial-  que los distintos gobiernos de los Estados Unidos hayan cometido muchos errores, genocidios, represiones, encarcelamientos y hasta memoricidio en la mayoría de los pueblos del mundo. No hay país, ni leyes, ni soberanías que respeten. En 1973, en Argel, el Movimiento de Países No Alineados NOAL  subrayaba que "La acción del imperialismo no se ha limitado a los dominios político y económico, sino que comprende igualmente los dominios cultural y social, imponiendo así una dominación ideológica extraña a los pueblos en vías de desarrollo". Su esquizofrenia los ha llevado a irrespetar a los seres humanos, al medio ambiente y otros espacios fuera del nuestro. Su violencia antidemocrática y coercitiva ha puesto en riesgo al mismo pueblo Norteamericano, porque su gobierno actualmente es la peor amenaza que enfrentan y deben enfrentar si quieren liberarse del atroz futuro que le depara. Su principal política de “globalización” es la guerra, es inventar mentiras como la del “terrorismo” para invadir y desestabilizar pueblos soberanos, ultrajar sus riquezas y expandir el capitalismo trasnacional. Inventaron que la expansión del comunismo podía ser nociva para la humanidad. Inventaron la guerra fría, que de alguna manera legitimó la carrera armamentista. Bloquearon a Cuba, ocuparon Vietnam, Corea, Nicaragua, Guatemala, se adueñaron de una gran parte del territorio de México. Inventaron que Irak producía armas biológicas y nucleares, la invadieron y siguen allí, matando hombres, ancianos, violando mujeres, torturando los cautivos. Siguen conquistando mercados, ampliado sus bases navales, vendiendo arsenal nocivo para la vida, fabricando bombas de desintegración masiva y pisoteando los derechos humanos. Hoy han dicho que hay que someter a Irán y Venezuela porque están enriqueciendo Uranio para fabricar armas atómicas, otra mentira más para apoderarse del petróleo de estos países. Ellos crean leyes, hablan de libertad, de democracia, de grandeza, de libre comercio y en la práctica de su política exterior, la violan. Porque ellos creen que son los más inteligentes, los superdotados, los superman que pueden silenciar a los países cuando quieran.

Pero -a bien del planeta tierra- , los pueblos están despertando y poco a poco escuchamos sus voces, sus reclamos. Así lo pudimos vivir, PRIMERO, en la XIV cumbre del Movimiento de Países No Alineados NOAL, efectuado a mediados de septiembre en La Habana Cuba,  de este año, donde se propuso la defensa común de  los pueblos en el sistema de relaciones internacionales. Impulsar el desarrollo sostenible mediante la cooperación. Promover la coexistencia pacifica entre las naciones. Procurar luchar por el desarme nuclear. Propuestas que a grosso modo recoge la Carta de las Naciones Unidas de 1945 y sus enmiendas. Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas, a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad, y con tales finalidades a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos, a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará; la fuerza armada sino en servicio del interés común, y a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas los pueblos, hemos decidido aunar nuestros esfuerzos para realizar estos designios”.

Puntos ratificados en la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969.

SEGUNDO, la LXI asamblea general de las Naciones Unidas efectuada hace algunos días en Nueva York, donde se pronunciaron grandes discursos de reclamos al gobierno de los Estados Unidos, como la del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad, el presidente de Bolivia Evo Morales, el presidente de Brasil Lula Da Silva y otros, que en términos de síntesis pedían respeto a sus soberanías y a la no injerencia en los asuntos internos de sus pueblos. Pero quien hizo temblar de aplausos los espacios de la sede de las Naciones Unidas,  fue la intervención certera del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, quien empezó recomendando el libro de Noam Chomsky: Hegemonía o supremacía, la estrategia imperialista de los Estados Unidos. Y quien en su discurso llamó al presidente norteamericano “Diablo”. Ayer, señoras, señores, desde esta misma tribuna el señor Presidente de los Estados Unidos, a quien yo llamo el diablo, vino aquí hablando como dueño del mundo.” Que a nuestro parecer analítico acertó en soslayar quien es el malo, es decir el demonio. Así lo han entendido todas las razas, religiones y culturas del mundo. En la boca de millares de personas está, que un hombre Grande y valiente fue a la casa del “diablo” y lo desenmascaró. Y le dijo en su cara:”imperio Yankee go home”. También hizo propuestas como: Refundar las Naciones Unidas, expandirla a nuevos países desarrollados y no desarrollados. Aplicar métodos eficaces de atención y resolución de los conflictos mundiales, métodos transparentes de debate, de decisiones. Supresión inmediata del veto en las decisiones del consejo de seguridad. Fortalecer las atribuciones del secretario general de Naciones Unidas. Y trasladar o ubicar a las Naciones Unidas en otro país, en alguna ciudad del Sur. Discurso, como dijimos anteriormente, causó euforia entre los presentes y las comunidades del mundo.

Sin embargo la reacción del Gobierno Norteamericano no se hizo esperar, trató a través de los medios de comunicación, radio y prensa escrita borrar la histórica jornada del presidente venezolano Hugo Chávez, hasta el punto de hacer prisionero -en el aeropuerto JFK de la ciudad de Nueva York-, al Ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro y al Cónsul general de Venezuela en Chicago, Martín Sánchez, violentando el derecho jurídico internacional expuesto en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y lo que dispone en sus artículos de inmunidad de jurisdicción de la misión diplomática y quienes la componen: Artículo 29 “La persona del agente diplomático es inviolable. No puede ser objeto de ninguna forma de detención o arresto. El estado receptor le tratará con el debido respeto y adoptará todas las medidas adecuadas para impedir cualquier atentado contra su persona, su libertad o su dignidad”. Así mismo se violentaron los artículos 31,26, 22. De la misma manera, con este hecho, el gobierno Estadounidense violó lo estipulado en la Carta de Naciones Unidas de 1945: 3. Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión.” Y el  artículo 105. Violó el artículo IV, sección 11 del acuerdo entre las Naciones Unidas y los Estados Unidos de América relativo a la sede de las Naciones Unidas de 1947.

Los gobiernos norteamericanos, sucesivamente, han agredido desde el siglo XIX, primero a los pueblos de América, de allí que Simón Bolívar escribiese a un amigo Inglés:"Los Estados Unidos de Norteamérica parecen predestinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la libertad". Segundo, en la búsqueda de protagonismo militar, participó y propicio guerras hasta alcanzar su supremacía dada por los países que se sumieron a las políticas económicas –como el plan Marshal-, militares y transculturales, llevadas acabo en países de Europa, Asia, África.

Desde la conformación de los Estados Unidos y la implantación de su primer gobierno, han violado sus propias leyes y luego, sintiéndose poderosos, la de los demás países que conforman el planeta tierra.

Finalmente es bueno recordar aquellas famosa frase del presidente Mexicano Benito Juárez “Entre los individuos como las Naciones el Respeto al Derecho Ajeno es la Paz”, que se resume en el respeto a la autodeterminación de los pueblos.

roajavier4@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2711 veces.



Javier Alexander Roa (La Habana – Cuba)


Visite el perfil de Javier Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a25649.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO