Temas a tratar en la 43 Asamblea General de la OEA

Los próximos 4 y 6 de junio se reunirán en Guatemala los países miembros de la Organización de Estados Americanos, cuya agenda deberán establecerla el próximo 14 de mayo en Bolivia los cancilleres miembros del pacto de San José, deberá ser una agenda que no tenga injerencia de EEUU y Canadá, en esta se debería incluir una invitación a Cuba.

No puede continuar la ligereza y la precipitación de juicios de valor emitidos por la OEA. Su relatoría para la libertad de expresión y la SIDH no deben seguir cuestionando todo lo que los países en transición al socialismo hacen, logran o resuelven siguiéndole el juego a la oposición local y a los abusos de EEUU, siempre condenando sin mayores elementos de juicio y sin contar con la legalidad de su reglamento, tampoco, con la legalidad moral y ética de una organización de Estados americanos, tan solo cuentan con el cinismo de sus acciones dejando en claro que los principios de la OEA no se fundamentan en principios integracionistas ni democráticos que estimulen la unión y el desarrollo de sus pueblos.

América Latina gracias a su esfuerzo se auto construye con el trabajo de todos. Gracias al presidente Chávez y al pueblo venezolano primero, los parámetros sociales, de desarrollo y crecimiento económico son muy diferentes a los del pasado, el presidente Chávez ya no está pero está Maduro, Correa, Evo, Rousseff, Mujica, Ortega, Fernández, quienes con los presidentes de la otra orilla deberán hacer causa común para replantear el poder de la OEA y el juego de la SIDH. La organización y las relatorías con sus informes y declaraciones se inclinan por los juicios emitidos por el Departamento de Estado .

La Asamblea en pleno exigirá se reconozca el triunfo de Nicolás Maduro y de por terminado la desestabilización al gobierno del presidente Maduro, plan golpista iniciado por el Departamento de Estado de EEUU y por la misma OEA al solicitar se realice un reconteo de los votos cuando esa situación en Venezuela, legalmente no existe por lo electrónico del sistema electoral, además, se deberá solicitar a EEUU abandone la injerencia en los asuntos soberanos de los Estados.

La Asamblea respaldara la decisión de Ecuador si este país decide acciones legales contra la SIDH por su informe inclinado a juzgar la libertad de información y derechos humanos en el país.

En la agenda para la 43 Asamblea de la OEA deben constar los cuestionados temas sobre el financiamiento de la organización por parte de EEUU y su sede en Washington, asuntos que evita que la OEA se pronuncie con neutralidad a favor de los gobiernos latino americanos, históricamente la presión política de EEUU y Canadá evita el equilibrio de la OEA.

Bolivia y Argentina reivindican lo que les corresponde con la razón de la soberanía. Una salida al mar a los bolivianos por parte de Chile y la soberanía de las Islas Malvinas a Argentina, son temas que son manejados en Cortes Internacionales pero que tienen la complicidad del silencia de la OEA; el hecho es, que estos países son víctimas evidentes de la diplomacia internacional en las Cortes en donde EEUU y sus aliados tienen un peso político influyente.

Conquistas militares ratificadas por tratados cuyas firmas estampadas hace más de un siglo no pueden ser hoy, lo único que legalice la injusticia del poder militar invasor. Los latinos debemos hacer una causa colectiva de estas situaciones y solicitar un cambio de estrategia diplomática de la Organización de Estados Americanos controlada por EEUU desde su creación.

Hoy, los estados son diferentes, es necesario exigir superar los diferendos internos hábilmente sostenidos por la OEA y Washington para ratificar su hegemonía en la política internacional.

El bloqueo a Cuba por parte de EEUU debe terminar, debe exigirse el fin del bloqueo por parte de la Asamblea en pleno so pena de dejar esta organización. EEUU debe abandonar Guantánamo, no solo la cárcel “por ineficaz y costosa” debe abandonar la isla, en el mismo tema, la liberación inmediata de los 5 cubanos retenidos injustamente por estar absueltos por la justicia estadounidense.

La OEA o ayuda a resolver estos temas o da un paso al costado para que la joven Celac tome la posta de esta manipulada organización por parte de los EEUU.

La OEA no debe seguir legalizando las guerras sucias de Washington, magnicidios, golpes, desestabilizaciones, conspiraciones por parte de la CIA, militares y políticos títeres del imperialismo contra gobiernos revolucionarios elegidos democráticamente por sus pueblos.

La OEA está terminando su gestión como una organización aliada y alquilada por los salarios de EEUU, este salario frena los debates y desecha temas fundamentales para los latinoamericanos, al contrario, con mil argucias la organización manipula la solucion de estos problemas; se hicieron los locos cuando los golpes a Zelaya y Lugo y se hacen los tontos con las desestabilizaciones a Correa y a Maduro, esta es una práctica de guerra sucia selectiva que defiende los intereses de EEUU y de sus lacayos locales.

Mientras esta práctica continúe y continuara mientras la OEA siga en Washington y reciba sueldos y salarios de EEUU, habrá que apartarse de esta organización y empezar a respaldar la Celac para su aprobación jurídica.

Con el crecimiento económico y social de la región, es el momento que este cambio se produzca.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1908 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: