El mundo insolente de Mickey Mouse

Wikileaks hurga lo que otros no se atreven a tocar. Los documentos desclasificados por esta valiente organización atentan contra las estrategias militares del Pentágono en Medio Oriente. Ahora bien, este tipo de hechos ya se presumían, se deducían entre quienes entendemos desde hace años que la Casa Blanca más que un recinto para las acciones de un jefe de Estado, es una guarida de rufianes que hacen y deshacen con el derecho internacional y manosean además a la ONU, la cual, es hoy meramente una figura decorativa de la demagogia. La información socializada por Wikileaks para que conozcamos lo que realmente ha ocurrido y se padece diariamente en Irak no sólo representa la infamia moral del “sueño americano”, estos documentos también nos demuestra que el mayor problema de la prepotencia gringa no sólo es Obama y su maquinaria de poder, sino además es la estupidez de un pueblo que prefiere estar aletargado, atónito viendo lo que puede ocurrir en el beisbol, en vez de reclamar, volcarse a la calle y por fin construir una verdadera democracia en esa nación. Aquí estamos frente a un hecho sin precedentes, por menos denuncias como las que ha efectuado Wikileaks se han colocado a mandatarios en los tribunales de la Haya y se les ha juzgado; por menos argumentos que los presentados en estos documentos desclasificados, le dieron una patada en el trasero a Nixon por el caso Watergate en 1974.

Ludovico Silva afirma que “vivimos en una sociedad de cómplices”, a esto habría que agregarle como nuestra ignorancia y pasividad por lo que ocurre en Medio Oriente nos hace coautores del delito, del vejamen. Tu silencio, el mío, el del pisoteado derecho internacional nos ubica por inercia al lado de los marines que violan, asesinan y ultrajan a naciones hermanas. El portal LosTiempos.com señala por ejemplo lo siguiente sobre la actuación de los soldados de la tierra de Disney en Irak: “Iraq Body Count, un grupo británico privado que ha rastreado el número de civiles muertos desde la invasión en Irak en marzo del 2003, dijo que había analizado la información (de Wikileaks) y halló 15 mil muertes que no se habían reportado antes. Eso eleva su cifra de 107 mil 369 civiles muertos a más de 122 mil”. Con toda la información que ha logrado conseguir y difundir Wikileaks u otras organizaciones, nunca se sabrá exactamente cuantas personas han sido asesinadas por los gringos en Irak debido, entre otras razones, a que el fantoche presidente de esa nación es cómplice en ocultar, maquillar informes y en ocasiones ha utilizado los grupos represores a su cargo para amenazar a las madres iraquíes con la intención de silenciar el asesinato de sus hijos por las tropas gringas.

Por otro lado, este escándalo mundial abre la puerta a una serie de sanciones para aquellos que como Wikileaks usan las nuevas tecnologías con la intención de globalizar la verdad. Hillary Clinton ya enfiló sus baterías y lanzó serias advertencias a los integrantes de este portal en internet y dejó entrever en su reciente alocución que el “gran hermano del terror”, quien opera desde el salón oval de la Casa Blanca, impulsará sanciones para aquellos que se atrevan a quitarle la careta al establecimiento estadounidense. La ignorancia puede desaparecer si se obra con razón; sin embargo, los delitos que se cometen ahora por su culpa no prescriben. La omisión con conocimiento o no de los hechos no nos salvará del darwinismo social que se impone con la legitimización del pueblo de los Estados Unidos y en el cual sólo el más fuerte –en términos militares y económicos- sobrevivirá. Hoy es Irak, Palestina, Afganistán; mañana puede ser otra vez América Latina la que sucumba por invasiones y el silencio de quienes deberían decir lo que se oculta en la fórmula de poder de las potencias mundiales. El entretenimiento como lo he afirmado antes es en esencia evasión, distracción, adormecimiento mental muy bien administrado por grupos de intereses económicos en el mundo para concretar objetivos políticos y militares. Recuerde, mientras usted espera el out 27 del último juego de la serie mundial, los marines patean puertas y asesinan inocentes en Medio Oriente; no olvide, cuando usted grita y celebra porque los gringos la sacan del campo, al otro lado del mundo otros lloran y suplican para que no los torturen y maten.


Periodista

marianoali73@gmail.com

Twitter: @ALIPERIODISTA


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2672 veces.



Mariano Ali

Periodista Venezolano-Palestino.

 marianoali73@gmail.com      @aliperiodista

Visite el perfil de Mariano Alí para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariano Alí

Mariano Alí

Más artículos de este autor