Los rios de pueblo en las campañas de Chávez

Ya a un cuarto de siglo cumplidos, desde que se manifestó abierta y voluntariamente la población venezolana en su ejercicio democrático del sufragio, para elegir un cambio sustancial en el manejo administrativo del Estado y sus políticas sociales, veníamos entonces, siendo víctimas de cuarenta años de un pacto puntofijista entre Acción Democrática y Copei, uno más conservador que otro, pero ambos con una firme intensión liberal hacia la consolidación del neoliberalismo, como sistema organizativo de las grandes corporaciones del mercado mundial; donde están visiblemente coordinadas con el FMI, la Reserva Federal, el Banco Mundial, entre otros. Los ciudadanos conmovidos, apoyaron una propuesta de cambio radical de las políticas sociales que vinculara efectivamente a la población en todo un aparato de desarrollo socioproductivo, desde las plataformas que se le denominó luego, socialismo del siglo XXI,, expresado en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación, en el papel, pero no en la práctica masiva popular; solo existen células de comunas "socialistas" unas menos corruptas que otras que no abarcan el gran patrimonio nacional y sirven de muleta al partido en el poder

Fue entonces, una emotividad demostrada hacia quien para ese entonces lideraba dicha propuesta, Chávez un líder carismático que supo esgrimir un discurso que tocó las entrañas en las personas, en las familias, en los movimientos, en las organizaciones, en el pueblo. Unos afirman que fue un líder fabricado desde el mismo claustro de las escuelas de las américas y, otros, presumen un irrevocable liderazgo revolucionario que atentaba contra quienes hoy llevan el timón del gran barco llamado Venezuela y de allí se planificó su muerte, entre el cielo y la tierra no hay nada oculto. Lo cierto es que motivó a todos los niveles de clases sociales, dentro del país, como internacionalmente, indiscutiblemente movió el piso del poder mundial y es así, que la gente salía optimista en apoyo contundente en ríos de muchedumbre a respaldar el líder; tanto así, que se vociferaba "es más que amor frenesí" y en extrema miopía social, "con hambre y desempleo con Chávez me resteo"; ésta última consigna visiblemente afectaba diversos derechos de las personas a una vida digna, igual el fanatismo lo justificaba ante la promesa del líder que más nunca, en ninguna circunstancia iba a permitir que el pueblo venezolano padeciera la desgracia del hambre, luego de un paro petrolero que dio indicios de lo que se avecinaba para nuestra sociedad.

Logramos pues, apreciar los ríos de personas en las diversas campañas que convocaba Chávez; dice la canción bolivariana de Alí Primera: ¿no es verdad Simón Bolívar, que al hacer tu juramento histórico en Monte Sacro, no pensaste que tu brazo, hoy se sintiera cansado de tantos que se han colgado para escudarse en tu nombre? https://www.youtube.com/watch?v=Ny0TVVVsWUY Papel sin igual que ha hecho el partido de turno, bajo políticas mediáticas o no, solo es cierto que salía el pueblo voluntariamente, situación que hoy día no se le asemeja a dicho partido, quienes en simulación de contrarios pactan con la oposición en los altos niveles, consolidando nuevas negociaciones para mantenerse en el poder, pues lo tentador ha sido siempre el manejo desmedido del erario público en este país tan rico, y las "bases" recibiendo las migajas, como repetición de los ciclos históricos en Venezuela. Así pues, fue que se logró gestar un supuesto cambio que a la larga de éste cuarto e´siglo ha traído gravísimas consecuencias.

Hoy a 25 años después nos encontramos en un laberinto que pareciera no tener salida, las víctimas de estas consecuencias como siempre somos el pueblo venezolano que ya no cuenta con ningún poder adquisitivo, sus insignificantes ingresos se derivan por un lado de la improvisación del trabajo pese a su profesión u oficio; y por otra, de una política laboral basado en bonos, que no garantiza derechos laborales a largo plazo, sino sirven, como herramienta de clientelismo político, así lo hacían en la cuarta república, hoy día que no cubre siquiera para alimentarse. Esa es la "multitud" que hoy participa en las campañas del socialismo del siglo XXI neoliberal, a toda luz una artimaña para un grupúsculo de facinerosos mantenerse en el poder. Con prácticas de pan y circo y dádivas de bonos, mientras ellos se pagan en miles de dólares su show mediático.

Se secó el rio popular pues, a causa del incumplimiento de la propuesta inicial, la mayor suma de felicidad. Ojalá que llueva café en el campo, para que crezca el río del Poder Popular haciendo justicia. Que así sea!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1051 veces.



Yasmeli Pernía Guillén

Activista por la Contraloría y la Auditoría pública y ciudadana. Merideña. Militante de Marea Socialista

 yasmeli2673@gmail.com

Visite el perfil de Yasmeli Pernía Guillén para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular