Más sobre el escenario electoral presidencial

Debe quedar claro, que los escenarios político-electorales de Venezuela, al igual que ocurre en el resto del mundo, son muy dinámicos y cambiantes, pues dependen de muchos factores, entre estos, las decisiones de los distintos actores, pero sobre todo de aquellos de actividad intensa, movilización permanente y que hayan logrado una buena conexión con los deseos, intereses y expectativas de la población, aunque esto no signifique que sean los mejores para el interés de la nación, ni los más preparados para gobernar. La ilustración de los electores, su estado de ánimo, las tensiones derivadas de los enfrentamientos, son también elementos importantes a considerar. Es por tanto imposible hoy día no referirse a la candidatura de María Corina Machado, quien está entre los protagonistas estelares actuales.

Ella logró que la gente olvidara o dejara de lado sus graves errores a lo largo de todos estos años. Les recuerdo que Machado lideró cada una de las acciones violentas, anti nacionales y abstencionistas de la oposición extremista, que terminaron en total fracaso y atornillaron a Maduro en el poder. Su liderazgo, hay que decirlo también, fue apuntalado por el gobierno, que asumió una conducta muy agresiva contra ella, convirtiéndola en una clara víctima de su hostigamiento. Los ataques permanentes de sus provocadores televisivos de oficio y de sus mercenarios de las redes, las cobardes e impunes agresiones de sus colectivos para policiales y los atropellos por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, contribuyeron en esta nada edificante tarea.

Lo cierto es que hoy aparece como la candidata con el valor, el tesón y el apoyo suficiente para derrotar a Maduro en 2024. Por eso fue inhabilitada ilegal e inconstitucionalmente, y pese a ganar las primarias no podrá ser candidata, a menos que levante una fuerza avasallante que termine imponiéndola, cosa que puede ser posible, pero es muy poco probable. Tendría sí la oportunidad de influir grandemente en la selección de su reemplazo, quien podría ser también inhabilitado por el gobierno de los subterfugios, a menos que sea muy bien escogido y no tenga el mismo discurso de retaliación y venganza que ha tenido María Corina hasta ahora. A veces pareciera que lo va abandonando, muy lentamente, para no perder el apoyo de sus fanáticos más extremistas.

Pero para que ese candidato logre triunfar o para derrotar a Maduro con otro candidato se requiere el apoyo del otro sector de la oposición, el que han llamado colaboracionista simplemente porque no se plegó a las locuras abstencionistas, violentas y de invasiones mercenarias, ni acompañó esa aventura desquiciada y ya fracasada del gobierno interino. Tendría entonces, ese candidato, que establecer puentes de negociación con el resto de la oposición en búsqueda de un consenso alrededor suyo o de algún otro que exista o pueda aparecer. La pregunta sería: ¿Son endosables los votos obtenidos por María Corina en las primarias y los apoyos que tiene más allá de éstas? ¿Tiene María Corina la suficiente sensatez, valor y temple para asumir una conducta desprendida y trabajar por un candidato que pueda ser ganador?

Otro aspecto es saber cuál sería la decisión de los seguidores de María Corina cuando sea rechazada su inscripción en el CNE, que es lo que se ve venir de continuar las cosas como van. Ya hay algunas encuestas que están explorando esta probable situación. Desde ya decimos que eso va a depender en parte de la decisión que tome la candidata. Si Machado decide llamar a la abstención o a la insubordinación sin tener con qué, estará contribuyendo con la victoria de Maduro, quien espera que se lance por ese barranco. Si, por el contrario, sigue con el discurso electoral, la película aún no terminaría. Ahora, no todos los votantes de María Corina tienen el mismo origen, ni han tenido posiciones similares. No todos son extremistas.

Si la gente que hoy la apoya, quiere realmente votar, lo esperable sería que voltearan a buscar otro candidato que satisfaga sus expectativas, y allí las cosas no están definidas, lo que puede hacer aparecer nombres como los de Manuel Rosales y el Conde del Guácharo, quienes ya se asomaron en algunas encuestas por ahí. O como el de Antonio Ecarri, que sé ha aparecido en otras consultas efectuadas al respecto. Este tema, aunque aún es lejano e hipotético, hay que comenzar a tocarlo, y a considerar las sorpresas, como la renuncia reciente de Capriles a ser candidato.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2255 veces.



Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Ph. D., Ex-rector y Profesor Titular de la UCV, Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Luchador político.

 lft3003@yahoo.com      @LFuenmayorToro

Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor