Síntesis de los debates

Pensando la Democracia Comunal

Esta síntesis recoje los temas principales que surgieron en las cuatro mesas de trabajo en el encuentro "Pensando la democracia comunal." Esta síntesis fue aprobada por unanimidad por las organizaciones que participaron en el encuentro organizado por la Comuna El Panal, la Fuerza Patriótica Alexis Vive y la Red Internacional por la Democracia Comunal.

* * *

En el capitalismo no hay democracia verdadera, sino que se privatiza la participación, se obvian los derechos y se impone el poder a través de procesos de acumulación y representación en manos de pocas personas. Se trata de un sistema que tiene múltiples formas de explotación y dominación basadas en la división sexual y racial del trabajo, que nos reducen a mero objetos, pretendiendo desarticular nuestras capacidades a ser sujetos de transformación. En este, el patriarcado convive con nuevas formas de esclavitud, de feudalismo, de racismo y de adultocentrismo, creando nuevas formas de explotación, como la doble o triple jornada laborales de las mujeres y el capitalismo digital, donde la precarización de los derechos laborales y la tercerización laboral se formalizan, profundizando el modelo individualista neoliberal. Continua la tenencia de la tierra en manos de pocos, las alianzas entre nuevas y viejas burguesías, la delincuencia organizada, la corrupción, el narcotráfico, el paramilitarismo, la militarización de la vida y la judicialización de las luchas, la explotación de los campesinos y campesinas y de las economías comunales a través de mecanismos de explotación financieros que despojan de su valor al trabajo.

La principal alternativa para superar estas formas de explotación y dominación, es el desarrollo autogestionado socioproductivo, el desarrollo de las fuerzas productivas comunales que pasan por el control de los medios de producción, la transferencia y el encadenamiento productivo comunal tanto lineal como de los sub procesos productivos, tales como los insumos , el reciclaje, los centros de acopio, el transporte, las cadenas de frio, las redes de salud comunitarias, la ampliación y creación de redes de distribución comunales, la evaluación colectiva de los factores productivos necesarios, la vinculación campo-ciudad, el impulso a las empresas de producción social y familiar autogestionadas, la planificación productiva para romper con las dependencias a los paquetes científico tecnológico, el impulso a los planes de desarrollo productivos y la disputa en cuanto a la distribución participativa de la renta. Para eso es esencial promover procesos de formación para la autogestión y autodefensa comunal, la producción comunal, la formación y capacitación técnica, la creación y socialización de nuevos saberes y racionalidades que se enfoquen en la despatriarcalización de la producción y el trabajo. No podemos desarrollar procesos productivos siguiendo la misma lógica. La construcción de modelos productivos que enlacen la producción con el consumo desde las comunas, que atiendan a los mas necesitados y que se plantee la reinversión en la misma comuna genera sujetos transformadores a la vez que desarticula los canales capitalistas dominantes.

En contra de este sistema, la democracia comunal se caracteriza como un modelo asambleísta, presente en cada espacio de debate y siempre en movimiento, creando nuevos mecanismos para colectivizar el poder político y crear nueva hegemonía popular, tomar las instituciones asumiéndonos como gobierno, recuperar los espacios del Poder Popular, empoderarnos de los marcos legales y de los aparatos jurídicos, participar en los debates nacionales, radicalizar los procesos de transferencia desde el Estado hacia el Poder Popular, y cambiar los patrones culturales para descolonizar los conocimientos a través de la implementación de estructuras populares de gobierno, estableciendo nuevas formas de producción y distribución colectivas que tienden a la desarticulación de la privatización.

La principal fortaleza de la democracia comunal reside en la comunidad como sujeto político de transformación social, en la organización colectiva y protagónica, en los procesos de autogestión, y en las capacidades de resolución autónoma de conflictos. La democracia comunal cuenta con un acumulado de experiencias que provienen de los territorios de base y de una clase trabajadora autogestionada. Sus principales debilidades residen en la dependencia del Estado y de sus presupuestos, en la no propiedad de los medios de producción, en el no procesamiento autónomo de las materias primas, y en el déficit de formación ideológica.

El sujeto transformador es el trabajador y la trabajadora y se encuentra en la comuna donde confluyen diferentes categorías de trabajo (asalariados, por cuenta propias, precarizados, desempleados). Allí debe incorporarse a través de la formación y el ejemplo a los niños, niñas y adolescentes como sujetos del cambio. El sujeto histórico es aquel con conciencia de clase.

El enemigo debe identificarse y se encuentra a diferentes escalas. A nivel global es el imperialismo y el capitalismo . A nivel concreto son las estructuras burguesas y los individuos que desde esas estructuras obstaculizan el desarrollo comunal. A nivel individual es importante identificar los valores capitalistas que se encuentran inmersos en nosotros mismos y mismas como productos de esta sociedad: el individualismo, la corrupción, el egoísmo, el machismo, el racismo, la competencia, el protagonismo, la falta de empatía, etc. Es a través de la formación, la critica y la autocritica que debemos combatir ese enemigo.

El principal mecanismo para fortalecer la democracia comunal es la formación para la liberación y el fortalecimiento de nuestras identidades propias. Necesitamos hacer balances y sistematización de nuestros procesos, para evaluar nuestras fortalezas y debilidades como organizaciones comuneras, con el fin de fortalecer territorios comunes hacia la construcción de un sistema agregativo nacional de comunas, para no dejar que se haga de la comuna un mero gestor de comunidades. Asimismo, es esencial la recuperación y profundización de la diplomacia de los pueblos, la formación de diplomáticos y diplomáticas comunales, el desarrollo de redes de distribución productivas comunales internacionales, el transcender las redes de solidaridad a redes de cooperación y el fomento al dialogo internacional de experiencias comunales para reconocer los mecanismos y elementos comunes de dominación que nos asechan. Para todo esto es necesario asumir el internacionalismo de las luchas, fortalecer y retomar los procesos constituidos tales como Alba Movimientos y la Asamblea Internacional de los Pueblos, impulsar la multiplicación de las brigadas internacionales y fomentar la creación de brigadas comunales internacionales.

Los principales retos a los cuales se enfrentan los procesos comunales son la revisión de las relaciones con el Estado, el empoderamiento de los marcos jurídicos y legales para defender nuestros derechos y procesos comunales, la construcción de nuestras propias formas de autogestión soberanas, la consolidación de procesos de contraloría social comunales para la revisión y mejoramiento de los proyectos comunales, así como el desarrollo de nuestra capacidad para construir consenso a través de diálogos amorosos.

Tenemos que continuar viviendo nuestra utopía comunal, continuar soñando nuestro mundo de unidad comunal libre de explotación laboral y de desigualdad económica, para avanzar hacia una nueva sociedad con liderazgos masculinos y femeninos que no sean autoritarios y que trabajen en contra de toda forma de discriminación.


Aprobado en plenaria por todas y todos los asistentes
1 de julio, 2023


PREGUNTAS GENERADORAS

Mesa 1: Democracia Comunal vs Democracia liberal y restringida

1.1 ¿Cómo se organiza la democracia (siempre restringida) en el capitalismo, y qué características (económicas, políticas, sociales) debe tener la Democracia Comunal?

1.2 En el presente, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades que presenta la Democracia Comunal frente al sistema capitalista?

1.3 ¿Qué mecanismos podríamos implementar para fortalecer la Democracia Comunal?

Mesa 2: La Democracia Comunal, la vida y la construcción de una sociedad post-capitalista

2.1 ¿Cuáles son las principales formas de explotación (ej. trabajo asalariado) y dominación (ej. patriarcal, neocolonial, etc.) a las cuales se enfrentan los procesos organizativos autogestionarios?

2.2 ¿Qué alternativas a esas formas de dominación y explotación capitalista han desarrollado en el marco de las experiencias autogestionarias con las cuales se vinculan?

2.3 Desde su propia experiencia, ¿cuáles son los retos, límites y aportes de los procesos comunales para la construcción de una sociedad post-capitalista?

Mesa 3: La Democracia Comunal y el sujeto: hacia una unidad de objetivos estratégicos dentro de la diversidad

3.1 ¿Cuáles son los diferentes sujetos de transformación que contribuyen a la construcción de una sociedad con un horizonte socialista y cómo se unifican como sujeto en el proyecto comunal?

3.2 ¿Cuáles son los enemigos que se enfrentan a la construcción de la Democracia Comunal y cómo actúan?

3.3 ¿Cuáles son los principales elementos de los sistemas múltiples de emancipación/liberación comunalizados que desarticulan el sistema capitalista dominante?

Mesa 4: Más allá de los márgenes

4.1 ¿Cómo potenciar y ampliar los procesos de producción comunal y cómo interconectarlos entre sí (ej. encadenamiento productivo, intercambios, etc.)?

4.2 ¿Cómo construir –en el ámbito político y económico– una nueva hegemonía popular que permita la crear de nuevas instituciones liberadoras y nuevas relaciones sociales de producción?

4.3 ¿Cómo construir, a través del internacionalismo, instancias de articulación política que potencien el desarrollo de la Democracia Comunal más allá de nuestras fronteras?

 

cpascualmarquina@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1948 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter