En este siglo han muerto unas 480.000 personas por catástrofes relacionadas con el cambio climático

Un área inundada de Buzi, en el centro de Mozambique, el 20 de marzo de 2019, luego del paso del ciclón Idai

Un área inundada de Buzi, en el centro de Mozambique, el 20 de marzo de 2019, luego del paso del ciclón Idai

Credito: web

26 de Enero - Los investigadores dicen que las naciones ricas no están haciendo lo suficiente para ayudar a los países en desarrollo con las consecuencias mortales del calentamiento global. Casi medio millón de personas han muerto en desastres naturales relacionados con fenómenos meteorológicos extremos en los últimos 20 años, y los países más pobres del mundo son cada vez más los más afectados por la ira del cambio climático.

La tasa de la mortalidad de las catástrofes relacionadas con el clima, como tormentas, inundaciones y olas de calor, recae de manera abrumadora en las naciones en desarrollo, según una nueva evaluación de la amenaza directa que representa para la humanidad el calentamiento global.

Las catástrofes climáticas costaron a las naciones miles de millones en 2020, según un informe. A inicios de la Cumbre de Adaptación Climática el lunes, que se llevó a cabo virtualmente este año debido a la pandemia de COVID-19, el grupo de expertos Germanwatch calculó que estos desastres le han costado a la economía global una cantidad de $ 2.56 billones este siglo. Un análisis de más de 11.000 fenómenos meteorológicos extremos mostró casi 480.000 muertes desde 2000, siendo Puerto Rico, Myanmar y Haití los países más afectados.

Según el acuerdo climático de París de 2015, se supone que las naciones más ricas aportarán 100.000 millones de dólares cada año para ayudar a los estados más pobres a mitigar los aumentos de temperatura y adaptarse al clima cambiante. Pero investigaciones recientes sugieren que la verdadera cantidad de fondos disponibles para los países en desarrollo para la acción climática es mucho menor.

El Índice de Clima Global de Germanwatch examinó el impacto de dos décadas de eventos climáticos extremos, particularmente la temporada de tormentas de 2019, que produjo huracanes y ciclones que devastaron partes del Caribe, África Oriental y el Sur de Asia. “Esto muestra que los países pobres y vulnerables enfrentan desafíos particularmente grandes para lidiar con las consecuencias de los eventos climáticos extremos”, dijo el coautor David Eckstein.

Señaló que los países más pobres aún no habían recibido los $ 100 mil millones anuales en fondos climáticos prometidos por las naciones ricas. Las naciones más ricas acordaron construir para proporcionar esa suma anualmente, a partir de 2020, para ayudar a los países más pobres a adoptar sistemas de energía más limpios y adaptarse a los impactos del calentamiento planetario. “Necesitan asistencia técnica y financiera con urgencia”, dijo Eckstein.

Un índice de riesgo climático elaborado por Germanwatch mostró que Mozambique y Zimbabwe fueron los dos países más afectados por el clima extremo en 2019. Ambos fueron golpeados por Idai, el ciclón más mortífero y costoso registrado en el suroeste del Océano Índico.

Investigaciones recientes sugieren que la gravedad y la cantidad de ciclones tropicales fuertes aumentará con cada décima de grado en el aumento de la temperatura promedio global, dijo Germanwatch.

En 2020, uno de los tres años más calurosos registrados, la temperatura promedio global fue de aproximadamente 1,2 grados Celsius por encima de la época preindustrial, según la Organización Meteorológica Mundial.

Por otra parte, la investigación publicada la semana pasada por la agencia de ayuda internacional CARE sugirió que la cantidad real de dinero de los donantes destinada a la adaptación al cambio climático podría ser incluso menor de lo informado.

En colaboración con otras organizaciones, CARE evaluó 112 proyectos en Ghana, Uganda, Etiopía, Filipinas, Nepal y Vietnam, lo que representa el 13% del financiamiento total para la adaptación mundial entre 2013 y 2017. Encontró que el 42% del dinero se gastó en actividades que hicieron poco para ayudar a las comunidades a desarrollar resiliencia al cambio climático, incluido un “puente de la amistad” y una autopista en Vietnam y un proyecto de reconstrucción de viviendas después del terremoto en Nepal.

El autor del informe, John Nordbo, de CARE Dinamarca, dijo que las naciones ricas no sólo no habían logrado entregar suficiente financiamiento para la adaptación, sino que también habían tratado de dar la impresión de que están brindando más de lo que brindan. "Esta injusticia debe corregirse y debe presentarse un plan claro para mostrar cómo pretenden cumplir sus compromisos con dinero real, y sin trucos para informar", agregó en un comunicado.

Antes de la cumbre de adaptación del lunes, para establecer soluciones prácticas y planes para hacer frente al cambio climático en el período hasta 2030: más de 3.000 científicos de todo el mundo presionaron a los líderes para que protejan mejor a las personas de las consecuencias del calentamiento global.

"Nuestro mundo, que se calienta rápidamente, ya está experimentando importantes interrupciones debido a sequías más intensas, incendios, olas de calor, inundaciones, ciclones tropicales destructivos y otros eventos extremos", dijeron los científicos, incluidos cinco premios Nobel, en un comunicado. "A menos que demos un paso adelante y nos adaptemos ahora, los resultados serán un aumento de la pobreza, la escasez de agua, las pérdidas agrícolas y los altos niveles de migración con un enorme costo en vidas humanas".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4802 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter