Ruralidades

Santos, el embargo burgues

No lo lamentamos por él. Al fin y al cabo el periodista, también escrutable, la pasaría divino protegido por una de las diez bases militares por las que Uribe permitió el embargo total, y sin derecho a pataleo, del territorio de nuestra hermana Colombia. Es más, ni siquiera lamentamos que haya dicho la estupidez en cuanto a que el gobierno de Hugo Chávez es el que tiene embargada a la patria de Jorge Eliécer. Los hechos lo desmienten. Y además, lo delatan sus paracos de los caminos verdes cuando nos matan a nuestra gente con la complicidad de sus amigos gobernadores fronterizos.

¿Es que acaso el periodista colombiano, adinerado él, pretende que el pueblo venezolano le de permiso a Chávez para que tolere la continua extracción (robo) de los alimentos y de nuestra gasolina? No señor Santos. Esos recursos son para compartirlos acá entre los venezolanos excluidos durante centurias y los colombianos a quienes la oligarquía, representada por ustedes, les negó los derechos patrios y hoy fueron acogidos en la patria de Simón Bolívar como lo que son: nuestros hermanos. Sin embargo, una sugerencia al camarada Chávez: ofrézcale a esos incómodos vecinos gobernantes una alternativa, pues no solo de camioneros vive el hombre. Así, ábrale como a todo el mundo los puertos de nuestro amplio mar Caribe. Eso sí, en el territorio venezolano serán nuestros camioneros quienes hagan las movilizaciones, como en Colombia los colombianos. ¿Que de Puerto Colombia a Cúcuta, por ejemplo, queda lejísimo? De Puerto Cabello a Ciudad Guayana o a San Cristóbal, también. Y una pregunta al margen, a quién corresponda: ¿a cual centro industrial venezolano vienen dirigidas las toneladas de carbón que entran por Rubio?

Esta proposición, la de frontera marítima, ya fue asomada en el articulo anterior. No sabemos de su acogida o no, distante del centro de los acontecimientos un pequeño humo en el diario acontecer de los análisis (Tania, Aristóbulo) le traería calma a esta vieja preocupación. Es que somos de paz, no de paja como quisiera el Uribe con sus diez bases de guerra, como si él y su oligarquía no se van a morir de sed cuando los yanquis con sus bases como pitillo, se chupen todas las aguas de la Amazonia. Así las cosas, es la función de los venezolanos y de nuestros hermanos colombianos el de “ramalear” la frontera caliente y el “no los dejes pasar” a buscar el muerto que el cabo Pérez Vivas les señala para ensangrentar sus guarimbas. Y si los agarramos con las manos en la masa de doce tiros, de este lado de la línea fronteriza, no dejarlos volver a recargar. En estas serranías y más allá, en las montañas de El Dorado, hay mucho por hacer donde podemos utilizar al lobito Pérez Vivas como cabo de preso. ¿Imposible por la jerarquía que ostenta?, el tamaño de la falta lo dirá.

Y aunque muchos no lo crean, al enfriar la frontera, al ojo avizor de nuestro ejército le será más fácil detectar el contrabando así venga en capotera. Y por otro lado, está en nuestra decisión el de coleccionar lo que se le decomise a los paracos de Uribe y Pérez Vivas para enrostrárselo, como parte del delito, a los propiciadores del conflicto fronterizo hasta que se dejen de eso. Y de paso que dejen la protestadera por la falta de gasolina los compinches de Pérez Vivas cuando PDVSA les suministra lo suficiente para el movimiento automotor. Y al pueblo colombiano, también este producto les sería suministrado por Puerto Cumarebo.

Patria, Socialismo o barbarie.
*pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2499 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior