Influencia norteamericana en los medios de comunicación latinos

Los Estados Unidos allá por 1780 eran a duras penas una expresión geográfica y un poco menos que un experimento.

Sus caudillos lucharon con las tareas de ajustar los ideales de los libros a realidades irrazonables con las importantes decisiones que había que tomar. ¿En interés de quien debía funcionar el gobierno? ¡Cual debería ser la forma de gobierno? Desde ese entonces las ardientes tensiones sociales de la época colonial no fueron apagadas en el transcurso de la historia estadounidense, siempre dependiente de las naciones pobres del mundo.

En 1798 comenzó a derrumbarse 10 siglos de feudalismo europeo cuya consecuencia afecto a la sociedad norteamericana, así, Hamilton, Jefferson, Randolph, Taylor, Marshall, Quince y Dwight, lanzaron argumentos, mientras partidarios de Francia e Inglaterra, federalistas, republicanos, plantadores, comerciantes, aristócratas y demócratas, luchaban con brindis y baladas en la legislatura. Las controversias eran enconadas, continuas y necesarias, alimentadas por el periódico de la época.

El periódico era parte de ese crecimiento, reaccionaba al mismo y lo fomentaba; servia de doncella al comercio, a medida que este aumentaba crecía de tamaño, y en las grandes ciudades la publicación diaria se convirtió en regla. El periodista pasó de impresor a redactor, brazo publicitario de la facción política en el poder.

Cuando termino la revolución, Boston cuna del periodismo norteamericano, encontró su escenario periodístico lleno de fantasmas y de basura, hasta el día de hoy. En cierto modo el primer periódico norteamericano legal, el Boston New- Setter, fue tan contemporáneo como la ultima edición de ayer, a saber: Dio a conocer noticias de una epidemia, del gobierno, crímenes, asaltos, comentarios, perspectivas del gobierno, etc, etc, lo dice el libro la evolución del periodismo.

A medida que la sociedad crecía a principio del siglo XIX, la prensa se especializo: El mundo de los negocios, de la política, de las armas, de la aristocracia o jet set, de la agricultura, diversificaron al público en grupos especiales de lectura, satisfaciendo una gran gama de intereses en un solo periódico. Nuevo periodismo sin límites, sin ética, evocaría sus propias libertades con sus propios estilos de expresión. Llego a escena un nuevo grupo mas numeroso y ruidoso, incluía mas políticos, hombres de letras y millonarios, invertían en medios de comunicación, la creación de monopolios comunicacionales, creo estrellas del periodismo, compartían aspiraciones, éxitos, laureles e insultos, que correspondían a los nuevos magnates del acero, de la política, del comercio, las industrias y a los militares.

Todos ellos se aprovecharon del crecimiento de la industria en la primera y segunda guerra mundial, moldeando al periodismo para influir con la cultura estadounidense sistemas políticos al capitalismo mundial.

Los costos de modernización de los medios en las naciones subdesarrolladas fueron asumidos en un importante porcentaje por la lucha contra el comunismo, en ella entraba la desinformación, la injerencia cultural olvidando a los héroes nacionales independentistas, la omisión de los movimientos sociales, el ocultamiento de lideres populares y sindicales, los cuales no tenían cabida en los medios, por supuesto, ese “esfuerzo” era recompensado por las embajadas norteamericanas en cada uno de los países.

Los medios locales incrementaban su infraestructura después de ser aniquilado los movimientos revolucionarios. La educación relacionada con el periodismo, sociología, polito logia, leyes, recibían especial atención en las universidades, la influencia capitalista es notoria e inmoral.

A mediados de los 70, el caso Watergate afecto la campaña política del presidente Richard Nixon, el gobierno norteamericano comunico a los redactores y propietarios de medios el derecho a la censura y a encaminarlos hacia la “cooperación voluntaria con sus necesidades”, así como el compromiso a proporcionarles noticias seguras del esfuerzo de sus guerras, hoy se las conoce como primicias o exclusivas, CNN fue primer medio en trasmitir en vivo una guerra, Irak 1991.

El segundo esfuerzo de los objetivos del gobierno expresados con toda claridad consistía en la propaganda capitalista, abarcando todos los países en donde las embajadas de los EEUU y sus trasnacionales “trabajan”, había la necesidad de tener negocios con medios locales. De esa forma grandes corporaciones noticiosas se aliaron con medios locales, aparecieron los Sun, los Herald, los World, los Times, CBS, FOX, trasmiten espacios económicos, energéticos, ecológicos, farmacéuticos, alimentarios, agrícolas, deportivos, culturales y militares, introduciendo el neoliberalismo en base a la guía publicitaria.

Cambiando y sugiriendo culturas y gobiernos así como sistemas sociales hasta llegar a la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo de hoy en día; marcaron una época de expansión norteamericana avalada por los medios, influyendo masivamente en enormes cantidades de gente. Nació así, de ese modo, de la mano de los militares el cuarto poder que sustenta la globalización.

El terrorismo mediático se desplegó en países en vías de desarrollo, cuya oligarquía es propietaria de la mayoría de los medios de comunicación e incide enormemente en la política con el poder económico y religioso. En ese contexto, el carácter del trabajó periodístico con ética desapareció desde los orígenes mismos del periodismo.

En 1883 entro en escena Joseph Pulitzer creando nuevos patrones sensacionalistas utilizando a los emigrantes, combatiendo a sus opositores pero solo hasta donde el quería. Los trucos, las campañas sucias entraron con el New York World, compraba y vendía medios; paso de jornalero a magistrado, se cambio de republicano a demócrata, instauro la inmoralidad en la política y la ética periodística. El sello tipo Pulitzer del periodismo es un paternalismo corrupto del capitalismo. Joseph Pulitzer así lo impuso, no importaba el daño ni los efectos, lo importante era vender más periódicos y acumular fama y poder en el medio utilizando todo lo que el ambiente le ofrecía.

Llevan en su actividad periodística pasada y actual un cambio implícito, no siempre sutil a favor de sus amos, propietarios de emporios automotrices, farmacéuticos, energéticos, alimentarios, monopolios oligárquicos y religiosos, siempre relacionados con la extrema derecha, en donde los embajadores norteamericanos cumplen un vital papel en la desestabilización de gobiernos de naciones en crecimiento, alquilando medios de comunicación locales.

A estos medios de comunicación se les pago con fama y tecnología de punta; renovada de vez en vez, fue admirable, pero indudablemente hizo de los periodistas un empleado del dueño del medio, no de su profesión; y, continúa oscureciendo el futuro usando las nieblas de la confusión de una época para una sociedad.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8035 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: