El Noticiero se nos fue … se nos escapó de las manos

Con el rostro compungido y la vista fija en el suelo, el excelentísimo señor don Roger Santodomingo se presentó ante los venezolanos como una víctima más de la violencia y la irracionalidad de esos bichos malos y sin corazón denominados chavistas, mejor conocidos –según la jerga utilizada en Noticiero Digital- como chabestias, chaburros, ratas malditas y asquerosos comunistas cubanizados.

Santodomingo, quien se ha convertido en la excepción de la regla, demostrando con creces que verdugo sí pide clemencia, ahora anda por ahí dando lástima y realizando llamados a la cordura, a la tolerancia y a la sindéresis.

El sujeto olvidó rápidamente su larga gestión al frente de un medio virtual, donde el 95% del contenido “noticioso” lo constituían arengas cargadas de odio, clasismo y fascismo del más puro, camufladas bajo un cobarde anonimato.

Sin ningún complejo y con el mayor desparpajo, éste excelentísimo sujeto justifica que su portal se convirtiera, desde hace tiempo, en un vertedero de excremento, porque
-según dice con expresión cándida- no había manera de controlar los contenidos que enviaban sus usuarios.

Con la mirada casi siempre hacia el suelo, nos explica que en el Noticiero Digital abundaban las instigaciones diarias a la muerte, al fascismo, a la intolerancia, a la descalificación y al magnicidio, porque ni él ni su equipo tenían la capacidad de regular los foros.

Por esa misma razón –acota don Roger- en la página web de marras, también se permitía que algunas personas sometieran al escarnio público a compañeros chavistas, publicando sus datos personales como: nombres y apellidos, cédulas, teléfonos y direcciones, con la finalidad de que los pacíficos energúmenos de la sociedad sambil, perdón civil, le prodigaran a los revolucionarios una visita para el recuerdo.

Todas estas explicaciones han sido ofrecidas por don Roger a propósito del incidente con su carro, el cual fue consumido completamente por unas llamas, cuya autoría moral e intelectual él rápidamente se las atribuyó al conductor del programa “La Hojilla” Mario Silva y a la abogada estadounidense-venezolana, Eva Golinger.

En medio del aquelarre mediático, el novel adalid de la libertad de prensa a lo oposicionista, ha denunciado que su pequeño hijo fue amedrentado por un antisocial, razón por la cual don Roger ha tomado la resolución de abandonar la conducción de Noticiero Digital, llamando a la paz claro esta. Es decir bota tierrita y no juega más. En caso de ser cierta la amenaza contra el hijo de Roger, lo cual sería absolutamente condenable, cabría preguntarle a su excelencia cuántos infantes de otros padres y madres han sido hostigados y atacados por culpa de ese monstruo que el mismo contribuyó a crear con tanto esmero.

Pero no conviene ponernos racionales y mucho menos intensos, Don Roger es un legitimo defensor de la pluralidad, la democracia y la libertad, eso nos dicen Tal Cual, Globovisión y demás medios “libres e independientes”, así que santa palabra, no se discuta más.

Igualmente, si a ver vamos la conducta de don Roger es natural en la oposición venezolana.

El descaro y el caradurismo para no asumir responsabilidades no es exclusivo de Santodomingo, en el fondo el accionar de este “santo barón” resume una filosofía de vida: el modus vivendi del “yo no fui”.

Ya en los aciagos días del paro sabotaje-petrolero, el insigne jugador de bingo Carlos Ortega nos dio unas clases magistrales sobre esa peculiar praxis, cuando profirió aquella célebre frase: “el paro se nos fue, se nos escapó de las manos”, con la cual escurriría el bulto de la manera más cobarde por el tremendo daño causado al país.

Luego, el mismo Ortega junto a Lapi pagarían sendas sumas de dinero para evadirse de sus presidios sin haber purgado condena por sus delitos. Pero fue en abril de 2002, tras el prematuro desplome de la carmonada, cuando los líderes de la oposición nos dieron una verdadera cátedra sobre ésta peculiar forma de hacer política, basada en la irresponsabilidad más consumada.

En el mismo momento en que Pedro el Breve se hundió, tanto las ratas de la curia, como las de los sindicatos y las del empresariado abandonaron el barco raudas y veloces. Después, nadie fue, nadie supo y nadie vio. Todos parecían decirnos con su actitud que Carmonita solito dio el golpe.

De hecho, recientemente el filósofo de Maracaibo demostró ser un maestro de alto vuelo en este arte cuando se aprestó a decir, durante la pasada campaña electoral, que él (el filósofo) había firmado el decreto de anulación de todos los poderes, creyendo que había sucrito una lista de asistencia.

Ni que decir de don Marcel Granier de la Santísima Alcurnia del Valle quien todavía, hoy en día, tiene las santas pelotas de decir que él no estuvo en Miraflores, o sea que los videos que hemos visto todos una y mil veces están trucados por el mismo hacker ruso que los puso a votar por Chávez cuando querían votar por Rosales.

De modo pues que a don Roger no hay nada que reclamarle, el era director de un albañal pero en contra de su voluntad. Así que tranquilo vuestra excelencia el pueblo de chaburrios y chabestias le entiende, ya que usted no sabia, o no tenía como hacer nada.

Todas las “ratas malditas comunistas” entendemos que su “noticiero se le fue… se le escapó de las manos”. Cese pues el repentino ataque de culicardia.


periodista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2771 veces.



Daniel Córdova Z


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor