Desmontar los miedos… y los medios

I

Un miedo es un fantasma.

Un medio no lo es, pero puede llegar a serlo. Depende de su arresto para reflejar la realidad. Para no torcerla. Ni fantasearla.

II

Un miedo es un compañero fiel. Decía Woody Allen “mi miedo jamás me ha engañado para irse con otro”.

Un medio puede ser un fiel. El problema es a quién dar fidelidad. No se puede servir por mucho tiempo a dos señores. Especialmente si son un don Dios y un don Diablo. Mas, especialmente en tiempo de elecciones, el pueblo es voz de Dios.

III

Un miedo es una imagen potente, indeleble. No precisa de grande propaganda. Es su naturaleza asustar (hacer su trabajo) con poca o ninguna consulta a la razón.

Un medio, cuando es potente, tampoco requiere propaganda. Por supuesto si su relato y la realidad concuerdan. Y si su producción y su relato son tan éticas como sexys.

IV

El miedo, cuando es bueno, está siempre dispuesto a ver las cosas peores de lo que son, decía Tito Livio.

Un medio, por el contario, cuando es bueno, no necesita amedrantar informando las cosas mejor ni peor de lo que están. Su “negocio” es reflejar las múltiples voces que pre-existen en la sociedad. Un medio, cuando es bueno, ve y deja ver la verdad. Por muy fea o inconveniente que sea o parezca.

V

“El miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo” ―advertía George Bernand.

Un medio también. Con el peligro adicional de que, también, a las mujeres.

VI

No tengas miedo a la verdad: puede doler mucho, pero es un dolor sano, decía Alejandro Casona.

No tengas miedo de informar la verdad. Ni de opinar tu verdad. Puede doler mucho a algunos. Pero a las mayorías ―por siglos des-informadas y manipuladas― es de vida o muerte.

VII

El miedo puede ser el más peligroso de los sentimientos colectivos.

Un medio de (in)comunicación, desinformación y manipulación, peor aún. Solo que en este último peligran sentimientos, pensamientos, proyectos y destinos.

VIII

Un miedo se lo desmonta afrontándolo.

Un medio, no solo confrontándolo con sus mismas armas. Sino superando su ética de producción.

IX

La verdad de un miedo suele lastimar sin aporrear.

La verdad de un medio suele beneficiar aporreando.

 


delgadoluiss@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1798 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: