Los montajes que denigran de la mujer son actos vergonzosos para el periodismo venezolano

El caso de 6to Poder, un panfleto que dirige Leocenis García, es una prueba patética de la guerra mediática emprendida para desestabilizar y derrocar al gobierno constitucional de Hugo Rafael Chávez Frías. Los medios de oposición, el Colegio Nacional de Periodistas y el Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa, en sintonía con los sectores más recalcitrantes de la oligarquía venezolana, han querido manipular la información tratando de colocar a este pasquín como un acto más del régimen chavista contra la libertad de prensa e información. Nada más alejado de la realidad, pues si revisamos el Código de Ética del Periodista Venezolano, estableceremos que tanto el editor como la directora de este medio de comunicación financiado por el imperialismo norteamericano, el número de artículos que violaron al publicar un fontomontaje que denigra de la honorabilidad de la mujer venezolana, instiga al odio y ofende a las valiosas y valientes mujeres que hoy ocupan cargos de importancia en el gobierno del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

En la exposición de motivos del Código de Ética del Periodista Venezolano, los dos primeros párrafos señalan textualmente lo siguiente:

“La libertad de expresión es un derecho fundamental y piedra angular de todas las libertades consagradas en la carta de las Naciones Unidas, proclamadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, garantizada en la Constitución Nacional y es factor esencial en el desarrollo, ampliación y profundización de la democracia en nuestro país.

El periodista concibe la libertad de información como un factor de la elevación espiritual, moral y material del hombre. En consecuencia, debe denunciar como fraudulento invocar este principio para justificar intereses mercantiles o sensacionalistas o para convalidar tergiversaciones del mensaje informativo”.

En el caso que nos ocupa, 6to Poder violó el artículo 8: “El periodista no deberá deformar, falsear, alterar, tergiversar o elaborar material informativo impreso o audiovisual, cuya divulgación o publicación resulte denigrante o humillante para la condición humana”.

Así mismo incurre en la violación del artículo 10: “Esta prohibida la elaboración de textos e ilustraciones apócrifas o de arreglos o montajes audiovisuales destinados a dañar la fe pública, sin que esto implique el uso legítimo, creador y responsable de los recursos técnicos disponibles”.

De allí  que el periodista está sujeto a la responsabilidad social que implica el ejercicio de la profesión, por lo que no debe incurrir en violaciones al Código de Ética del Periodista Venezolano y de la Ley del Ejercicio del Periodismo. En esta última, 6to Poder, su editor y la directora incurrieron en la violación del Artículo 10 que señala que “sin perjuicio de la facultad que corresponde a los directivos de los distintos medios de comunicación, social, estos no podrán adulterar o falsear los hechos objetivos de las informaciones ni obligar al periodista a que realice adulteraciones o falsificaciones”.

En este sentido, compartimos plenamente las declaraciones del Presidente de la Asamblea Nacional emitidas a través del Sistema Nacional de Medios de Comunicación: 6to poder es un panfleto que intenta irrespetar figuras respetables de nuestra constitucionalidad y la publicación del fotomontaje es un acto de miseria humana, que tiene como objetivo la desestabilización del país.

El falseamiento de los hechos, la manipulación de la información, su distorsión, y omisión, el sensacionalismo y amarillismo se han enquistado en el periodismo venezolano de manera tajante desde inicios del año 2000 y se puesieron en práctica en los sucesos del 11 y 12 de abril cuando le negaron al pueblo venezolano su derecho a la información veraz y oportuna.

Los medios de comunicación en el país, al igual que el Colegio Nacional de Periodistas, han asumido un papel político que no les compete, pervirtiendo con su acción la dinámica de la comunicación y el flujo de las informaciones. En estos medios sólo se informa de hechos negativos y se magnifican con la intención de manipular la opinión pública de acuerdo a los intereses sectores golpistas y antidemocráticos del país, vulnerando a la vez el derecho que tenemos todos los venezolanos de recibir una información veraz y oportuna como lo consagra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en los artículos 57 y 58, y el Código de Ética del Periodista Venezolano en los artículos 1, 2 y 3.

El vulgar montaje publicado por 6to Poder vulnera los derechos humanos de la mujer venezolana, además de convertirse en una instigación al odio y la violencia simbólica hacia el género y la familia, además de descalificar directamente a las instituciones y poderes del Estado legítimamente constituidos, razones más que suficientes para que  los responsables de este pasquín respondan ante el pueblo y la justicia venezolano sobre esta afrenta a la mujer venezolana. 

(*)Msc. Profesor del Instituto Universitario Tecnológico de Ejido

Periodista acreditado con el número 11967 del Colegio Nacional de Periodistas.

Coordinador de la Brigada de Comunicación de la Fuerza Bolivariana de ducación Universitaria del IUTE. 

ncorredortrejo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3609 veces.



Nelson Corredor Trejo(*)


Visite el perfil de Nelson Corredor Trejo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a128974.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO