Al menos 18 personas han muerto entre ellos dos niños tras ataque letal ruso en zona residencial de Odesa

Un hotel destruido por los bombardeos rusos en Serhiyevka, cerca de Odesa, el 1 de julio de 2022

Un hotel destruido por los bombardeos rusos en Serhiyevka, cerca de Odesa, el 1 de julio de 2022

Credito: Reuters

01-07-22.-Al menos 18 personas han muerto en ataques contra edificios en la región de Odesa, en el sur de Ucrania, según Kiev, mientras el ejército recuperaba de los rusos una isla estratégica en la región para controlar las rutas marítimas.

El jueves por la noche, un "avión estratégico" disparó dos misiles desde el Mar Negro, que impactaron en edificios, según los servicios de emergencia ucranianos.

La nueva cifra de muertos se ha elevado a 18, entre ellos dos niños, y 30 heridos, dijo el número dos de la administración presidencial Kirilo Tymoshenko en Telegram.

Las operaciones de rescate, dificultadas por un incendio, continúan.

El primer ataque "alcanzó un edificio residencial de nueve plantas en la región de Bilgorod-Dniester", a unos 80 km al sur de Odesa, según el portavoz de la administración de la región de Odesa, Sergei Bratchuk.

El portavoz advirtió a los internautas que informan en las redes sociales de los movimientos de las tropas y los servicios de rescate. "Está en marcha una operación de rescate, no escriba dónde, quién y cómo" para no poner en peligro a los militares, dijo a la televisión local, sin precisar el lugar exacto del ataque.

Apoyo inquebrantable
La huelga se produjo mientras la OTAN prometía su apoyo inquebrantable a Ucrania en la clausura de su cumbre del jueves en Madrid.

"Estaremos al lado de Ucrania y toda la Alianza estará al lado de Ucrania todo el tiempo que sea necesario para asegurarse de que no son derrotados por Rusia", dijo el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

"No sé cómo ni cuándo terminará", añadió, pero dijo: "No terminará con la derrota de Ucrania.

Varios Estados miembros de la OTAN han anunciado nuevas ayudas militares a Ucrania: el Primer Ministro británico, Boris Johnson, ha prometido un aumento de 1.000 millones de libras (1.160 millones de euros), mientras que Joe Biden ha prometido 800 millones de dólares más.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha previsto revisar la programación militar de su país, subrayando que "debemos ahora, entrando en un periodo de guerra, saber producir ciertos tipos de equipos más rápido y más fuerte".

Moscú replicó a través de la voz de su Ministro de Asuntos Exteriores: "De hecho, el la cortina de hierro ya está cayendo", dijo Sergei Lavrov, retomando la imagen que surgió durante la Guerra Fría y que rápidamente cayó en desuso tras la caída del Muro de Berlín en 1989.

Reaccionaba así a la hoja de ruta estratégica que acaba de adoptar la Alianza Atlántica, que ahora designa a Rusia como "la amenaza más significativa y directa para la seguridad" de los miembros de la OTAN. También denunció los intentos de Moscú y Pekín de unir fuerzas para "desestabilizar el orden internacional".

Los rusos abandonan la Isla de la Serpiente
En la línea del frente, Ucrania acogió con satisfacción la salida de las fuerzas rusas de la Isla de la Serpiente, que habían tomado en las primeras horas de su ofensiva, una victoria muy simbólica para Kiev.

Moscú dijo que retiró sus tropas "como señal de buena voluntad", ya que sus objetivos se habían "cumplido", y para facilitar las exportaciones de grano ucraniano desde Ucrania a través del Mar Negro.

La isla militarizada está situada al suroeste de Odessa, el mayor puerto de Ucrania, donde se han acumulado millones de toneladas de grano, y frente a la desembocadura del Danubio.

La versión de los militares ucranianos es radicalmente diferente: los rusos abandonaron la Isla de la Serpiente porque se vieron "incapaces de resistir el fuego de nuestra artillería, misiles y ataques aéreos".

"El enemigo huyó en dos botes", dejando la isla "en llamas" y "todavía explotando", dijeron, y añadieron que ahora restablecerían "el control físico directo".

"Los propios rusos, durante su retirada, volaron" su propio equipo militar "y perdieron un helicóptero en el mar", dijo el ejército ucraniano.

"La Isla de la Serpiente es un punto estratégico y esto cambia considerablemente la situación en el Mar Negro (...). Esto no garantiza todavía que el enemigo no vuelva. Pero ya limita considerablemente las acciones de los ocupantes", dijo por la noche el presidente Volodimir Zelenski.

Sin embargo, el presidente admitió que la situación seguía siendo "extremadamente difícil" en Lisichansk, ciudad de la cuenca industrial del Donbás, región del este de Ucrania donde se concentra la mayor parte de los combates.

Lisichansk es la última ciudad importante que aún no está en manos rusas en la región de Lugansk, una de las dos provincias del Donbás, que Moscú pretende controlar por completo.

En Jersón, en el sur, los helicópteros ucranianos alcanzaron "una concentración de tropas y equipo militar del enemigo" cerca de la ciudad de Bilozerka, dijo el viernes el ejército ucraniano.

El ataque dejó "35 soldados rusos muertos" y destruyó dos tanques y varios otros vehículos blindados, dijo la fuente.

Kiev exporta electricidad
En cuanto a la energía, Ucrania "ha empezado a exportar electricidad de forma significativa al territorio de la UE, a Rumania", dijo el presidente ucraniano en un discurso por vídeo, y "esto es sólo un primer paso".

"El jueves se dio un paso importante en nuestro acercamiento a la Unión Europea", dijo Zelenski, cuya candidatura a la UE fue respaldada la semana pasada por los Veintisiete.

"Nos estamos preparando para aumentar las entregas", añadió, subrayando que "la electricidad ucraniana puede sustituir una parte considerable" del gas ruso que consumen los europeos. "No es sólo una cuestión de ingresos por exportación para nosotros, es una cuestión de seguridad para toda Europa", insistió.

La red eléctrica ucraniana se había conectado a la red europea a mediados de marzo, lo que debía ayudar al país a seguir funcionando a pesar de la guerra.

Ucrania estuvo sincronizada con la red eléctrica rusa hasta su invasión el 24 de febrero y luego funcionó de forma autónoma.

"Desde hoy, Ucrania puede exportar electricidad al mercado de la UE", tuiteó el jueves la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. "Esto proporcionará una fuente adicional de electricidad para la UE. Y unos ingresos muy necesarios para Ucrania. Así que ambos ganamos.

El viernes por la mañana, van der Leyen también pidió a Ucrania que acelerara sus reformas anticorrupción, como parte de su solicitud de adhesión a la UE aceptada por los líderes de los 27 Estados miembros.

Tras elogiar las reformas ya realizadas y "una impresionante maquinaria anticorrupción", afirmó que "estas instituciones necesitan ahora los medios para actuar y las personas adecuadas en los puestos de responsabilidad", pidiendo que "se nombre cuanto antes al nuevo jefe de la fiscalía anticorrupción y al nuevo director de la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania".

También se congratuló de la aprobación de una ley destinada a deshacer "la excesiva influencia de los oligarcas en la economía", que ahora Ucrania debe garantizar "que se aplique de manera jurídicamente correcta".

Por último, von der Leyen pidió la adopción de una "ley de medios de comunicación, que adapte la legislación ucraniana a las normas de la UE y dote a la autoridad reguladora independiente de los medios de comunicación de los medios necesarios".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.


La fuente original de este documento es:
Afp (https://www.afp.com/es)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter