Cuánto nos está costando la guerra de Rusia

¿Cuánto nos cuesta la guerra de Putin? Si bien es cierto que todas las guerras prolongadas de la historia han tenido fuertes repercusiones en la economía mundial, la observación es aún más pertinente en una economía globalizada. La invasión rusa de Ucrania tiene importantes consecuencias económicas en todos los rincones del planeta: 2,8 billones de dólares en pérdidas de producción para finales del año que viene -y aún más si un duro invierno provoca un racionamiento energético en Europa-, según el último informe de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La estimación del club de las economías avanzadas pone al descubierto la magnitud de las consecuencias económicas de la invasión de su vecino, que se estima que es el mayor conflicto militar en el continente desde la Segunda Guerra Mundial.

El ataque de Rusia, según el resumen del Wall Street Journal, provocó una subida de los precios de la energía que debilitó el gasto de los hogares y minó la confianza de las empresas, especialmente en Europa. El conflicto ha interrumpido las cadenas de suministro, ha provocado escasez de alimentos y otros productos básicos y ha sacudido los mercados de todo el mundo. Las cosas podrían empeorar aún más tras la orden de movilización parcial de Rusia y sus preparativos para anexionarse partes de Ucrania: medidas que podrían prolongar el conflicto durante muchos meses, quizá años, alimentando aún más la incertidumbre que pesa ahora sobre la economía mundial. Estamos pagando un precio muy alto por la guerra», dijo Álvaro Santos Pereira, economista jefe de la OCDE.

En su última previsión, la OCDE dijo que la economía mundial crecería un 3% este año y un 2,2% el próximo. Antes de la guerra, había previsto un crecimiento del 4,5% en 2022 y del 3,2% en 2023. Para dar una idea de los costes de la guerra, basta con considerar la diferencia entre estas dos estimaciones: la guerra y sus consecuencias costarán al mundo el equivalente a la producción económica generada por toda la economía francesa en esos dos años. Como corolario de estas consideraciones, podemos imaginar el impacto en los problemas de salud, pobreza y hambre en el mundo si esta enorme masa de riqueza perdida se hubiera encontrado e invertido en fines más nobles.

La OCDE prevé que la economía de la eurozona sólo crecerá un 0,3% en 2023, mientras que la economía alemana se contraerá un 0,7%. La última vez que publicó sus previsiones, en junio, el organismo de investigación esperaba un crecimiento del 1,6% en la eurozona. La OCDE advirtió que la economía europea podría caer aún más si los precios de la energía siguen subiendo. Podría producirse una subida de precios si Europa se enfrenta a una escasez de energía en el próximo invierno debido a unas temperaturas especialmente bajas. Para reducir este riesgo, la OCDE estima que el consumo de energía tendrá que disminuir entre un 10% y un 15% en comparación con los últimos años. Es importante no sólo centrarse en la oferta, sino también asegurarse de que la demanda se reduzca en los próximos meses», dijo Pereira.

Los gobiernos europeos han gastado miles de millones de euros para ayudar a los hogares y las empresas a hacer frente a los crecientes costes de la energía. Algunas de estas ayudas han llegado en forma de topes en los precios de la energía. Pero estos topes debilitan el incentivo de los hogares para reducir el consumo. Los precios máximos pueden ser atractivos a corto plazo, pero son caros y distorsionan las señales de los precios», dijo Pereira, «si se quiere ahorrar energía, precios más altos significan menos consumo».

El coste del apoyo a los hogares y a las empresas está haciendo aumentar la deuda pública, lo que ha provocado un aumento de los costes de los préstamos que podría debilitar aún más el crecimiento. Para evitar nuevos aumentos bruscos de la deuda, la OCDE dijo que la ayuda debería dirigirse a los hogares más vulnerables.

Según las estimaciones de la OCDE, los 35 gobiernos cuyas políticas supervisó se han comprometido a gastar unos 150.000 millones de dólares en medidas generales para mantener los precios bajos hasta diciembre de este año, frente a unos 15.000 millones de dólares en medidas de precios más específicas.

La OCDE rebajó su previsión de crecimiento económico de EE.UU. en 2023 al 0,5% desde el 1,2% anterior, pero dijo que es posible una desaceleración más brusca si la inflación no cae tan rápido como espera la Reserva Federal. La organización espera que la economía china se recupere modestamente en 2023 tras el escaso crecimiento de 2022, debido a las medidas de bloqueo para contener la pandemia de Covid-19. En junio, la OCDE había previsto un crecimiento del 4,4% en 2022, pero ahora espera una expansión de sólo el 3,2%. Para 2023, espera un crecimiento del 4,7%.

Para este año, esperamos el crecimiento más bajo desde los años 70, con la excepción de la pandemia», dijo Pereira, «el año que viene, esperamos que el crecimiento sea incluso significativamente más bajo que en China durante mucho tiempo».

Si el mundo sufre, es probable que la Rusia que causó el sufrimiento esté peor. Peor que la caída de la Unión Soviética. Las sanciones internacionales golpean con fuerza y siguen a años de recesión económica. Así lo confirmó el Director General Adjunto para Europa Oriental y Asia Central del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Luc Pierre Devigne, durante una audiencia en la sesión conjunta de la Comisión de Asuntos Exteriores (Afet) y la Subcomisión de Seguridad y Defensa (SEAT) del Parlamento Europeo. «Nuestras sanciones están funcionando, Rusia se enfrenta a una recesión desde los años 90 y ahora se espera un desplome del 11% del PIB nacional, incluso mayor que durante la caída de la URSS».

 

news@other-net.info



Esta nota ha sido leída aproximadamente 789 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter