Ecuador: elección brinda una esperanza a través de América Latina

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.stategic-culture.org

"/La esperanza de un rayo de sol en Ecuador pareciera frágil en verdad, pero permítanos ser agradecidos por pequeños favores en vez de nada en absoluto. Comenta Martin Sieff./"

Un rayo de todavía débil y vulnerable luz solar está penetrando a través de las tinieblas que el nuevo gobierno de Biden en Washington ya ha proyectado sobre las esperanzas por una recuperación democrática a través de América Latina.

La primera vuelta en la elección ecuatoriana el día 7 de febrero pasado claramente dejó al candidato social democrático como el claro ganador con un 32,7 por ciento de los votos, garantizando así que el falso demócrata pro norteamericano, liberal pro Wall Street apelara a todos los medios para impedir que obtenga el triunfo en una segunda vuelta programada para el 11 de abril próximo.

El economista social democrático, Andrés Arauz, fiel heredero del popular ex presidente Rafael Correa e invariablemente descrito en el lenguaje de la prensa pro norteamericana como "ala izquierda" que ganó la primera ronda con el 32,7 por ciento de los votos.

Arauz difícilmente a porta un sello revolucionario. Se postuló en una plataforma que contempla el aumento de los impuestos a los súper-ricos, mejorar la protección al consumidor y ampliar la banca pública, los ahorros locales y las entidades de crédito. A los ojos de las elites globales, su principal delito es que desea mantener al pequeño Ecuador –de solo 18 millones de habitantes—fuera de las garras del Fondo Monetario Internacional.

La clara preferencia del gobierno de Biden será enfrentar a Arauz en la segunda vuelta del mes de abril con el abogado ambientalista Yaku Pérez de 51 años de edad, clásica figura frontal de marionetas que coincide con la gloriosa tradición sentada por Juan Guaidó en Venezuela y que figura muy atrás con un 19, 38 por ciento de los votos.

Sin embargo, Pérez ya ha cumplido con su crucial papel de dividir la votación e impedir una abrumadora victoria de las fuerzas social democráticas. Está claro que si Pérez no se hubiese postulado, Arauz habría barrido la casa con una avalancha de votos sobre el banquero y ultra derechista candidato Guillermo Lasso de 65 años de edad quien solo obtuvo un irrisori 19,74 por ciento de los votos.

Pérez se enfrenta a Lasso por el derecho de enfrentarse a Arauz en la segunda vuelta del 11 de abril.

Anteriormente, durante la mini batalla entre Lasso y Pérez, la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint, señaló que habría un recuento de todos los votos en la provincia de Guayas, la más populosa del país y de la mitad de todos los votos emitidos para los dos candidatos en 16 otras provincias.

Pérez, descrito como "ambientalista" sería más fácil de promover para los nebulosos Medios Corporativos (MC) para los medios lavados de cerebro suburbanos de clase media norteamericana y su romántica obsesión "Verde" y sus similares europeos de parecidas opiniones como un plausible "candidato para detener a Arauz" que el desvalido Lasso.

Estadísticamente hablando, las opciones todavía fuertemente favorecen a Arauz, pero los amigos de la democracia verdadera y la justicia social por toda América Latina deberían vigilar estrechamente las sucias tretas desestabilizadoras y otras maniobras inspiradas por Estados Unidos para quebrantar la economía, cosa que a menudo ha sido el preludio de golpes de estado militares y asonadas anti democráticas en otros países a través de la región desde Bolivia hasta el gigante Brasil.

No obstante, la clara victoria electoral de Arauz en la primera vuelta en Ecuador, ocurriendo seguidamente luego del retorno de la democracia y la libertad en Bolivia hacia el sur, indica que un nuevo fantasma ronda por toda América Latina, horrorizando a Wall Street y a los planificadores políticos de Estados Unidos. Se trata de un fantasma y una amenaza de la Social Democracia verdadera.

En Bolivia el día 18 de octubre del 2020 el líder del Movimiento al Socialismo, MAS y ex Ministro de Economía, Luis Arce, ganó la elección con una avalancha de votos con el 55 por ciento de los sufragios y una muy clara mayoría en ambas cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

El retorno de la democracia popular a Bolivia y ahora seguido por el inicial éxito de Arauz en Ecuador, llena a los paranoicos legisladores en los interminables nidos de termitas en Washington (con frecuencia mal descritos con tanques de pensamiento) y los Platónicos Filósofos Dioses guiados por la Inteligencia Artificial del Valle del Silicón embargados de legítimo horror y vociferando en franco ´pánico.

Cualquier retorno del comunismo no los inquieta en absoluto. El fascismo lo han diseminado por todo el mundo con fruición y siempre, más que nunca a través de los pueblos de América Latina, especialmente entre los de habla castellana y portuguesa. –- durante más de setenta años ellos jamás han temido al Islam Extremista Radical, lo han empleado con ahínco y continuamente lo utilizan para avivar las llamas del odio primeramente contra Rusia y ahora también contra China. Pero, ¿y la Social Democracia? Ella ha sido siempre su más odiado y temido enemigo.

Anteriormente, en el año 1954 la CIA con toda la aprobación y entusiasta apoyo del actualmente deificado, Dwight D. Eisenhower, derrocó al democráticamente elegido gobierno del Presidente Jacobo Arbenz en Guatemala y desató un negro episodio de continuas masacres, torturas, violaciones y saqueos contra el pueblo Maya en América Central.

En la década de los años 70 la dictadura militar neo nazi de Argentina torturó, violó y masacró a decenas de miles de sus propios ciudadanos con total apoyo de sucesivos gobiernos de Estados Unidos, incluyendo al supuestamente dulce y santo (otra mentira de proporciones Goebbelianas) Jimmy Carter.

Ellos pudieron haber convertido a Argentina en un estado nazi permanente, completo con sus propios genocidas de judíos, pueblos originarios y otras minorías, solo que el presidente y ex comandante de escuadrones de la muerte, Leopoldo Galtieri cometió el mortal error de invadir las Islas Malvinas el año 1982 en poder de una debilitada Gran Bretaña en momentos en que esta estaba siendo gobernada por la muy lejos de ser debilitada Dama de Hierro, Margaret Thatcher.

Aún entonces, la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas Jeanne Kirkpatrick, todavía reverenciada a través de Occidente debido a su odio contra la Unión Soviética, apasionadamente urgió al presidente Ronald Reagan, que apoyara el asesinato masivo de argentinos en vez de apoyar al supuestamente más estrecho aliado de Estados Unidos.

La guerra de Estados Unidos contra las elecciones libres y honestas y contra los pacíficos y democráticamente elegidos gobiernos a la izquierda del centro a través de todo el hemisferio occidental, anteceden largamente al presidente Donald Trump y a su escandaloso y abusivo director de la CIA y Secretario de Estado Mike Pompeo.

Durante los ocho años como vicepresidente de Barack Obama, el actual presidente Joe Biden, nunca se preocupó ni objetó cuando la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, de manera estrafalaria exigió que la CIA recolectara muestras de ADN de todos los líderes alrededor del mundo. Biden tampoco expresó ninguna simpatía o pesar ni para qué decir sospechas cuando dos presidentes social democráticos de Brasil, uno seguido del otro y el presidente de Venezuela democráticamente elegidos, fueron víctimas de virulentos y extremadamente raras formas de cáncer.

Tal como lo comenté en estas columnas el día 16 de febrero pasado, Biden, como siempre leal con la tenue y despreciable marca en política exterior de su viejo jefe Obama, inicialmente aparece decidido a continuar con esa despreciable y deliberada hipocresía de ignorarlo todo.

Biden y su equipo de política exterior están clara y pasivamente continuando con la campaña que heredaron de Trump tratar repetidas veces de derribar al presidente democráticamente elegido, Nicolás Maduro de Venezuela. En Brasil, el presidente neo fascista Jair Bolsonaro, un particular favorito de Trump y Pompeo, tiene asegurado el apoyo de Biden mientras este emita unas pocas e incoherentes promesas de "respetar el ambiente" en tanto continua con la destrucción de la Selva Lluviosa de la Amazonía

Contra este oscuro fondo histórico y sombrío presente, la esperanza de un rayo de sol en Ecuador aparece en verdad bastante frágil, pero, seamos agradecidos por las pequeñas indulgencias en vez de nada en absoluto,

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 311 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter