"El Papa Oriental" y La Potoca de Anaco

En esto de la actividad política hay quienes por perder una elección creen tener la suficiente experiencia para asesorar a un candidato, es más si se metieron algún libro de ideología o doctrinas se convierten automáticamente en jefes de campañas. Y si por casualidad fueron en algún momento de su vida concejales, ya se autonombran representantes del candidato con quien trabajan así sea de mensajeros.

Hay personajes que acaparan todos estas funciones, cerrando inclusive el paso a quien obtenga la confianza del candidato por temor a perder su autoridad ganada a punta de adulaciones. En Anzoátegui funciona un precandidato que maneja sus pretensiones vía internet y telefónicamente desde los Estados Unidos. Antonio Cedeño, que por su frustración sacerdotal se hace llamar "El papa", ha progresado mucho desde que vivía en Onoto, cuando a su padre lo nombraron prefecto del municipio Cajigal.

Ya no es el Chona, que como entretenimiento tenia el de montar burras para correrlas en las diferentes competencias, especialmente en las fiestas patronales de los pueblos vecinos. En ese sentido era muy cuidadoso, las mantenía en el patio de su casa, para entrenarlas personalmente encariñándose con los animales a los extremos que el único jinete aceptado por las burras era Antonio Cedeño. Será por eso que en esa confraternidad con los animales buscó como persona de confianza a un individuo conocido popularmente en Anaco con el apodo de La Potoca.

Ese señor acapara todas las posibles responsabilidades dentro del equipo organizativo de "El papa", es representante político, jefe de campaña, estratega, asesor, no maneja el dinero porque últimamente en una auditoría no cuadraron los números, nombrando para tal fin a un distinguido cura de la zona. A pesar de su ineficiencia demostrada en las pasadas elecciones, Antonio Cedeño mantiene a este señor como mensajero, lo cual le sirve para tomarse atribuciones que no puede manejar.

Viene de ser concejal en Anaco, allá no dejo ningún tipo de liderazgo, llegó a esa posición en momentos que Jacinto Romero Luna servía de porta aviones. Fue adeco, luego chavista cuando ya Dennys Balza dejó tenerlo como empleado en la gobernación del estado. Posteriormente prácticamente "encantó" a Antonio Cedeño cuidando esa relación como una tigra parida, no deja que "El papa" tenga confianza con otras personas, teme perder su piso político y por supuesto los ingresos mensuales transferidos desde Miami.

A punta de chismes descalifica a los que pueden superarlo, atacando con mayor fuerza a comunicadores sociales, le hizo la guerra a Luis Córdova, alejándolo de Antonio, al igual que a Raúl Reyes. Por supuesto que no perdona dirigentes políticos causó un enfrentamiento con Pedro Luis Rodríguez y un hijo de Juan Guerra. La Potoca hizo que rompiera relaciones con Manuel Castellanos de El Tizón. Para sumar, como no tiene argumentos ni capacidad ofrece financiar talleres como es el caso de los profesores Víctor Gómez Marín y Rubén Canario, profesionales serios a quienes les miente, diciéndoles a sus allegados, es la única forma de amarrarlos.

Ahora inventó pagar una nomina semanal en dólares. Parece que con se procedimiento ya pescó al primero, un joven ecologista de Puerto La Cruz, a quien utiliza como puente para que llame a personas a quien él no se atreve a llamar como es el caso de Antonio Oteiza para ofrecerle financiar talleres poniéndole como condición apoyar al Papa. Qué poco conoce a la gente del movimiento ecológico, cree que por haber encantado a Rodolfo Gil con las llamadas de Antonio Cedeño, puede hacer eso con todo el mundo.

Es cuestión de recorrer el estado para saber con cuantos ofrecimientos engañó a humilde gente, no se salvó ni un cura de anaco que se comprometió con darle un dinero para una operación y el sacerdote por poco se muere esperando la ayuda. Increíble que un hombre tan estudiado como lo es el doctor Antonio Cedeño, no se haya dado cuenta que La Potoca no tiene nivel para representarlo, su forma de hacer política productos de casquillos infantiles impide sumar solo resta. Con personas como estas no se ganan elecciones. Contaminan el sistema democrático.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 651 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor