Simplemente Maradona

" … el otro… es en primer lugar quien habla de mí sin yo saberlo, quien me objetiviza y al hacerlo, me encierra en una imagen." Pascal Bruckner.

" El secreto lo tiene el cuerpo, ese animal extraño " Eleazar León

Hemos leído mucho sobre el cuerpo de Maradona: De sus pies, de su mano, de su boca, de lo que ella consumió y, expresó a sabiendas de que: " Existir significa expiar, pagar indefinidamente la osadía de hablar en primera persona. ( Pascal Bruckner dixit ), él se negó a utilizar la "doble lengua"( Roland Jaccard) , según lo define Javier Cortines en " El exilio interior" (Rebelión , 20/11/2020 ) : " en público estaríamos reprimiendo " los pensamientos viscerales" que conforman nuestra personalidad, para contemporizar, para no ser excluidos de la sociedad ". Sin embargo Maradona corrió el riesgo, puesto que también sabía que: " Es mejor perder el habla que temer hablar " ( Alí Primera )

Aquí vamos a hablar de otra parte de su cuerpo: sus ojos . Más específicamente de su mirada, la que ví ayer, en dos impactantes fotografías divulgadas por Getty Images .

En una primera imagen, observamos, un padre y su hija despiden a Maradona en el Obelisco, Buenos Aires.( Foto de Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images.) El padre expresa en el abrazo a su hija, el sentimiento de todo un pueblo, el profundo dolor que los embarga; detrás de ellos, en lo alto, Maradona observando con mirada melancólica , el hondo dolor de todos aquellos a quienes una vez hizo tan felices y ahora ve sufriendo, de ahí también proviene probablemente, el fuego que arde en su garganta.

En la segunda imagen vemos al pintor sirio Aziz Asmar posando para la cámara del fotógrafo Muhammad Haj Kadour. La cámara capta un ángulo de la casa que la hace parecer un templo, un templo no sólo bombardeado sino también acribillado, con rastros de sangre. En una de sus puertas, se observa un cuadro de Maradona, con el entrecejo fruncido y la mirada lúgubre , y sabemos porque , por lo que mira: la destrucción de la ciudad de Binnish , provincia de Idlib, noroeste de Siria. Allí en su perplejidad tiene la boca cerrada – él , que tanto la abrió para denunciar las injusticias - pero no celebren los que creyeron, ahora sí, verlo callado, puesto que esta foto a dado la vuelta al mundo y paradójicamente con su imagen al menos por esta vez ha dicho más que mil palabras .

En su garganta, parece reflejarse la sombra de un pequeño misil. El marco del cuadro representa la tiniebla, la noche que busca sumirlo todo en la oscuridad. Pero sin duda no podrá, puesto que ya dijo Voltaire: " No hay suficiente oscuridad en todo el mundo para apagar la luz de una pequeña vela. " Y menos aún podrá hacerlo, ya que Maradona está escoltado por el sol, y por el pueblo argentino representado en su bandera y, sobre todo por todos aquellos que sabemos que: " Miles de velas pueden ser encendidas a partir de una sola, y la vida de esa vela no se acortará. La felicidad nunca disminuirá por ser compartida." ( Voltaire )

El sol que escolta a Maradona vierte una lágrima por su ojo derecho, tal vez eso nos parezca asombroso, también hay quienes se extrañaron porque el D10S tenía sus manchas. Pero tampoco Tutankamón se podía imaginar lo que nosotros ahora sabemos: Que su inmaculado dios también las tiene .

Más arriba del cuadro , vemos la parte superior de la cabeza de un combatiente con una boina con los colores de la bandera de 1932, readoptada entre 1961 y 1963, solo vemos las cuencas de sus ojos. Uno se puede imaginar que esas prácticas de disparar a los ojos que tanto hemos visto en las manifestaciones de Francia, Chile, Brasil, y Estados Unidos, fueron llevadas a Siria, por los Macron , las Hilary y los Obamas.

Recuerdo que en su bella novela, " Entre Marx y una mujer desnuda", Jorge Adoum cuenta que un niño acudía diariamente a ver a un señor, darle martillazos a un bloque de mármol , así iba pasando el tiempo , hasta que un día el niño se sorprendió al ver como de ese enorme bloque surgía un esplendoroso caballo. Entonces intrigado, le preguntó al escultor que como sabía él, que dentro de esa piedra había un caballo .Pensé en la anterior escena, cuando logre ver, que dentro de los objetos que usa el pintor Azmar, hay un martillo (una pequeña mandarria) , deduje entonces que este creador, al igual que Nietzsche también busca la verdad a martillazos. Ya nos habló Heidegger de la verdad como desocultamiento como desvelación del ser del ente. Asimismo nos dijo que la belleza. " Se manifiesta cuando la verdad se pone en la obra "

Hemos hablado aquí de múltiples imágenes, de imágenes tristes. Muy afortunadamente otra imagen se superpone a todas: La de nuestro Maradona, y su genio futbolístico poniendo apasionadamente la verdad de sus fintas, de sus goles, de toda su creatividad para que se manifieste la belleza .

En fin, él fue filósofo a su manera: A las patadas y a los trancazos y por eso también … lo queremos tanto.

*Marcialf2021@gmail.com


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 650 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter