Recordatorio infame

El "titiritero" yanqui, empezó su función, más o menos en 1820. Nunca se sabrá qué día o mes de ese malhadado año del siglo XIX. Se inicia la obediencia a las órdenes del estrenado "súper gobierno", que ayudó a construir esa temeraria confederación, bautizada USA; y, escogida por ello, como su brazo armado; y, todavía es. ¿Hasta cuándo? No sabemos. Ya completada la invasión desde el océano Atlántico, por donde entraron los invasores, hasta el Pacífico, de lo que confirmaron con una cortina de espeso humo, con el nombre de: "Los Estados Unidos de América". Esa Confederación de Repúblicas, a la fuerza, la programaron, con un verdadero estudio, para adueñarse del nombre del continente: América; que es como les gusta que los llamen; desechan: estadounidense; y, por supuesto, los motes "gringo; yanqui". Doscientos años después, (2020), está ya, lograda su intención: "el sueño americano". Pero, no para el bienestar de los originarios de sus estados o de la América, que, al verla desguarnecida, se frotaron los bolsillos, y con júbilo gritaron: "América para los americanos" pero, del norte; excluyeron, razonablemente, los mexicanos; que pertenecen a esa América del Norte, pero ellos no los aceptan: son feos, oscuros, peleones, comen maguey, chapulines, hacen gárgaras con arena y son tozudos.. Si dudan, pregúntenles a sus indígenas originarios cómo fue, que les dejaron; y de lo que quedó para los de más "allaíta". Ahí, en ese momento, empezaron las órdenes de los supremos, para los imbéciles de segunda...perdón: sin clase, que según ellos, los del verdadero gobierno; no los gringos...nacimos para ser sus esclavos. Por eso el Generalísimo Francisco de Miranda, habló claro: desde el Río Grande hasta la Tierra del Fuego, será La "Columba-Columbea" de la Paz. La Colombia que soñó el Precursor, puesto que él vivió el desastre originado en el continente europeo: la tierra, el dominio social, el poder del arbitrario y de las malditas monarquías, aupadoras, junto a las religiones, del feudalismo esclavista. Pero de eso no hablemos; de todas maneras, es una referencia necesaria, puesto que contaremos, como es que "baten el cobre", esos miserables, adoradores del inhumano capital y su "mano invisible".

Total, que todo lo sucedido en esta amarga Historia de nuestro continente americano, es planificada desde un punto del este; y, otro punto en el oeste, ejecuta las órdenes; y, así surgieron los seguidores del tal "sueño". No se nombrará esa enorme y vasta lista de traidores colorinos, cómodos y adulantes líderes de nuestra América mestiza. "Quítate tú, pa´ ponerme yo...no quiero piedra en mi camino". Uno y otro, cumpliendo órdenes, desparecieron y desaparecen, sin que nadie se dé cuenta; todavía. Cuando surge un loco soñador, incondicional, que logra conducir masas sociales, despreciadas, son automáticamente condenados por soñadores de vida; y más, si exigen algo que sobra, para lo disfruten los demás. Pero, no tienen derecho a la vida. No, no; "eso no ser tuyo, ser mío"... Pero señor...protesta la víctima... "Major quedarse trancuilo...No...No...shuutt...shuutt...te callas el jeta o muarrressss...stupid...

Nueve de abril de 1948, sucumbía, por "la gracia de dios", un gran hombre; un colombiano fiel, bolivariano, revolucionario, inteligente, atrevido, insociable, hecho de la greda húmeda de Cundinamarca, testigo de las penas, venido de ellas, amigo de los piojos y enemigo de los peines, llegó a odiar a las alpargatas, que le facilitaban a las niguas, empotrarse en los dedos de los pies, de los pobres de helados juanetes en las extensas sabanas altas de los Miuscas; además con otros terribles defectos, como: excelso jurista, escritor, orador, amigo del pueblo, activista político nacionalista; y, sobre todo colombiano, gentilicio que lo elevó de orgullo...¡Ah...! Y, otras cosas diabólicas como: Rector de la Universidad Libre, entre 1936 y 1939.Catedrático de Derecho Penal, desde 1931, hasta su asesinato, el viernes, 09.de abril de 1948; pionero fundador de medios de comunicación alternativos, como: el periódico "Jornada", quien lo hizo realidad, de manos de su amigo un perseguido periodista; su amigo, Luis David Peña, quien lo acompañó, fielmente, en los ministerios que ocupó, en su momento. Tuvo la desfachatez, siendo un pobretón, de graduarse de Doctor en Derecho y Ciencias Políticas, en 1924, con la tesis: "Las Ideas Socialistas en Colombia", declarándose socialista, incluyendo en ella, postulados marxistas; y, no contento con ello, en 1926, endosó a su doctorado, el de la Real Universidad de Roma, con su tesis: "El Criterio Positivo de la Premeditación"; y, qué atrevido: Magna Cum Laude; graduándose con honores; admirado, recomendado, apoyado con todos los honores, mereciendo el premio: "Enrico Ferri"; quien fue su profesor y lo siguió muy de cerca con esmerada atención. Se atrevió a aumentar su conspiración popular, al organizar: La Sociedad Literaria: "Rubén Darío"; y, el "Centro Liberal Universitario". Horror, criticó el orden "convivialista", cerco o coto cerrado, donde la política exclusiva de los círculos de poder económico bogotano, decidían, quien vivía, quien obedecía; hoy, igualito, no ha cambiado; y como debía ser el futuro del país; por supuesto, era el claustro de la hedionda oligarquía, que dominaba todos los espacios de la República. Funda el movimiento político: "Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria", junto al periódico: "Unirismo"; planteando en él, la necesidad inmediata de una Reforma Agraria. Luego en 1936, fue Alcalde de Bogotá y se atrevió a realizar reformas sociales, municipalizando los servicios públicos, ¡...qué pecado...! Trató de implantar comedores escolares y comedores populares y otras tremenduras, que no fueron apoyadas por los interesados y respetuosos, alineados en "la mano invisible del marcado"; trató de prohibir el uso de alpargatas, en climas inhóspitos, uniformar a los limpiabotas, a los conductores de taxis, autobuses, quienes en agradecimiento, le hicieron un paro "huelgario", bloqueo de vías, hasta lograr su renuncia, claro está: promovida, ya sabemos por quiénes... En 1940, el Presidente Eduardo Santos Montejo, lo nombra Ministro de Educación; enseguida se lanzó desbocado en una campaña de alfabetización; convenció a muchos y le apoyaron en la obligatoriedad de usar zapatos en las Escuelas, además, fue gratuito; adornó las escuelas... qué mal gusto..., con comedores escolares, cine educativo, llevándolo a los barrios pobres...qué falta de visión comercial...no, no...el cine educativo itinerante; también, como él lo llamó, extensión cultural masiva; fundó por sugerencia de algunos creadores: el "Salón Nacional de Artistas"... Pero, como reza el dicho popular: "Poco dura la dicha en la casa del pobre". Se acabó el Ministro, eficiente y eficaz, la godarria, ordenó: "fuera Satanás". Y, con sus sueños, Gaitán, desprendido de la burocracia contagiada de moho verdoso, mal oliente. Su vida pública no mermó, porque ya, había penetrado donde interesa, donde hacía falta y al lado de su preterido pueblo, que sin darse cuenta no entendía, que la Revolución francesa, no le fue contada al pueblo latinoamericano; pues, ellos, los sátrapas, la conocían pero jamás la aplicaron ni se la enseñaron, motivaron, para que los pueblos se motivaran: menos en las escuelas, liceos, universidades, esos postulados que encierran un cúmulo de prácticas, como variaciones sobre el tema: "libertad, igualdad, fraternidad", que guardan el mensaje ideal para los pueblos. Pero no los critiques, eso es solo para el que pueda pagar; pero ellos son delicados, honorables y justos miserables...

Antes, en 1929, se unió a un debate, que se denominaba Control en el Congreso, originado por unos asesinatos de impresionante cantidad, que jamás, se pudo determinar, contra trabajadores obreros, todos jornaleros de las plantaciones de plátanos o bananos, que controlaban con fiereza, esa criminal empresa gringa: "Fruit Company"; recomendamos jorungar en Centro América, en la actualidad, para que saquen conclusiones. Esta explotadora basura de empresa metalizada, despreciativa, inhumana, cundió de sangre, a una región con el nombre de Ciénaga, en el Departamento del Magdalena; toda esa masacre de la cultura y piratería yanqui o Made in USA; solo porque sus inferiores esclavos, pidieron sueldos justos y condiciones laborales más humanas; totalmente negadas... ¿cuál fue la respuesta? ¡...Plomo, plomo...duro y a la cabeza...! Y, los cancerberos de allá y los mercenarios de acá... ¡...Yes Sir...! Esta miserable matanza, la llamaron: "Masacre de las bananeras". La actitud recia, sentida y expresiva de una preterida población, le valió el honorable epíteto de: "Tribuno del Pueblo".

A principios del año 1948, cuando recorrió a Colombia la noticia de otra masacre, esta vez de un grupo de fanáticos camanduleros del partido conservador, contra los partidarios demoníacos del partido liberal, en casi todas las capitales de Colombia, Jorge Eliecer Gaitán, se encargó de organizar marchas, que resultaron extraordinariamente masivas, entre las que más sobresalieron, se conocen con los nombres de: "La Marcha de las Antorchas" y "La Marcha del Silencio"; en esta última, Gaitán elevó una oración política, enervante, llena de sensibilidad y de amor a Colombia, a su pueblo, con el directo encargo al que fungía de Presidente de Colombia, Mariano Ospina Pérez, exigiéndole su contribución al cese de la violencia criminal, de su partido azul y que permitiese, en esa marcha, unas horas de silencio por las víctimas; dice una crónica del hecho, que no podemos reportar su autoría y que expresa más o menos: "...en donde solo se oían banderas y pancartas movidas por el viento...". En la víspera de su muerte, el 08-04-1948, regresaba muy entrada la noche, desde un Tribunal Penal, donde había finalizado su defensa al Teniente Jesús María Cortés Poveda, habiéndole conseguido su absolución. Después de su descanso, amanecido el día viernes, 09-04-1948, salió a almorzar, invitado por su amigo: Plinio Mendoza Neira, a un conocido Hotel, advirtiéndole a su amigo, que por la tarde, tenía en su agenda, sendas reuniones, entre las cuales tenía dos encuentros importantes; una con, el político venezolano Rómulo Betancourt y con el entonces, el joven líder, estudiante cubano: Fidel Castro. No se llevó a cabo, pues un albañil, bogotano, simpatizante del gaitanismo, pero que se supone fue comprado con mucho dinero y promesas, que nunca se cumplen, le disparó en tres ocasiones; no lo enfrentó, le disparó por la espalda, este incauto, iluso, calculó mal su pago. Resultado de la acción encomendada: linchamiento atroz. No analizaremos el crimen en sí. Pero las consecuencias están a la vista; y, no vamos a cansarlos, pues se alargó esto.

Colombia, ha perdido sus mejores hombres y mujeres, en las garras de los enemigos del porvenir, del derecho de sus habitantes, debe sentirse huérfana, asolada de querencias, no merece ese abandono, el secuestro de su alegría. Colombia debe dejar de llorar, pues no lo hace voluntariamente, la inducen a cambiar de rostro, aquel que siempre ha tenido, vivaz, dispuesto, creativo, inteligente, generoso, su pueblo es íntegro, pero lo empujan al deterioro del alma, de su ingenio. Sus instituciones, no ayudan al pueblo, la podrida iglesia católica, es el caracol de la oligarquía: "conchuda, cornuda, arrastrada y babosa". Mercachifles enemigos de su misma Patria, irrespetuosos, amorales, inmorales con el más grande desparpajo. Venezuela, estamos seguros, quiere compartir con su hermano colombiano, lo que tiene, en la medida de la necesidad del acuerdo, del respeto cívico, para glorificar la Historia que orgullece a ambas naciones...

¡Chávez vive! No pasará ninguna invasión. Las víctimas serán Venezuela y Colombia.

pesamosuna@gmail.com

docekilos@hotmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 537 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter