Chile: ¿La Asamblea Constituyente, más de lo mismo?

El pueblo chileno no tiene claro cuál es el alcance de un cambio de estructura jurídico-política; pero si sabe, que la estructura económica se sirve de ella para regular su funcionamiento.

De ahí entonces, no se debe centrar la movilización o la desmovilización en la redacción de una Constitución como un acto transformador per se. Lo que está en juego, es la apropiación de poder político de un pueblo que lo disputa diariamente.

El pueblo chileno tiene claro que no quiere relaciones socio-políticas que lo instrumentalicen, como la representatividad y/o democracia representativa usada para fines personales y familiares; ello por la desconfianza provocada, por los abusos, la corrupción, el engaño y todo el arrebato de soberanía popular que ha llevado al pueblo a un proceso de transformación.  

En ese contexto, ¿por qué el pueblo que ha perdido el miedo y ha batallado por sus vidas en la calle, terminaría validando una Asamblea Constituyente, entendida para estos efectos, como un grupo de personas elegidas para redactar una Constitución? Es decir, ¿por qué ella le daría más confianza para redactar una Constitución que el Congreso, que ha sido elegido de igual manera?; ¿cuál sería la diferencia sustancial?; ¿cambiaría la forma de hacer política o de relaciones socio-políticas excluyentes y dominantes que existen en la actualidad?;  ¿qué relevancia tienen los cupos de mujeres o pueblos originarios, si al momento de votar, ese porcentaje reducido no podría ni siquiera defender su propuesta?. ¿No será acaso una estrategia de control social que facilita un escenario de cambios no esenciales?

Finalmente, en este sentido, la  Asamblea Constituyente puede ser un mecanismo que otorgue una posibilidad de salida para quienes pretenden calmar al “monstruo que despertó”; Sin embargo, ello no está ni cerca de responder a sus necesidades. La superestructura jurídica-política, como tal, jamás lo ha hecho, no es su fin, no surge para satisfacer los requerimientos de los pueblos, sino para las elites.

Primero solo participaban los que tenían propiedades, los hombres y los adultos, pero  en la medida que se fue masificando ese tipo de participación, la estrategia fue cambiando; ahora todos podrían votar, pero solo algunos podrán ser elegidos, por ejemplo, los que logran  competir en listas partidistas y costosas campañas. Inclusive no importa que sean los políticos tradicionales, puede ser cualquier persona famosa, lo relevante, es que su participación pueda ser anulada, ya sea  por pactos, presión, porcentaje de su votación en relación a la maquinaria política u otras formas.

Una Asamblea Constituyente compuesta por más o menos 300 personas: ¿podría garantizar lo que el pueblo de Chile necesita? Cómo una sola persona interpretaría a 17 o 18 millones de chilenos. Cuáles son las razones que tiene el sector político dominante para promover una Asamblea Constituyente.

Por el contrario, lo que se debe hacer, es interpretar el sentido profundo y revolucionario de la movilización chilena y no buscar una salida a la crisis. Esta última porta su propia solución según su profundidad, y lo hará hoy o mañana. La movilización no se desgasta, porque el hambre no se desgasta, la pobreza no se desgasta, lo único que la desgasta, es el engaño, la manipulación y la semilla de la duda.

El pueblo chileno que está en la calle, recién ha leído la Constitución, pero no necesita ser experto, ni invitarlos para saber que el propósito político que ella encierra, es dominación y ganancia para los dueños del capital. El Pueblo chileno, como el pueblo latinoamericano, lo que quiere, son nuevas maneras de expresar y ser escuchado; nuevas maneras de concebir el Estado y por sobre todo, nuevas relaciones económicas y políticas. 

El pueblo chileno quiere una Constitución, pero como fruto de nuevas formas de relaciones sociopolíticas. Es decir, como resultado final de un proceso realmente participativo y no como parte del actual representativo  (incluyendo la propuesta de la Asamblea Constituyente). Es decir, que provenga de nuevas relaciones de participación popular vinculante, con la capacidad real de cambiarlo todo, dado su titularidad de poder constituyente originario. 

Ahora bien, si hay necesidad de denominar Asamblea constituyente al proceso constituyente en Chile…, pero que sean muchas las asambleas constituyentes;  que estén en todos los barrios, recogiendo el mandato manifestado en los cabildos constituyentes vinculantes…. ¡!

Entonces, lo que hay que hacer ahora, es exigir que la autoridad disponga de nuestros recursos públicos, al servicio de la organización del proceso de base deliberante y vinculante; un tejido que se construya con todos, una democracia directa, con mandatos claros y delegados.

El pueblo puede y quiere organizarse, y el que diga que no, aludiendo a un caos, nunca ha entendido lo qué es el ejercicio de la soberanía popular.

 

 taelig@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 544 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a285298.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO