El legado del Che

Hace poco días conmemoramos un año mas de la siembra del guerrillero heroico Ernesto CHE Guevara, aquel que nos ha dejado un legado invaluable, cuyas teorías y prácticas están más vigentes que nunca. Pensaron que al matarlo iban a silenciar sus ideas; como diría el camarada Ali primera: "se puede matar al hombre mas no matarán la forma en que se alegraba su alma cuando soñaba ser libre"... y el Che siempre luchó para lograr la independencia, soberanía y por supuesto la libertad, indistintamente del lugar; asumía con gallardía y entusiasmo la confrontación al sistema capital. Para él, era necesario impulsar transformaciones en el mundo que llevara a la generación de una conciencia donde los antivalores fuesen sustituidos por valores humanos. Impulsó e inculcó el trabajo voluntario como medio de mostrar sentido de pertenencia, de solidaridad y de brindar apoyo a luchas comunes. Con respecto a este tópico que es de tanta importancia y significación nos decía el Che: "Económicamente significa casi nada. Pero ahora lo importante es que una parte de la vida del individuo se entrega a la sociedad sin esperar nada, sin retribuciones de ningún tipo… Allí empieza a crearse lo que después, por el avance de la técnica, por el avance de la producción y de las relaciones de producción, alcanzara un tipo más elevado, se convertirá en la necesidad social". Hemos querido seguir impulsado este tipo de ideal y hemos hechos algunos llamados para que la militancia del PSUV, su dirigencia y la comunidad en general realice este tipo de actividad; hemos obtenidos buenos resultados ya que, en los casos donde se ha llevado acabo estas actividades la comunidad se ha sumado de manera oportuna.

Igualmente mostró gran desprendimiento a lo material y su mayor riqueza fue su ejemplo y constancia en la lucha. Le dio un papel estratégico a la juventud, y los consideró como vanguardia de todo proceso de cambio y transformaciones necesarias para construir una nueva sociedad de iguales.

El Che comentó: "La juventud debe ser vanguardia siempre y asumir las tareas más difíciles en cada empeño. Es el único camino para llegar a ser dirigentes de otros hombres y mujeres. Los jóvenes deben aprender a dirigir no sólo a sus contemporáneos, sino a los revolucionarios que son mayores que ellos. Deben ser ejemplo donde se puedan mirar los hombres y mujeres de edad más avanzada que han perdido cierto entusiasmo juvenil, que han perdido cierta fe en la vida y que frente al ejemplo reaccionan siempre bien".

Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, el Che está vivo; en cada logro de la revolución bolivariana, en cada victoria de los movimientos progresistas del mundo, esta presente el Che. Sus ideas se discuten, se debaten y parecieran amoldarse a cada circunstancia particular que se vive en nuestros países. El Che vive, ahora más que nunca sigue presente. No debemos dar descanso ni reposo a nuestras almas hasta que liberemos del yugo y dependencia del imperio norteamericano a nuestros pueblos sometidos por la ignorancia y la alineación… Al final la verdad se impondrá y las ideas justas y humanas no tendrán oponentes.

Patria, socialismo o muerte... venceremos.


prensagobernacion@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor