Criterios para construir la política juntos

Este artículo revisa, sobre la base de un cuadro conceptual, cuatro criterios de comprensión-acción que constituyen una definición particular de Política. Sería apropiado decir: lo que también considero que debiera ser una reorientación para el ejercicio de la política actual. Los dos primeros criterios resultan en una aproximación a la construcción de esa reorientación política; constituida con principios críticos-reflexivos que podrían proyectar una nueva práctica-discursiva en mis contemporáneos y los dos últimos, sobre una instrumentación que recoge los conceptos haciéndolos útiles al ejercicio de la política.

Iniciemos:

En primer lugar, la idea de conocimiento y su sentido técnico: siendo concebida como la intención de organizar las ideas que definen nuestras relaciones políticas e integrar categorías morales al deber ser. Pero no en el sentido a priori y coercitivo de la idea kantiana del deber ser que supone un ideal individual, sino en el sentido dialectico hegeliano de equilibrio y conciliación, permitiendo una relación ideal sobre la preservación de vida. Cercano al sentido de “voluntad de poder”, no ya en el sentido nietzscheano sino en su sentido dusseliano para “voluntad de vida” de toda una comunidad. Es acá donde el sustento técnico de esta apreciación viene a ser mecanismo de preservación para la subsistencia de una comunidad, en sí, la búsqueda de la reproducción de la existencia humana. Es entonces, la política el ideal de conocimiento para garantizar la preservación de la vida en comunidad.

En segundo lugar, el conocimiento ontológico: el ente de la política es el Ser Político. No el ser social sino el ser político, la mujer y el hombre político, el hombre y la mujer de comunidad que genera y reproduce relaciones políticas en una categoría: “el Ciudadano”. Este sujeto (ciudadano) que en su interioridad subjetiva (intereses) proyecta su exterioridad objetivada sobre la comunidad (intereses comunes). En un sentido heiddergeriano que su exterioridad es recibida en la totalidad (comunidad). ¿Y que se recibe del sujeto? ¿La voluntad? ¿La voluntad subjetiva del poder? No. Se debe recibir la voluntad objetivada de “El querer-vivir” de los seres humanos en la comunidad. Esto, que en un sentido antropológico gregario, es el de persistir instintivamente en la vida, tendencia biológica-organicista de todos los seres humanos. Es entonces el ser político una corporalidad de poder, no en el sentido fetichizado de la dominación sino en un sentido positivo de hegemonía de vida en comunidad.

En tercer lugar, el conocimiento fenomenológico: el cual abarca el concepto de Poder inmerso en el campo de lo político (acciones, instituciones, sistemas, principios normativos) como el sentido de las relaciones que se derivan del ciudadano con su comunidad y su gobierno. Determinaciones que se analizan desde las relaciones entre el Poder que constituye (ciudadanos-comunidades) y el Poder Constituido (instituciones y gobierno), todo dentro de sistemas que también son objetos del Poder Político en una comunidad.

En cuarto lugar, el conocimiento objetivo y sistémico: descartando lo subjetivo-objetivo y aproximándonos a la construcción de lo intersubjetivo y total. Es decir, las sumas de interioridades subjetivas proyectadas en la exterioridad constituirán la totalidad del proyecto político. Es lo consensuado, lo comúnmente aceptado, lo voluntariamente construido y asociado, lo que persistirá en lo político con una constante de adecuación temporal, siempre desde la exterioridad hacia la totalidad, desde el Ser Político (categoría del ciudadano) hacia la Comunidad Política (categoría política de la totalidad, el pueblo).

Para finalizar, La insistencia es construir juntos la comunidad de vida, ratificando que esta reorientación de la “política” debe transitar por categorías que vayan decantando y centrando el conocimiento, otorgándole corporeidad a la misma y determinando su relación como una ciencia de la abstracción entre las partes y de la concreción hacia su campo de estudio, en Lo Político del Poder o en el Poder de Lo Político.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 477 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter