¡Si seguimos así, no podremos salir jamás!

"Cada país tiene el gobierno que se merece". Joseph de Maistre

¡Si seguimos así, no podremos salir jamás de esta horrible crisis!

La absurda y penosa crisis que estamos padeciendo en Venezuela no tiene solución dentro del actual sistema presidencialista que ha imperado en nuestro país durante largos años de su historia.

El Poder del Estado está concentrado en una sola persona, otorgándole al Presidente demasiada autoridad, lo cual ha impedido que el Estado sea administrado eficientemente en beneficio de la mayoría de la población, al tiempo que han proliferado, en los diferentes niveles administrativos, las mafias, la corrupción, el nepotismo, el amiguismo, el compadrazgo, el desorden, entorpeciendo de paso la capacidad de gestión, pues la administración del Estado está en manos de roscas, mafias de todo tipo, de intocables, de grandes chivos, oportunistas, corruptos, torpes e incapaces, causantes de la quiebra económica del país, de la ruina nacional y del empobrecimiento de la mayoría de la población venezolana, a pesar de ser Venezuela uno de los países más ricos del planeta. Debido a ellos, la producción nacional es casi nula, pues ha ocurrido la quiebra, de empresas como PDVSA, MINERVEN, SIDOR y miles de otras más pequeñas, (recuperadas, ocupadas, nacionalizadas, creadas, expropiadas, etc.), pero todas vitales para la economía venezolana.

Mientras tanto el presidente malgasta su tiempo durante horas y horas en aclamaciones, inauguraciones, condecoraciones y eventos sin importancia. Vive dentro de una burbuja. Piensa que todo lo esta haciendo muy bien, que tiene asegurado el respaldo del pueblo por muchos años.

¡Que puede seguir bailando!

No se entera de los verdaderos problemas y necesidades importantes del país, anda desinformado y en consecuencia, no sale de la mera retórica, plena de consignas, insultos, repartición de bonos inflacionarios y las promesas de siempre: "seremos un país potencia"; "el mundo se sorprenderá con nuestro modelo económico"; "con la agricultura urbana lograremos la soberanía alimentaria"; "los CLAP son una maravilla y serán la envidia de los otros países"; "el carnet de la patria es único en el mundo"; "Venezuela es el país que entrega más viviendas en todo el planeta"……

¡palabras, palabras, palabras, promesas, insultos, pura charlatanería!

Como lógica consecuencia, Venezuela diariamente se desangra.

¡La poblacion es víctima de la inseguridad en todo el país, los servicios públicos son pésimos y muchos simplemente no funcionan!

¡El país se cae a pedasos, el pueblo anda desorientado, confundido, abandonado, con hambre, desamparado, humillado!

¡La autodenominada clase media desaparece paulatinamente, se muere de hambre, de abandono, de falta de medicamentos, de mengua!

¡Venezuela pierde día a día su valioso capital humano!

¡Miles de jóvenes, han tenido que abandonar su patria y empezar de cero, en una tierra desconocida, sometidos a todo tipo de explotación!

¡Para los comerciantes no existe ningún control, ni tampoco proteccion!

¡Los banqueros abusan del ciudadano e imponen sus intereses particulares!

¡Los grandes empresarios se enriquecen sin producir absolutamente nada!

¡Los sindicatos tienen abandonados a todos los trabajadores!

¡Las instituciones no funcionan y carecen totalmente de coordinación!

¡La FANB disfruta de privilegios y poder económico nunca antes otorgados!

¡Los cuerpos policiales abusan del pueblo, lo maltratan y matraquean!

¡Los partidos políticos grandes y pequeños se reparten los cargos públicos!

¡En fin, el que tiene más saliva come más harina!

La grave crisis que padece actualmente Venezuela no es casual: la miseria el hambre, la insignificante producción nacional, el desabastecimiento, la escasez, el acaparamiento, la especulación, el contrabando, el desgobierno, la ineficiencia, el burocratismo, el desorden, la corrupción, el nepotismo, la emigración de tantos venezolanos en busca de mejores condiciones en otros países, etc. no son fruto de nuestra mala suerte o de alguna maldición, o una guerra económica generada por soldados invisibles, ni del imperio o de la burguesía apátrida exclusivamente.

Nuestra inmensa crisis es fruto de la acumulación de errores, imprevisiones, improvisaciones, contradicciones, etc., causadas por la falta de planificación, la irresponsabilidad, el egoísmo y la miopía de todos los gobiernos que hemos soportado durante los últimos cien años y de la violación permanente de nuestra Constitución por parte de nuestra clase dirigente.

Es consecuencia de la terrible corrupción política y empresarial que ha destrozado la patria y la ha entregado y la sigue entregando a intereses transnacionales.

No olvidemos que si el imperio es fuerte es debido a que la mayoría de los gobiernos, pero no los pueblos del mundo, son entreguistas y se han sometido voluntariamente a sus caprichos. Y la clase dirigente venezolana no ha sido una excepción a este indigno y desleal comportamiento.

Pero sin duda alguna, entre los gobiernos que hemos tenido en todos estos años, el actual, el que preside Nicolás Maduro, ocupa el primer lugar en incompetencia, irrespeto al pueblo soberano, arrogancia, corrupción, irresponsabilidad, entreguismo, inmoralidad, ceguera, autoritarismo, insensibilidad y paremos de contar para no hacer interminable la lista.

Desde que asumió el poder, el presidente Maduro se dedicó a intimidar y amenazar la crítica y a los críticos de su gestión, en especial a los que pertenecían al chavismo y a su vez a culpabilizar a los demás, de todos los errores y faltas de su gobierno, argumentando que le estaban haciendo el juego a la derecha y calificándolos de traidores de la revolución, a los cuales denominó guerreros del teclado.

Los principales críticos del gobierno, los más sobresalientes, los más convencidos, los más leales a Chávez y al proceso revolucionario por él liderado, los que más gozaban de su confianza, los chavistas auténticos, actualmente están pagando muy caro su convencimiento y lealtad. Son desprestigiados, silenciados, amenazados, perseguidos, denigrados, apresados, vejados, torturados, etc.

Ha culpabilizado, de todos los males que aquejan a Venezuela, al imperialismo gringo, a la guerra económica, a la burguesía apátrida, al gobierno colombiano, a Lorenzo Mendoza, a Rajoy, a los bachaqueros, "a la caída del precio del petróleo", "a la conspiración nacional e internacional", a la OEA, a la Unión Europea, etc. Nunca asume su responsabilidad como jefe de Estado.

Pero en cambio ha sido demasiado tolerante con los aduladores de su gestión, con los que aplauden y defienden sus errores y arbitrariedades, con los que se someten incondicionalmente a sus órdenes y a sus caprichos, con los banqueros y empresarios multimillonarios que se benefician con el dólar preferencial, con los fucionarios corruptos de su entorno mientras permanezcan callados, etc.

¿Cómo explicar por ejemplo, la semiparalización de las Empresas Básicas de Guayana, el estancamiento de la revolución petroquímica, el descomunal descenso en la producción de PDVSA, la espeluznante hiperinflación, la enorme y progresiva emigración de venezolanos, la pésima calidad de los servicios públicos, de Internet, la desastrosa situación de la salud y la educación en todos los niveles, la crisis del dinero en efectivo, el colapso eléctrico, la paralización de todos los grandes proyectos nacionales, iniciados durante la gestión del Comandante Chávez y tantas grandes obras que se habían inaugurado y contaban con los recursos económicos para ser culminadas?

La unión cívico-militar, promovida por Chávez durante su gobierno para fortalecer la relación y la colaboración entre el soldado y el pueblo, fue convertida durante el actual gobierno, en una verdadera "asociación para delinquir" entre el ejecutivo y la cúpula de la FANB, para amedrentar al pueblo soberano y escamotearle sus riquezas. Para lograr sus propósitos, se han dado privilegios al alto mando militar, que nunca antes se habían otorgado, como la administración de las más importantes empresas del Estado, ministerios, gobernaciones, etc. Inclusive, fue creada una Superempresa denominada Camimpeg (Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas) que junto con una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, le otorga a las propias Fuerzas Armadas la facultad de ser ellas mismas las que se autocontrolen, al excluir a la Contraloría General de la República del rol de fiscalización sobre las empresas que manejan los militares, creando lo que se ha dado en llamar una verdadera caja negra en el sector militar.

Las fatales consecuencias de esta unión cívico-militar se aprecian claramente en lo que se refiere al Arco Minero del Orinoco, a La Faja Petrolífera del Orinoco, a PDVSA, a CVG, a Las Zonas Económicas Especiales, a la Ley de Promoción y Protección a la Inversión Extranjera, a la ANC, al CNE, etc.

Como solía decir Chávez:

"el que tenga ojos que vea".

Necesitamos urgentemente un gobierno que prometa menos y haga más, pero esto solamente será posible si existe un Gobierno Colectivo y Responsable, llámese Junta de Gobierno, Gabinete Ejecutivo, Grupo Presidencial, etc., constituído por cuatro o cinco miembros, que respete rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que sea elegido nominalmente, pero que además esté controlado o supervisado por un Poder Popular unido, organizado y consciente, que haga valer la Contraloría Social, las Auditorías Públicas y Ciudadanas, que tenga el control de todos los medios públicos de comunicación e información que pertenecen al pueblo y nó al gobierno.

¡De no ser así, es completamente imposible recuperar a Venezuela de la dramática situación a que la ha conducido la clase dirigente durante más de cien años!

¡No se trata del presidente, se trata del sistema presidencialista!

¡Con cualquier persona que elijamos será lo mismo!

Una sola persona, cualquier que sea, del partido que sea, por más inteligente, sabia, astuta, osada y bien intencionada que sea, no puede realizar una tarea tan compleja como es dirigir un país.

¡La terrible situación por la que estamos pasando no podrá mejorar bajo la autoridad caprichosa de un solo hombre o mujer!

Para la recuperación de Venezuela es indispensable la conformación de un Gobierno Colectivo y Responsable. Pero también, el Poder Popular unido, organizado y consciente debe asumir su responsabilidad de controlar al gobierno permanentemente.

Debemos asumir colectivamente nuestras responsabilidades y obligaciones, participando activamente en la toma de decisiones o en el seguimiento de las mismas, y dejar de creer que la culpa de todos nuestros males y padecimientos la tienen exclusivamente el malvado imperio y la burguesía apátrida.

Reconozcamos que la arrogancia del imperio ha sido fortalecida y estimulada por la sumisión, el entreguismo y la falta de dignidad de nuestros dirigentes, pero también por nuestra indiferencia, tolerancia y ausencia de control a nuestros gobernantes.

Como es obvio, la conformación de tal tipo de gobierno implicaría una Reforma de la CRBV, pero recordemos, que el Pueblo Soberano es Supra constitucional, y por consiguiente puede, cuando a bien tenga, convocar la realización de un Referendo para tal fin. El pueblo venezolano ha adquirido una gran madurez política y previamente, con un adecuado debate de altura, muy seguramente estaría dispuesto a defender este nuevo modelo de Gobierno Colectivo y Responsable. Dicho gobierno debe contar con el control, pero también, con el respaldo del Poder Popular unido, organizado y consciente, para poder enfrentar los enormes poderes económicos internacionales, (ese es el verdadero imperio), que pretenden someter a todos los gobiernos débiles del mundo.

El país debe ser administrado por un Gobierno Colectivo y Responsable, muy competente y muy bien estructurado, organizado y coordinado. Integrado por personas de reconocida calidad ética, intelectual técnica y moral, donde los criterios científicos y tecnológicos estén por encima de dogmas y doctrinas religiosas o militares, donde la responsabilidad de cada miembro sea asumida en tiempo presente y no solamente ante la historia. Donde exista una total coordinación entre los ministerios, los estados, las alcaldías, las empresas públicas y todas las dependencias del Estado. Un Estado, sin caudillos o líderes individuales con proyectos diferentes al interés nacional. Un Estado sin tutelajes de potencias extranjeras como EEUU, China, Rusia, etc., y donde se cumpla rigurosamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Somos nosotros, los venezolanos, quienes debemos exigir que se resuelvan nuestros problemas generales y de ninguna manera dirigentes políticos extranjeros.

Veamos el ejemplo que nos dan algunos países del norte como Suiza, Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Alemania, etc., que ocupan los primeros lugares del mundo en el tema de los servicios sociales y derechos políticos debido a que su sistema de gobierno es colectivo y sus ciudadanos disfrutan de un Poder Popular Organizado, donde el Referendo y el Plebiscito son valiosos mecanismos que le permiten a la población defender sus intereses económicos, sociales y políticos, exigiendo la elaboración de leyes importantes y decisivas en su beneficio, donde el empleo es mejor remunerado, existe mejor calidad de vida, bienestar social, y desarrollo humano, con servicios sociales gratuitos y pensiones para todos los ciudadanos, dentro de un modelo más cooperativo, con un compromiso permanente entre gobierno, trabajadores y empleadores. Donde exista un mayor control de los precios y de los bancos, menor nivel de marginalidad y corrupción, empleo garantizado para que todos puedan contribuir con el pago de impuestos al Estado, con salarios y horarios de trabajo más justos, donde las leyes sean cumplidas estrictamente tanto por los funcionarios del gobierno como por el resto de la poblacion, pues la libertad de cualquier ciudadano debe tener el mismo peso específico que su responsabilidad, donde el Poder Popular, la Contraloria Social, los Referendos, Plebiscitos, el respeto a las leyes, etc., afecten por igual a todos los habitantes.

Esta es la verdadera Democracia Participativa y Protagónica con que se podrá lograr la Soberanía de la Patria de manera irreversible y sólo por esta vía tendremos la fuerza necesaria para participar con éxito en el complejo escenario mundial.

¡Venezuela Sí tiene solución a corto plazo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 852 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gilberto Hernández Ortíz

Gilberto Hernández Ortíz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a265780.htmlCd0NV CAC = Y co = US