Para ordenar el desquicio económico

Moratoria de la Deuda Soberana y de PDVSA

La combinación de caída en picada de los precios del petróleo, iliquidez monetaria, parálisis de los sectores productivos, vencimientos internacionales de deuda de montos considerables, déficit fiscal y comercial, inflación desbocada y un largo etcétera, abrieron las compuertas de una crisis de la que estamos viendo sólo las primeras consecuencias. Presentamos este articulo ubicados en la trinchera del pueblo que vive de su trabajo como un aporte para ayudar al presidente Maduro a enfrentar de manera revolucionaria y con mayores posibilidades de éxito esta situación.

El país ha ingresado en un espiral de incertidumbre. En medio de un salto en el desabastecimiento programado como práctica mafiosa, cartelizada de acumulación. De escases de productos por la limitación de importaciones (por la falta de dólares). Sin haber podido derrotar el contrabando de extracción. Y con una carestía exorbitante de las mercancías imprescindibles. Este clima político, social y económico, se percibe en las largas y extenuantes colas que está obligada a hacer la población, generando un mal humor popular que ha instalado una crisis de confianza hacia el conjunto de la dirigencia política y que provoca la turbulencia propia de una tormenta perfecta.

El desquicio de todos los precios de la economía (el único precio amarrado al dólar 6,30 es el salario) da como resultado un desorden que no se resuelve con medidas aisladas, sean estas monetarias o fiscales. Por delante hay un abismo. Es necesario un frenazo para elaborar un plan de emergencia que detenga esta dinámica y ponga orden en este desquicio.

Pero este plan todavía necesita de una condición fundamental: el apoyo decidido, activo, participativo de la mayoría de la población movilizada. Este apoyo es imprescindible para que se recupere la confianza y así construir la fuerza política para imponerlo.

El presidente Maduro, escuchando todas las voces del proceso revolucionario, incluso la de los llamados sectores críticos, debe abrir un gran debate nacional sobre el plan de emergencia necesario.

Por Donde Empezar

Los precios del petróleo que arrancaron el año en alrededor de 36 dólares, podrían alcanzar, de acuerdo a la mayoría de los expertos, el orden de los 50/60 dólares el barril en el segundo semestre de 2015 (en el mejor de los casos), de darse este pronóstico, significa que el país dejaría de percibir este año, una cifra cercana a los 23.000[1] millones de dólares en comparación con el año 2014.

La cifra de divisas que efectivamente ingresaría al país no sería suficiente para cubrir las necesidades elementales. Ahora sí: habrá que elegir entre pagar una deuda que según nuestro punto de vista encierra una maniobra especulativa en su diseño que la hace ilegítima, o importar para resolver las necesidades básicas y urgentes de la población. Si a esto le sumamos que el desfalco anual por fuga de capitales ronda, de acuerdo a un estudio presentado por el Equipo de Investigación de Marea Socialista, el 21,01% anual promedio de fuga entre 1998 y 2012[2], y todo indica, incluso declaraciones de altos cargos del gobierno, que este desfalco continúa, la dimensión de esta situación es en extremo grave. 

Por eso proponemos como primer paso para ordenar la economía nacional, declarar unilateralmente la Moratoria en los pagos de la Deuda Soberana y de PDVSA. Solamente con esta medida contaríamos para la solución de los urgentes problemas de nuestro pueblo con alrededor de 10.600 millones de dólares que son los vencimientos de 2015 de deuda externa.

Para crisis graves, soluciones radicales

Detrás de las propuestas concretas de solución a la crisis se esconde un profundo debate político. No es este el lugar para desarrollar tal afirmación. Pero si diremos que aquellos que apuntan a medidas que van en el sentido de los planes de ajuste tradicionales y se llaman a sí mismos “pragmáticos”, reflejan en realidad los intereses del capital y los sectores del privilegio.

Nosotros no ocultamos nuestras posiciones anticapitalistas, socialistas, revolucionarias. Nuestra identidad con el pueblo que vive de su trabajo. Por eso nuestras propuestas siempre tienen ese punto de partida.

Y es también por eso que las soluciones de emergencia que proponemos van en el sentido, en primer lugar, de defender las conquistas del Proceso Bolivariano y el nivel de vida de nuestro pueblo. Estas propuestas radicales tienen que ver con atacar la base económica en la que se apoyan los privilegios del capital y la burocracia.

Repetimos brevemente una serie de propuestas que hemos hecho en documentos anteriores. Estas propuestas, se articulan hoy con la necesidad de suspender los pagos de la deuda externa declarando la Moratoria unilateral de esos pagos.

Para los que sostienen que el país quedaría aislado del mercado internacional, es bueno que recuerden un señalamiento del premio Nobel de Economía y jefe de los asesores económicos del ex presidente Clinton, Joseph Stiglitz, que no puede ser catalogado de izquierdista ni anticapitalista. Hablando de la suspensión de los pagos de deuda de Rusia y Argentina, dice Stiglitz:  “Cuando un país consigue imponer una reducción de la deuda a sus acreedores y redirecciona esos fondos, destinados anteriormente a ese reembolso, hacia la financiación de una política fiscal expansionista, eso produce resultados positivos: «En ese escenario, el número de empresas locales que quiebran disminuye porque los tipos de interés locales son más bajos que si el país hubiera continuado pagando su deuda, y al mismo tiempo porque la situación económica general del país mejora. Puesto que la economía se refuerza, la recaudación de impuestos aumenta lo que mejora el margen presupuestario del gobierno. […] Todo eso significa que la posición financiera del gobierno se refuerza, haciendo más probable (y no menos) que los prestamistas quieran de nuevo concederle préstamos.».

Y agrega: «Empíricamente, hay muy pocas pruebas que acrediten la idea de que una cesación de pagos conlleve un largo período de exclusión del acceso a los mercados financieros. Rusia pudo pedir prestado de nuevo en los mercados financieros dos años después de su cesación de pagos que había sido decretada unilateralmente, sin una consulta previa a los acreedores. […] Por lejos, en la práctica, la amenaza de ver el grifo del crédito cerrado no es real.» (Citado en un reciente artículo de Eric Toussaint)

Esta suspensión de los pagos debe ser acompañado por una Auditoria Pública, con participación ciudadana para investigar el desfalco que está ocurriendo contra la Nación, recuperar los recursos estafados y sancionar ejemplarmente a los responsables.

Ni un dólar más para la burguesía: Control y monopolio del Comercio Exterior con control social.

Planificación de las importaciones y realización del presupuesto en dólares, en función de las necesidades del pueblo que vive de su trabajo. Dándole prioridad a alimentos y medicinas.

Planificación de la distribución de mercancías con control social y de los trabajadores. Para asegurar que las mercancías lleguen a los puntos de distribución públicos.

Control nacional del crédito para financiar un Nuevo Modelo Productivo que le dé prioridad a la agricultura y a la producción nacional de alimentos, medicinas y productos indispensables para la población. Nacionalizando la Banca.

Defensa del Salario. Cálculo del Salario Mínimo al promedio nacional del precio del dólar. El Presidente Maduro señaló que el salario mínimo está en el orden de los 740 dólares, calculado a la paridad 6,30, pero ese no es el patrón de cálculo para el resto de los precios de la economía nacional. Por tanto es necesario un aumento salarial que al menos mantenga esa relación con el dólar y se calcule de acuerdo al promedio nacional de los tipos de cambio en el país. 

Estas medidas entre otras, como una verdadera reforma del sistema impositivo, y un reequilibrio en los subsidios, manteniendo los subsidios a la población y quitando los subsidios al capital, facilitarían una rápida recuperación de la dinámica económica, cambiarían el curso actual de baja en el nivel de vida de la población y resolvería en el corto plazo, durante el primer semestre de este año, el grave problema del abastecimiento.

Una oportunidad para el presidente Maduro

En medio de esta situación la oposición de derecha al gobierno busca montarse en el creciente descontento popular. Pero esos dirigentes no tienen propuestas alternativas para salir de la crisis. Por eso y por ser parte de la vieja política clientelar, tampoco tienen la confianza del pueblo que está molesto. 

El presidente Maduro tiene la enorme oportunidad de convocar a un gran debate nacional sobre las medidas necesarias para resolver la crisis. Abriendo los espacios a todas las voces que dentro del proceso tenemos algo para decir. Convocar a la participación activa del pueblo que vive de su trabajo, sin manipulaciones ni mediaciones con instancias que hoy día están cuestionadas por la población. Cara a cara, de manera directa, en cada plaza, en cada empresa, en cada centro de estudio, para que entre todos construyamos la fuerza política necesaria para imponer una solución a la crisis que beneficia al pueblo que vive de su trabajo. Nosotros estamos a la orden para hacer nuestro aporte.

 *Coordinador del Equipo de Investigación de Marea Socialista



[1] Cálculos nuestros. Algunos especialistas calculan esta cifra podría estar entre 17.000 millones, los que estiman más bajo y hasta 25.000 millones los que coinciden más con nuestras estimaciones.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2875 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Carlos Carcione

Coordinador del Equipo de Investigación de Marea Socialista

 @carloscarcione

Visite el perfil de Carlos Carcione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Carcione

Carlos Carcione

Más artículos de este autor