¡¡¡Alerta, Alerta!!! ¿Está en marcha una nueva Apertura Petrolera?

Desde el año 2003, cuando derrotamos el sabotaje petrolero con la acción conjunta de los Trabajadores Patriotas de PDVSA, el Pueblo Venezolano y la Fuerza Armada Nacional, todos bajo la conducción del Presidente Hugo Chávez, el desempeño de la Industria Petrolera Nacional está íntimamente relacionado con el despacho del Jefe de Estado. No podía ser diferente luego que el Comandante Chávez transformara a la Empresa Petrolera Nacional en una Corporación Popular y Revolucionaria para el beneficio de todos los venezolanos, pero en especial para el pueblo más humilde de este país.

 

El Comandante Eterno se empeñó en estudiar y aprender de petróleo, nunca se aventuró a despojar a la empresa de sus referentes, pero se propuso aprender del tema para no ser nuevamente engañado. Siempre dejó la dirección de la empresa en las manos de técnicos formados para tal fin, entendía la importancia de los conocimientos en una industria tan compleja como la petrolera. A su vez, confió en los trabajadores que vencieron el Sabotaje Petrolero y junto a ellos definió estrategias que permitieron prefigurar un plan de desarrollo nacional teniendo como columna vertebral la Política de Plena Soberanía Petrolera. Dicho plan permitió en el periodo 2003-2013 iniciar el pago de una deuda social enorme acumulada en tiempos de la IV República. Para luego sobre esa base establecer un Modelo Productivo Socialista con la creación de nuevas formas de generación y apropiación de los excedentes económicos con una nueva forma de distribución de la renta petrolera, reconociendo siempre el valor y la importancia del petróleo para el presente y el futuro de nuestra Nación.

 

La Política de Plena Soberanía Petrolera devolvió al Estado venezolano el control del más importante de sus recursos naturales: el Petróleo. El problema de Venezuela no es la existencia en su subsuelo de este valioso recurso, debemos sentirnos orgullosos de ser un país petrolero, y comprender que ello conlleva la obligación de aprender y prepararnos para utilizarlo como un portentoso punto de apoyo para el desarrollo integral de la Nación, así como nos demostró el Comandante Chávez.

 

El imperio norteamericano lo sabe desde hace muchos años, por eso su empeño en apoderarse de nuestros campos petroleros. Ese era el verdadero objetivo de la Política de Apertura Petrolera llevada a cabo por los gobiernos Adeco-Copeyanos de la IV República: la entrega a las trasnacionales de las mayores reservas de petróleo convencional del planeta Tierra ubicadas en la Faja Petrolífera del Orinoco.       

 

 

El presente artículo pretende mostrar de una forma simple la situación actual de PDVSA, el rol de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez” y los cambios de actitud de Nicolás Maduro y su entorno, ante una situación que parece insostenible ya que, en los últimos meses, aunada a la indetenible caída en los volúmenes de producción de petróleo, se ha sumado el éxodo masivo de trabajadores capacitados y preparados para recuperar la industria.

Ciertamente, Nicolás Maduro carece de la capacidad de estudio del Comandante Chávez, adolece del ingenio y la creatividad del gigante de Sabaneta, lo cual al fin de cuentas no es su culpa, sin embargo, es su absoluta e intransferible responsabilidad el colapso de PDVSA; y las consecuencias nefasta de la cultura de desprecio al conocimiento que él mismo inicio, lo cual ha representado quizás el mayor colapso de industria petrolera alguna alrededor del planeta. La Junta Directiva de PDVSA fue designada por Maduro y la militarización de todos los cargos estratégicos de la empresa fue ordenada por él.

¿Cómo puede explicar Maduro la firma de un Decreto Presidencial en donde otorga poderes especiales a Manuel Quevedo, como Ministro de Petróleo y presidente de PDVSA, para el otorgamiento de contratos por adjudicación directa y para la reestructuración de PDVSA y sus filiales, quien en sus casi 10 meses al frente de PDVSA ha logrado disminuir más de 700 mil barriles por día de crudo, según fuentes secundarias de la OPEP, a pesar de haber disfrutado del mejor escenario de precios durante los últimos 4 años? No sólo se ha perdido la producción, la empresa también ha perdido más de 30.000 trabajadores y lo más grave es que, muchos de los trabajadores que aún resisten dignamente, han perdido las razones sagradas que los motivaban cada día a luchar por la Soberanía Petrolera y por el pueblo de Venezuela.

Las “nuevas eras” abundan. Recuerdan a Capriles cuando se hacía llamar a sí mismo como “lo nuevo”. Una de esas “nuevas” ideas y acciones que se maneja dentro de los que ahora dirigen PDVSA, y que sólo buscan señalar que “la anterior gestión hizo todo mal”, es que fue un error histórico haber colocado tantos recursos en el desarrollo de la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez” y “abandonar” los campos tradicionales de crudos livianos y medianos.

Esa idea, no hecha pública pero tácitamente mostrada en cada acción, ellos la justifican en el hecho de que los niveles de inversión requeridos en la Faja son muy altos lo que no permite su desarrollo en el presente escenario de precios.

Es una visión inmediatista que carece de un correcto entendimiento de la geopolítica mundial, del comportamiento de flujo de capitales y crudo, pero que además supedita la explotación de las mayores reservas de crudo del planeta a la especulación de los mercados de capital, quienes en definitiva son los que fijan hoy en día los precios del petróleo. El Comandante Chávez debe sufrir desde el Cuartel de la Montaña viendo como asesinan su obra con argumentos del capitalismo.

Veamos algunos datos que son de dominio público y que sirvieron de fundamento para la visión estratégica del desarrollo de nuestros recursos energéticos planteada por el Comandante Hugo Chávez:

  1. La mayor cantidad de capitales para la inversión extranjera en el planeta y la mayor demanda de recursos naturales se encuentra en el hemisferio oriental, fundamentalmente en China, India y países del sureste asiático.

 

  1. La mayor cantidad de recursos naturales, en particular las mayores reservas de crudo pesado del planeta están en Venezuela, así como las mejores oportunidades para la inversión extranjera, se encuentran en el hemisferio occidental.

Basado en estas dos premisas, el Presidente Chávez entendió que la tradicional  dinámica del mundo Norte–Sur, estaba siendo sustituida por un nuevo relacionamiento Este-Oeste, por lo cual se emprendió una campaña internacional enfocada en la geopolítica petrolera con el objetivo de buscar aliados estratégicos para la Revolución Bolivariana, alineados con la visión soberana de nuestros recursos y con posiciones de negociación favorables, permitiendo  alcanzar acuerdos con la República Popular China para la obtención de importantes financiamientos y la conformación de 2 Empresas Mixtas en la Faja (Petrolera Sinovensa y PetroUrica) con la participación de la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC). Asimismo, se acordó prepagos de crudo y la conformación de 3 Empresas Mixtas en la Faja Petrolífera del Orinoco (PetroMonagas, PetroMiranda y PetroVictoria) con la participación de Rosneft como socio, la empresa rusa bandera de producción de crudo en ese país.

Sería interesante saber: ¿Cuál es la opinión de China y Rusia con respecto al colapso de la producción de crudo en Venezuela, el impacto que genera en el cumplimiento de los pagos de deuda y la afectación en los niveles de producción en la Faja Petrolífera, donde en conjunto participan en negocios con compromisos de producción cercanos a los 2 millones de barriles diarios? 

Existen muchas evidencias que confirman que China, Rusia y también el imperio norteamericano, no solo comparten la visión estratégica del Comandante Chávez, sino que además dependen en gran medida del petróleo pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco para el sustento de su modelo de desarrollo y garantizar su supremacía en la nueva dinámica mundial. Basta con recordar lo siguiente:

 

  1. El 51% de la capacidad total de refinación de los Estados Unidos de Norteamérica se encuentra ubicada en el Golfo de México, a pocas horas de navegación de Venezuela, donde un total de casi 8 Millones de barriles por día corresponden a refinerías que para su correcto funcionamiento y maximización de ganancias requieren crudo pesado.

 

  1. China e India en conjunto con otros países de la región Asia-Pacifico, poseen en su territorio la mayor capacidad instalada de refinerías de conversión media y profunda del planeta, con capacidad para procesar hasta 12,6 Millones de barriles por día de crudo mediano y pesado, capacidad que será incrementada en la próxima década.

 

  1. Petróleos de Venezuela posee un alto nivel de compromisos de deuda con China, Rusia e India como consecuencia de los financiamientos y prepagos recibidos en las ultimas 2 décadas

 

  1. China, Rusia e India poseen participación en Empresas Mixtas de la Faja con potenciales de producción que en conjunto superan los 2 Millones de barriles por día.

 

  1. El Gigante petrolero ruso, Rosneft, en conjunto con una de las empresas más importantes en el comercio mundial de crudo, Trafigura, cerraron un acuerdo el año pasado por $12.900 Millones para la adquisición de una de las compañías de refinación más grande del mundo: Essar Oil Ltd de la India, garantizando su presencia en el mercado de los productos refinados generados a partir de crudo pesado.

 

  1. Maduro firmó el decreto N° 41.452 de fecha 2 de agosto de 2018, en el cual exonera a todas las empresas petroleras que realizan actividades en el país, del pago del Impuesto Sobre La Renta (ISLR), sabiendo que, con esta medida, estaba beneficiando a las transnacionales socias de PDVSA, dejando claro que más de 500 MM$ terminarán en las cuentas de las petroleras transnacionales chinas y rusas, solo por este año.       

 

¿Estas razones servirán para explicar entonces la actitud pasiva de las empresas rusas y chinas ante la caída de la producción en Venezuela?

 

 ¿Será que esperaron el colapso total de la empresa para entonces “comprar” sus operaciones a precio de gallina flaca?

 

¿Estas serán las razones que justifican el Decreto firmado por Maduro donde se le dan poderes al ministro de Petróleo, Manuel Quevedo, para cambiar la estructura de PDVSA y sus filiales incluyendo las empresas mixtas?

 

La visita a China por parte de Maduro es un elemento adicional que puede ser útil para aclarar estas preguntas, dado que aparentemente el Gobierno Venezolano recibirá de China un préstamo de 5.000 millones de dólares a cambio de:

 

  • Ampliar la participación china en la empresa Petrolera Sinovensa de la Faja Petrolífera del Orinoco, desde un 40% de acciones hasta un 49,9% (lo máximo que permite la Ley de Hidrocarburos).
  • Contrato de servicio Integral para la construcción de 300 pozos en la División Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco, sin saber los detalles de la facturación de tales servicios.
  • Entregar el bloque Ayacucho 6 de la Faja Petrolífera del Orinoco.
  • Ceder los derechos de exploración y explotación del gas en toda la República.

Aunque se firmaron otra serie de acuerdos, es evidente, no solo por la envergadura, si no por la propaganda que el mismo Gobierno ha hecho, que el centro de estos acuerdos de cooperación es el Petróleo y el Gas venezolano. Sin embargo, ese préstamo de 5.000 millones de dólares no es nuevo, en su mayoría todos los acuerdos alcanzados estaban siendo negociados desde hace años. Entonces:

¿Qué condiciones subyacen a estos acuerdos para que los chinos decidan después de meses, confiar en una empresa que no es capaz de mantener su producción y sus operaciones, una empresa cuyo Presidente y Junta Directiva carecen de conocimiento del negocio petrolero y que bajo su dirección muestra la vergonzosa reducción de más de 700 mil barriles diarios según cifras de la OPEP?  O será que:

¿No hay tal confianza y por el contrario la obtención de esos recursos por parta del Gobierno está supeditada a la entrega del control de las operaciones a las empresas chinas?  

A esto hay que agregarle la entrega de operaciones de 7 campos petroleros a empresas privadas nacionales. Campos hasta ahora operados exclusivamente por PDVSA con una producción actual de más de 220 Mil barriles por día lo que representa el 35% de toda la producción de esfuerzo propio que realiza PDVSA. Es ingenuo pensar que rusos y norteamericanos no exigirán su parte en esta grotesca piñata en la que Maduro ha convertido a Venezuela. ¿Cuál será el próximo anuncio? ¿acaso la ampliación de participación rusa en las empresas mixtas constituidas con ellos? ¿luego serán los gringos? ¿acaso esa es la explicación del silencio cómplice ante las operaciones de la Exxon en el Esequibo Venezolano y la ya oficial entrega de nuestro gas oriental a la Shell?

  

¿Será esto una estrategia gatopardiana de cambiar todo para volver a tiempos concesionarios de la Industria Petrolera Venezolana, a sabiendas del valor estratégico de las reservas de crudo más grandes del Planeta contenidas en la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez, a chinos, rusos y quién sabe si también al imperialismo norteamericano?

 

¿Será esta la moneda de cambio que utilizará para mantenerse en el poder el grupo que hoy desgobierna la República Bolivariana de Venezuela y que diariamente profundiza la destrucción de uno de los legados más importante que nos dejó el comandante Hugo Chávez como lo es la Política de Plena Soberanía Petrolera?

 

¿Cuánto tiempo tardaran en presentar modificaciones a la Ley de Hidrocarburos que sirvan de portaviones para la entrega de campos con mayoría accionaria a las transnacionales?

 

Pronto Chávez dejará de ser sólo el nombre de la Faja. Pronto Chávez caminará junto a los trabajadores petroleros. Pronto el Chávez petrolero se encontrará con el Chávez campesino que está en huelga de hambre, con el Chávez estudiante que no tiene zapatos, con el Chávez humilde que no tiene alimentos. Pronto Chávez volverá para cobrar la traición de este gobierno. Entonces, después de vencer a los intereses de la burguesía nacional e internacional, podremos comenzar desde cero la reconstrucción de la Patria Bolivariana que merecen nuestros hijos y cuidaremos que nunca más indignos de la herencia de Bolívar y Chávez vuelvan a dirigir los destinos de la Nación.

 

¡CON CHAVEZ, TODO! ¡CON TRAIDORES, NADA!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 956 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /energia/a269354.htmlCd0NV CAC = Y co = US