La nueva economía necesaria...

La economía, en tanto actividad humana y social, encierra un solo propósito concebido para "la satisfacción de las necesidades de la sociedad", el cual se encuentra presente en todas y cada una de las actividades cotidianas de la gente donde estén presentes los procesos de producir, distribuir y consumir (o usar) los respectivos satisfactores de tales necesidades, desde las más básicas y elementales (como la alimentación) hasta las más sofisticadas y lujosas, creadas exaltando la vanidad humana para ostentar la exclusividad individualista que profesa el sistema capitalista.

Nuestro exprofeso simplismo anterior viene a reflexión ante la evidente necesidad de desmitificar el complejo entramado construido en torno a las supuestas "leyes naturales" de la economía, cuyo "Dios dinero" las crea en y para el "Celestial mercado" al cual debemos ir los vivos y muertos, aunque muchos tengamos que morir para que unos pocos "vivos" puedan acceder a ellos, lo que simplificadamente significa reducir la satisfacción de las necesidades básicas de las mayorías a favor del lujo vanidoso de las minorías.

Lo terrible es que tales minorías sigan queriendo imponer sus criterios económicos mítico-reformistas aún en tiempos constituyentes de Revolución, cuando se hace imperioso y necesario pensar de una nueva manera en la economía, en la cual lejos de conservar la idolatría mercantil y adaptarnos a los designios del capital internacional como fin último de la sociedad, comencemos a constituir nuevas formas para producir, distribuir y consumir (o usar), mandatadas por leyes sociales emanadas de las comunidades, de donde y con quienes podemos comenzar a construir nuevas categorías y escalas de necesidades, así como sus satisfactores reales.

En modo alguno estamos pensando en utópicas autarquías económicas, ni mucho menos retroceder hacia las cavernas originarias como algunos nos acusarán. Estamos hablando del escalamiento real de tantísima producción científico-tecnológica generada en nuestras universidades, centros de investigación e innovadores populares durante casi 20 años de Revolución, pero que el burocratismo apátrida (enquistado o infiltrado) ha ocultando hasta la invisibilidad, obedeciendo a los intereses trasnacionales que siguen comprando las conciencias de vanidad individual a cambio de importaciones.

En concordancia con esto, el bloqueo gringo impuesto por culpa de la Constituyente se convierte en la gran oportunidad para constituir nuestra propia economía nacional desde lo local, cuya base científica endógena y soberana, lejos de aislarnos internacionalmente, nos permitiría dar al mundo la Nueva Economía Necesaria…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1179 veces.



Albano A. Zambrano

Economista Agrícola. Profesor de la UPT ?Argelia Laya?

 albanozam@hotmail.com

Visite el perfil de Albano A. Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Albano A. Zambrano

Albano A. Zambrano

Más artículos de este autor