Desde el conuco

Qué hacer después del encuentro campesino

Ahora las tareas se multiplican, son inmensas la cantidad de acciones que debemos empreder. Después del encuentro, salimos con la brújula calibrada, orientada por los acuerdos expresados en el MANIFIESTO DE BISCUCUY

https://www.aporrea.org/desalambrar/n362951.html

Ahora corresponde darle forma en lo concreto en cada uno de los estados y municipios del país. Lo primero, darle organicidad en el territorio, a los núcleos o capitulos de Fundaconuco, entendiendo que nuestra organización no es una instancia burocrática fría y anquilosada, sino un estilo de vida, vinculado al campo, a la agroecología, a la solidaridad, la ayuda mutua y el respeto a las leyes sagradas de la naturaleza.

Paralelo al asunto organizativo, lo cual es de suma importancia, debemos transitar en cosas como el problema del agua y de la tierra, necesitamos generar cultura del riego, para no seguir perdiendo largos meses improductivos esperando la llegada de la lluvias. Es necesario capacitarnos en el uso adecuado y racional del recurso agua, métodos de almacenamiento del agua y sistemas de Riego, adaptados a las características de la zona.

Debemos realizar en lo local un censo familiar de campesinos en nuestro entorno, sabiendo cuánto somos, a que nos dedicamos, que motivaciones y habilidades productivas tenemos.

Debemos organizar la siembra, con asesoría, apoyo técnico, acompañamiento y palmada en espalda que es muy importante. Previo a la siembra debemos garantizar la disposición de los bioinsumos, por eso hay que abordar en los conucos la elaboración de sustratos, abonos orgánicos, harina de roca y biocontroladores; debemos capacitarnos en esos menesteres, hay que emprender una jornada de cayapas y convites formativos en las distintas áreas del trabajo.

Para nosotros cada conuco es un aula abierta y cada campesino es un maestro.

La semilla nacional y autóctonas debe ser motivo de especial atención, preservarla, multiplicarla, distribuirla e intercambiarla. Hay que cuantificar la producción para poder orientar el almacenamiento, la distribución y el intercambio del producto.

Es necesario por ahora, exigir a los organismos del estado, asumir con seriedad y responsabilidad la dotación de implementos, equipos y maquinas agricolas, los cuales siempre terminan en los caminos oscuros de la corrupción.

Para Fundaconuco, la proteccion a la familia campesina es fundamental, por ello nuestro trabajo debe girar en torno al ser humano, cultivarnos primero, en lo moral, en lo espiritual; liberarnos primero, para luego cultivar la tierra y liberar la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 675 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: