Marea Socialista propone campaña unitaria de lucha por un verdadero plan de vacunación en Venezuela

Marea Socialista, en vinculación con la Liga Internacional Socialista, que agrupa a partidos revolucionarios de diversos países, hace parte de la campaña mundial de la Lis contra las patentes y por las vacunas como patrimonio de la humanidad

Marea Socialista, en vinculación con la Liga Internacional Socialista, que agrupa a partidos revolucionarios de diversos países, hace parte de la campaña mundial de la Lis contra las patentes y por las vacunas como patrimonio de la humanidad

El partido de izquierda anticapitalista, Marea Socialista, opositor al gobierno de Maduro y también a Guaidó, emitió un segundo comunicado que insiste en la promoción de una campaña amplia y unitaria para conseguir la aplicación de un "verdadero plan de vacunación" y la adopción de medidas de emergencia adecuadas para enfrentar la Covid-19 y garantizar la salud de la población.

Marea Socialista fustiga las patentes capitalistas de las transnacionales farmacéuticas que impiden que todos los países puedan fabricar libremente las vacunas necesarias para proteger a sus respectivas poblaciones y a la vez reclama la supresión de todas las sanciones y trabas que dificultan la consecución de las vacunas que necesita Venezuela. Critica tanto el manejo gubernamental de la pandemia, como el secuestro de recursos de la nación venezolana por Guaidó y los Estados Unidos, que juegan política y económicamente con la salud y la vida de millones de personas.

Así lo expresaron Zuleika Méndez, Gustavo Martinez y Gonzalo Gómez, coordinadores de la organización política, quienes anunciaron que se vienen preparando acciones unitarias de corrientes de izquierda y sectores laborales por un plan de vacunación urgente, justo e igualitario, con participación y contraloría social, frente al "manejo opaco, ineficiente y arbitrario" que le reprochan al gobierno. Para impulsar tal plan de vacunación y atención de la pandemia, plantean crear un fondo de emergencia, también bajo control social, con medidas que mencionan en un comunicado, entre las cuales incluyen la suspensión total del pago de la Deuda Externa, la recuperación de recursos desfalcados a la nación, impuestos a los grandes capitales y empresas que se aprovechan del "salario cero" impuesto a la clase trabajadora por el gobierno de Maduro. 

Reproducimos el comunicado a continuación:

 

Marea Socialista 22/04/2021

Avancemos hacia una campaña unitaria de lucha por la aplicación de un verdadero plan de vacunación en Venezuela

Luchemos por el rescate de la salud pública bajo control social y por la eliminación de las patentes al servicio de la humanidad

El 9 de abril de 2021 la organización política Marea Socialista emitió un comunicado en el que expresó la exigencia de un “verdadero plan de vacunación” para todas y todos, frente a la pandemia de Covid-19. El documento se publicó en nuestra página web mareasocialista.org y en Aporrea www.aporrea.org/actualidad/n364078.html

Cuando exigimos un verdadero plan de vacunación para todas y todos es porque en Venezuela carecemos de la más mínima confianza en las estadísticas y en las medidas del gobierno para hacer frente a la situación. Porque, más allá de los datos oficiales, seguimos percibiendo a nuestro alrededor, de manera abrumadora y altamente preocupante, cómo se disparan los contagios y aumentan los fallecimientos por Covid-19, mientras se sabe,  que las pocas vacunas que ingresan al país se administran a capricho del gobierno o van a parar a circuitos comerciales de la corrupción, convirtiendo la vacunación en un privilegio. Por su parte, la burguesía usa su capacidad económica para garantizarse la vacuna, y quien queda indefenso es el pueblo trabajador. Todo ello sin que pueda ejercerse control alguno sobre la acción gubernamental, en medio de una opacidad total. El gobierno no informa del destino de las vacunas compradas ni sobre la manera precisa de distribuirlas.

Señalábamos en el documento de MS que los anuncios y promesas gubernamentales, hechos hace algunos meses, de que entraríamos en una etapa masiva de vacunación, no se habían cumplido y hoy todavía el proceso de inmunización de nuestra gente muestra un angustiante retraso. El gobierno lo atribuye todo a las sanciones, pero no tiene recato alguno para adelantarse a inocular a los altos funcionarios antes que a los sectores prioritarios de la población de mayor riesgo y no toma medidas alternativas en interés del pueblo. En contraste, los trabajadores de la salud, entre los más expuestos, han tenido que salir a protestas callejeras porque no reciben oportunamente sus vacunas para poder seguir desarrollando su labor. Por eso hemos afirmado que se carece de un verdadero plan de vacunación, prevención y tratamiento de Covid-19.

Adicionalmente, las políticas anti obreras y la precariedad salarial hacen muchísimo más vulnerable a la población, al someterla a condiciones de hambre y de terribles privaciones, por lo que los reclamos sociales son parte esencial de la lucha por la salud y contra la pandemia, así como la lucha por el acceso y la atención efectiva en los centros de salud, bajo reales condiciones de gratuidad, con posibilidad de adquisición de los medicamentos, de mascarillas adecuadas y en condiciones seguras en el transporte y espacios de trabajo. La Covid-19 se contrae en gran medida en el trabajo o movilizándose para trabajar, por lo que debe entenderse también como una responsabilidad laboral del Estado y del sector privado en un país capitalista como el nuestro.

También denunciamos las trabas derivadas de la pugna política entre Maduro y Guaidó, y los efectos perjudiciales de las sanciones de Estado Unidos que impiden asegurar recursos y medicinas para la salud del pueblo venezolano. Igualmente, planteamos en el documento, la necesidad de luchar por la eliminación de las patentes que impiden fabricar las vacunas al ritmo que se requieren y las hacen inalcanzables para gran parte del mundo, cuestión en la que también estamos empeñados en una campaña mundial, como parte de la Liga Internacional Socialista (Lis), con otros partidos y movimientos revolucionarios de numerosos países.

Como parte de la Lis, nos oponemos a que se coloque el interés de los negocios por encima de la salud de nuestros pueblos y de la humanidad. En este sentido exigimos que todo el sector privado, las clínicas, insumos, recursos, equipos y materiales sean puesto a disposición del combate contra la pandemia y para atender la emergencia. Estamos contra el acaparamiento de las vacunas por los países más ricos y por la provisión equitativa de vacunas a los países más pobres, por la expropiación de las patentes o la concesión obligatoria de licencias para fabricar todas las vacunas requeridas.

El desastre en que han sumido al sistema de salud la gestión de la burocracia estatal corrupta y la especulación privada nos plantea el imperativo de rescatarlo de ambos flagelos, e insistir en el establecimiento de un sistema único de salud bajo control del conjunto de los trabajadores y usuarios de todos los servicios, para garantizar la atención adecuada e igualitaria de enfermos. La salud no puede ser privilegio, ni estar en manos de burócratas y comerciantes, sino de los trabajadores, profesionales y científicos del área, junto con la participación organizada del pueblo.

Tenemos que exigir e impulsar ese plan verdadero de vacunación y de atención de la pandemia, con participación social para planificación y el control democrático, sin discrecionalidad ni privilegios, ni exclusiones, ni condicionamientos políticos o partidistas, con absoluta transparencia informativa frente a la nación, con informes de gastos y de vacunas puestas, con cronogramas, con identificación de grupos prioritarios y sanciones para quienes usen el tráfico de influencias o abusen de su posición en el aparato del Estado para adelantarse a la vacunación del pueblo mientras le dejan desprotegido.

Para ese plan y para su aplicación es fundamental una auténtica contraloría social, con participación plena y libre de trabajadores y gremios de la salud, médicos y sectores afines, académicos y científicos, organizaciones de la clase trabajadora y comunidades organizadas, porque ya sabemos cómo entiende la centralización y la “disciplina” la burocracia, que pretende utilizar como herramienta fundamental la represión. Estamos contra el manejo represivo de la pandemia y por priorizar la información, la educación en salud, la orientación del pueblo y la organización participativa.

Para un plan así y para cubrir el costo de las vacunas se puede recurrir a una reforma presupuestaria que lo garantice, creando un fondo de emergencia, que adicionalmente pueda nutrirse con recursos de la deuda externa (la cual se paga siendo en su mayoría corrupta e ilegítima), con impuestos especiales al capital, con repatriación de capitales o confiscación de bienes a los desfalcadores y corruptos. Tomando en cuenta que por el pago de salario cero a los trabajadores (contraviniendo el Art 91 CRBV) las empresas públicas y privadas operan con un costo laboral también equivalente a cero (prácticamente no pagan salario) sería justo y razonable exigir un descuento especial de emergencia a las mismas, un impuesto especial, para que sea administrado bajo control social (no como otro botín para la burocracia corrupta sino bajo control y auditoría social) que sea parte del fondo de emergencia, para atender la situación de pandemia.

Varias organizaciones sindicales, movimientos sociales y corrientes políticas, entre las que se cuenta Marea Socialista, venimos discutiendo sobre esto, teniendo conversaciones y concurriendo en torno a documentos comunes y a algunas acciones unitarias, empezando por “tuitazos” y piquetes de protesta en la calle, queriendo dar paso a un foro democrático (bajo las debidas condiciones de bio-seguridad) para discutir el tema y llegar acuerdos que permitan presentar propuestas, impulsar iniciativas de organización social y de lucha unitaria . En este sentido, llamamos a sumar esfuerzos para lanzar la necesaria y urgente campaña por un verdadero plan de vacunación y atención a la pandemia con amplia participación popular en defensa de la vida.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2467 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter