Prohibido olvidar

Se cumplen 19 años del Golpe de Estado contra Hugo Chávez

Golpe de Estado 2002

Golpe de Estado 2002

Credito: web

Caracas, 11 de abril de 2021.- Un día como hoy, hace 19 años, tuvo lugar un Golpe de Estado fascista en Venezuela, contra el Presidente constitucional Hugo Rafael Chávez Frias.

Fue uno de los episodios históricos más lamentables de la vida política del país, que duró aproximadamente 48 horas, tiempo suficiente para que se desatara el fascismo a través de los medios de comunicación que promovían mensajes de odio y enfrentamiento entre venezolanos. La convocatoria era: ¡Todos a Miraflores, Chávez vete!

Afortunamente, también podemos decir que se cumplen 19 años de victoria popular. Pues, el pueblo, salió a defender la Revolución Bolivariana.

Diversos grupos revolucionarios y movimientos sociales organizados se reunieron, y convocaron a un tapón popular en las adyacencias del Puente LLaguno y de Miraflores, para impedir que sectores de derecha dieran un golpe de Estado.

Hacemos una pequeña sipnosis de ese día:

La tarde de aquel 11 de abril de 2002, se convirtió en una masacre. Sectores de la cúpula empresarial y comercial se revelaron para caldear las calles del país, oponiéndose frontalmente contra un paquete de 49 leyes promulgadas mediante una Ley Habilitante creada por el Presidente, entre las que se encontraban la Ley de Tierras, que facilitaba la lucha en contra del latifundio, así como la Ley de Hidrocarburos que permitía el ejercicio de la soberanía en la actividad petrolera, entre otras.

Aquel día se evidenció el resentimiento de las cúpulas apoderadas de Pdvsa, quienes no le perdonaron al Líder Revolucionario el impulso de la meritocracia en la estatal petrolera.

“Los méritos son una cosa y la manipulación de esa élite para adueñarse de una empresa que es de todos nosotros, es otra cosa”, sentenció el entonces Jefe de Estado durante cadena nacional de radio y televisión, donde anunció la remoción de cargos en la directiva de PDVSA, desencadenando así una serie de hechos violentos comandados por la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), representadas por Carlos Ortega y Carmona Estanga, quienes a través de la firma de un documento titulado "bases para un acuerdo democrático", con la mediación de Luis Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés Bello; se le exigía al gobierno cambiar su gabinete económico, y que abandonara el sectarismo político.

Ante la negativa del presidente Chávez en aceptar dichas exigencias los empresarios, sindicatos y partidos de oposición crearon las alianzas fácticas para confabular un paro indefinido el 09 de abril que se convertiría en Golpe de Estado.

Los medios de comunicación privados asumieron en abril de 2002 el papel de los partidos políticos de la derecha y dirigieron el Golpe de Estado, que buscaba arrebatarle al pueblo sus esperanzas de lucha por una tierra libre y justa.

Jugando un papel determinante antes, durante y después de la acción anticonstitucional, se promovió una ola de violencia y de desinformación, montando una matriz mediática internacional contra el Gobierno Bolivariano, acusándolo de represor y violador de los Derechos Humanos.

Unión Radio, RCR, El Nacional, El Universal, El Nuevo País, Venevisión, RCTV, Televén Globovisión, fueron algunos de los medios que articularon acciones de persecución social contra el Gobierno Nacional; se dedicaron a transmitir informaciones en la que referían supuestos ataques por parte del pueblo revolucionario a la marcha opositora que se dirigía a Miraflores, sin enfocar lo que ocurría al sur del Puente Llaguno, en la avenida Baralt.

En medio de una incertidumbre mediática, el 11 de abril de 2002 el presidente Hugo Chávez fue secuestrado a través de una ola de violencia que se desató en el centro de Caracas, signada por informaciones poco claras con las que se intentó hacerle creer a la población que el gobierno había ordenado reprimir al pueblo y se incitaba a usurpar ilegalmente el poder.

Dando inicio a los planes violentos el Contralmirante Molina Tamayo llamó a una marcha que se dirigiera a las inmediaciones de Miraflores, con el objetivo de encontrarse con la manifestación popular que llevaba tres días en los alrededores del palacio en apoyo al proceso de cambio y en rechazo al paro cívico comandado por la patronal Fedecámaras y la CTV.

De este modo, se produjeron los primeros hechos de violencia con disparos a dos manifestantes a quemarropa, y con las pretensiones de callar lo que había pasado entre sus manifestantes, los medios privados omitieron los hechos.

Víctimas fallecidas, heridos y lesionados de por vida, fueron el saldo de aquel golpe que el pueblo no podrá olvidar.

Fuente: YVKE y otros.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2538 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter