Policías, DDHH y asesinatos impunes en Los Ruices

La justicia se simboliza como una mujer con los ojos vendados que lleva en una mano una balanza y en la otra una espada. Le venda supone la idea de que la justicia no puede ver a las personas a las que juzga, por lo que se suele decir que “la justicia es ciega”.

Pero podemos decir también que en muchos casos la justicia ha sido injusta con los hombres a los que juzga. En algunas ocasiones a la justicia se le rueda la venda, o se la ruedan, o incluso la venda es traslúcida, lo que le permite ver a los individuos y aplicarle mano dura dependiendo de la clase social a la que pertenezca el incriminado.

Decimos lo anterior a propósito de los Policías Nacionales Bolivarianos presos acusados de violar los derechos humanos de un ciudadano en Los Ruices y de la denuncia que en Aporrea publicó el “Colectivo Sin Justicia no habrá paz”, http://www.aporrea.org/ddhh/n256722.html.

Sin que pretendamos justificar el trato que los policías dan al ciudadano en cuestión, es necesario contextualizar los hechos, no para justificar los rolazos, ni los golpes, ni la violencia insistimos, sino más bien para verificar la tesis de que la justicia no es tan ciega como nos la pintan siempre y y en muchos casos se ensaña contra algunos.

El ciudadano que indudablemente es objeto de maltrato y abuso policial junto a otros ciudadanos participaba en una “guarimba”, lo que ellos llamaban eufemísticamente “protesta pacífica” pero que dejó como trágico saldo el asesinato de dos venezolanos, un mototaxista y un guardia nacional.

Hasta el día de hoy, “la justicia” no ha dado con los responsables de estas dos muertes y los asesinos parece que gozaran de la impunidad sin que la implacable justicia sea aplicada.

¿Por qué no se ha investigado y hecho justicia en el asesinato que se cometió contra el joven José Gregorio Amaris Castillo?, ¿acaso no tenía derechos humanos este joven al que sus asesinos decidieron cegarle la vida?; ¿acaso el joven Guardia Nacional Acner Isaac López Lyon que acudió a los Ruices a cumplir con su deber no tenía derecho vivir también?.

Será que la justicia además de enceguecerse de verdad en algunos casos se hace la loca, generando la impunidad que vemos en algunos casos como el de los asesinatos que dejaron los guarimberos de Los Ruices el 6 de marzo de 2014.

Porque eso es lo otro que debe quedar claro, estos asesinatos fueron consecuencia directa de esas acciones criminales, que no vengan ahora los “vecinos” que allí habitan y que aplaudieron todo eso a negar que tienen responsabilidad moral en la muerte de dos venezolanos que no merecían morir.

Que quede claro, repudiamos la violencia policial de los Ruices, como también los asesinatos que los guarimberos provocaron. Los asesinos de los Ruices deben aparecer y aplicarse la justicia.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a194053.htmlCd0NV CAC = Y co = US