La tribus judiciales en Venezuela

En la entrevista que le hiciera este domingo 14 de junio, el destacado periodista, abogado y prominente político, José Vicente Rangel, en su programa dominical “José Vicente hoy” a Diosdado Cabello, 1er Vicepresidente del PSUV y Presidente de la Asamblea Nacional: entre otros temas importantes se refirió a las tribus judiciales que tuvo que enfrentar en la Cuarta República, y nadie le paraba pelota ni podía denunciar, y menos en Organismos Internacionales parcializados; además sería objeto de represalias de un Estado opresor y criminal como el que existía en ese entonces en Venezuela. Hoy no sucede lo mismo porque hay una verdadera democracia, como diría alguien una vez “En Venezuela lo que hay es exceso de democracia”, todo el mundo hace y dice lo que le viene en gana y no le pasa nada. Ahora es cuando se están tomando algunas medidas, en contra de delincuentes, terroristas culpables y confesos, que atentan contra las leyes, la soberanía y el Estado Venezolano , respetándoles sus derechos y el debido proceso. Aunque algunos, que no tienen autoridad moral, digan y opinen lo contrario.

Frecuentemente decimos, la justicia está mal en Venezuela, y no es así. Lo que está mal son las personas que la aplican. El Poder Judicial, siempre ha sido un nido de corrupción que ha manejado grandes sumas de dinero.

Las tribus judiciales en Venezuela son de vieja data: Recordemos en la Cuarta República, “La tribu de David”, que recibe su nombre de David Morales Bello (dirigente de Acción Democrática), aquel que se enterró después del 4 de febrero, cuando dijo en el antiguo congreso “mueran los golpistas”, refiriéndose a Chávez y a quienes lo acompañaron en aquella rebelión militar. Fue cuando el Dr. Caldera, que estaba en la reserva y expulsado del partido que fundó, se catapulto a la Presidencia de la República con aquel célebre discurso justificando la insurrección militar y a sus protagonistas.

“La Tribu de David”, integrada por jueces adecos y copeyanos estaban esparcidos por todos los tribunales de Venezuela y tenían el poder de perdonar o castigar a cualquier ciudadano aún siendo inocentes. Muchos venezolanos sufrieron por las decisiones que tomaron estos personajes.

En la Quinta República también se formó una tribu, la de Don Luis Miquilena, personaje funesto que se remonta desde los tiempos de Medina Angarita y dividió varios partidos políticos entre ellos el P.C.V, U.R.D e intento dividir al MVR.

Se dice que el poder de Luis Miquilena en la justica venezolana fue terrible y dislocó todo. Como viejo zorro político, sabía que el que controla la justicia controla el gobierno y a eso se dedicó y formó una mafia judicial en todo el País.

Cuando ocurrió el golpe militar del 2002, en contra del presidente Hugo Chávez; Miquilena controlaba el Tribunal Supremo de Justicia y por eso la decisión de que en Venezuela no hubo golpe militar, sino un vacío de poder. Es necesario hacer memoria como se formó el Tribunal Supremo de Justicia: Fue producto de un acuerdo político-empresarial, que dirigió Luis Miquilena desde la Jefatura del MVR y Tobías Carrero, desde la Presidencia de Multinacional de Seguros, C.A.

Don Luis hilvanó un acuerdo en la Asamblea Nacional, que sumó los votos de las fracciones parlamentarias (grupos de opinión) del MVR, MAS, AD y Proyecto Venezuela, organizaciones que habían logrado colocar sus amigos en el más alto Tribunal de la República. La dupla Miquilena-Carrero también tenía su cuota de magistrados, entre los cuales mencionaremos: A Franklin Arriechi, Antonio Garcia, Pedro Rondón y Hadel Mostafá. Los cinco votos de Rafael Hernández, Antonio Ramírez, Blanca Marmol, Rafael Pérez Perdomo, Marisol Moreno (Suplente) y Alfonzo Valbuena , conformaron los votos en contra del antejuicio de merito.

A favor de enjuiciamiento, votaron Iván Rincón, Presidente del Tribunal Supremo de Justicia, José Delgado, Jesús Cabrera, Luis Zerpa, Yolanda Jaime, Luis Martínez, Carlos Oberto, María Rodríguez (Suplente), y Alejandro Angulo Fontivero. La decisión echó por tierra la tesis de golpe militar. La ponencia estuvo a cargo de Franklin Arriechi (Muchacho de mandado de Luis Miquilena). Posteriormente se descubrió que había falseado documentos y forzado otros.

Otra tribu judicial sería la de Aponte Aponte, con sus tentáculos extendidos por toda Venezuela y convertido en héroe por la oposición. Cualquier delincuente que manifieste estar en contra del Gobierno, automáticamente se convierte en aliado o héroe de la oposición.

Debemos acabar con los Aponte Apontes, Los Makled y las redes de lavado de dólares que estén dentro o fuera del gobierno como la de los Rommer y Compañia. Hay que actuar con firmeza y sin contemplación. Lo fundamental es entender que, ser delincuente en el proceso revolucionario es contradictorio con los principios socialistas. Hay que castigar al que sea, caiga quien caiga.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4141 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a189896.htmlCd0NV CAC = Y co = US