Justicia solo para los hijos de papi y mami. Y para los juan bimbas qué???

Nos llama poderosamente la atención, que a los jóvenes guarimberos, que participan en el golpe suave en contra de nuestro proceso revolucionario, que destruyen nuestras universidades, que imponen el terror, que cercenan el derecho al libre tránsito, perjudicando en consecuencia el derecho a la salud, al trabajo entre otros, ¡sí! Esos que queman unidades de metrobus, las centrales de operaciones, los preescolares con los niños adentro, que arrogantemente irrespetan la majestad presidencial y  la dignidad del pueblo, esos que fueron encontrados con armas, drogas y otros elementos en los supuestos campamentos estudiantiles. A bueno a esos niños de papi y mami si les dan medidas cautelares y tratamiento para rehabilitarlos,  además de un irrestricto respeto a sus derechos humanos, pero a los hijos del obrero o de la panadera, a esos si a punta de patada y coñazos, para la cárcel por que los agarran con un tabaco o por que los siembran, de paso sin derecho a nada conforme al ilegal criterio que están acogiendo los jueces y fiscales, después de la discriminadora sentencia dictada por la señora Luisa Estela Morales Lamuño, signada como sentencia 875, sentencia esta que de un solo plumazo deroga el artículo 272 de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, violenta el principio de progresividad, al impedirle a quienes sean apresados por este delito sea culpable o no, optar a beneficios procesales, y a las fórmulas de cumplimiento de pena que ordena el enunciado artículo 272 constitucional asi como la ley del régimen penitenciario, concatenada con la ley de redención por trabajo y estudio , e incluso el principio de indubioproreo (la ley que más beneficie al reo).  Habría que preguntarse entonces, si este criterio se acopla al sentir socialista y al quehacer Revolucionario, o si quiera a la justicia, habría que preguntarse si no es invasivo de la reserva legal del cuerpo constituyente, habría que preguntarse si no es usurpar funciones cuando es facultad del legislador formular y/o modificar las leyes y si no pone en riesgo la seguridad jurídica de la Nación y de la Revolución.  Enfatizo que una sola persona magistrado o no de un solo plumazo derogue  los mandatos constitucionales que son ordenados por el pueblo Venezolano a través del elegido para legislar.  Exhortamos respetuosamente a la doctora Gladis Gutiérrez, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia a revisar la inconstitucionalidad de esta sentencia 875 y decretar su urgente y necesaria anulación, exhortamos a la comisión de política interior y justicia a revisar el comportamiento judicial que está creando rechazo al gobierno revolucionario, por cuanto son miles los jóvenes y familias afectadas por un impropio y discriminador comportamiento judicial y fiscal, quienes son percibidos como gobierno y que generan repudio cuando se presume mayormente culpabilidad, se desconocen los elementos en favor de los débiles jurídicos, con la excusa de la velos huida de la que faculta el artículo 196 del COPP funcionarios inmorales allanan inmuebles sin orden de allanamiento, ni supervisión alguna, sin testigos y se roban cuanto de valor consiguen, siembran y atropellan a los habitantes y consejos comunales y la vindicta publica y los tribunales, valoran como lícitos estos procedimientos y los simulados y sembrados elementos, por estos inmorales funcionarios actuantes, que enlodan la imagen de nuestros cuerpos policiales de sus compañeros honestos y dignos y también de las familias venezolanas.  Por lo anterior se hace necesaria la participación del poder popular en la administración de justicia y fiscalías, así como también en la supervisión del comportamiento policial, se hace necesaria la justicia también para los pobres y no solo para los hijos de papi y mami. 

El plan de la patria de nuestro comandante eterno, evoca el poder para el pueblo y esto implica el control social del pueblo sobre las instituciones, más aun cuando salvadas excepciones el poder judicial esta aun sensiblemente influenciado por el miquilenismo y no sería extraño que ciertas conductas estén orientadas a generar rechazo al socialismo y a la revolución por parte de este sector de la sociedad, que impotente reniega por considerar ausenté la justicia para sus hijos y familia toda, por el solo hecho de ser pobres.

Patria, socialismo, vida y libertad



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2052 veces.



H. Roberts

Presidente de la ONG Conciencia y Dignidad. Asesor de asuntos penitenciarios.

 concienciaydignidad@gmail.com      @conydignidad

Visite el perfil de Henry Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: