Andrade

—Compa, se fijó que la noticia de Andrade pasó por debajo de la mesa, como si nada.

—Me di cuenta, todos se hicieron los remolones.

Cómo si no fue con ellos.

Los del gobierno ni pío han dicho.

—El tesorero se llevó hasta el queso que había en la mesa y nada dicen.

¿Será por qué él no es del imperio?

Esa cantidad de plata robada y nada.

Ni un comunicado ha soltado el gobierno.

—Y cómo si a ese lo puso el difunto.

250 millones de dólares le incautaron.

Y ni hipo les da.

A Alejandrito le gusta meter la mano.

—Hasta el codo y más allá si es posible.

Multiplique 250 x 50 para que usted vea cuanta plata es eso.

No le alcanza la vida para gastarse ese realero.

Y esa es plata de la Nación.

Dónde estarán los que aman a la patria, de eso no dicen nada.

—Los gringos se la pasan soñando con un millón de dólares, ese es el sueño gringo.

Y Andrade se mete en una sola muela 250 millones y los defensores de la revolución bonita ni sudan.

—Y eso es solo en una cuenta, un menudo que tiene por ahí.

Porque la marusa pasa de los mil millones.

—Uno dice esa cifra y le da cólico.

Vuelva a multiplicar por 50 eso mil millones.

Y es plata de la Nación. Le repito.

Esa no fue que la trabajó, se la robó.

—No tiene otro nombre.

Porque según dicen las noticias ese pasó de guardaespalda a tesorero.

Dónde estará el fiscal y el cooperante.

—Zamuro cuidando carne.

No he escuchado al chofer decir algo al respecto.

Si le preguntan dice que él andaba comprando kerosene.

—Porque gasolina no hay.

Ya a Caracas le llego un ramalazo de la escasez de gasolina, eso lo resuelven rápido. Se la quitan a otro estado y la traen para la capital.

Y todo el mundo contento, no ve que los carros en los demás estados funcionan con aire.

—¿Cómo Andrade pudo sacar toda esa plata?

Yo me hago esa pregunta, en efectivo no fue. Claro está.

Pero alguna transacción tuvo que hacer ¿Es qué acaso eso no queda registrado en alguna parte?

No hay cómplices aquí adentro.

Él lo hizo solito, más nadie estuvo ahí.

—Andrade es el ejemplo tipo de estos ladrones revolucionarios.

Y no solo de los choros sino de sus compinches.

Ese hombre se metió esa bola de billetes y se largó.

Dónde queda esa supuesta moral revolucionaria, de la que tanto hablan.

Ese era uno de confianza.

Imagínese usted cómo serán los demás.

—Y lo que recuperen se lo va a quedar el imperio.

Porque a este estero no regresa nada, aunque todo salió de aquí.

Y seguro que ahí si salen a decir cualquier pistolada.

Ese es el panorama revolucionario que está a la vista.

—Esa ha sido la dinámica de estos bonitos.

Dónde los ponen acaban con lo que hay y empiezan a hacer negocio de importación.

Debiesen hacerle una estatua a Andrade en homenaje al choreo.

Y uno buscando medio para completar un real.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 566 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a285363.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO