Bolivia: Miles de mineros se dirigen a Sucre donde el Parlamento decidirá si acepta la renuncia de Mesa

La Paz- Bolivia vive una jornada decisiva. Mineros y parlamentarios marchan hacia Sucre, donde esta tarde el Parlamento deberá decidir si acepta la renuncia de Mesa. El dimisionario presidente ha pedido a la ONU, ante la grave crisis que atraviesa el país, el envío de observadores internacionales. Los opositores amenazan con radicalizar sus protestas si el presidente del Senado toma finalmente las riendas del Gobierno.

Pese a todo, el dia de ayer fue uno de los más tranquilos de las últimas semanas en Bolivia, pese a que tres campos petroleros y un pequeño pozo explotados por Repsol YPF tuvieron que parar las actividades en el departamento de Santa Cruz, tras ser ocupados por los campesinos. Estas instalaciones se suman a los tres campos operados por una filial de la petrolera británica British Petroleum, también sin operar por las protestas populares.

Mientras tanto, los congresistas comenzaron hoy a llegar a Sucre desde primeras horas de la mañana procedentes de los nueve departamentos bolivianos, al tiempo que las fuerzas del orden ultimaban las medidas de seguridad para garantizar el normal desarrollo de las labores legislativas.

En las aún tranquilas calles de la capital constitucional de la República, con alrededor de 150.000 habitantes y situada a 579 kilómetros al sudeste de La Paz, empezó a gravitar la incertidumbre que desde hace casi un mes azota al país por las protestas sociales contra las autoridades.

Sucre fue escogida el martes por el presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, como sede de la sesión parlamentaria que debe debatir la renuncia presentada un día antes por el presidente boliviano, Carlos Mesa. De ser aceptada la dimisión, Vaca Díez, que también preside del Senado, encabeza la lista de aspirantes a la sucesión presidencial, por delante de los presidentes de la Cámara de Diputados, Mario Cossio, y de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez, el único de los tres con potestad para adelantar los comicios.

El propio Mesa, las organizaciones defensoras de los derechos humanos y el diputado opositor del Movimiento Al Socialismo, Evo Morales, reclaman que Vaca Díez o Cossío renuncien a la presidencia.

El gobernante y Morales han advertido del peligro de que Bolivia se precipite a una guerra civil si eso sucede. Para forzar el adelanto de elecciones, miles de mineros de las regiones andinas de Oruro y Potosí partieron hoy hacia Sucre en autobuses y camiones, según el presidente de la Federación Departamental de Cooperativistas Mineras orureña, José Luis Chorolque. Distintas fuentes procedentes de los grupos convocantes, conocidos por su radicalidad debido al uso que hacen de cargas de dinamita durante las marchas, han anunciado que se pueden concentrar en Sucre entre 1.500 y 5.000 mineros.

En contra de que la Jefatura del Estado caiga en las manos de uno de los presidentes de las dos cámaras legislativas se pronunció hoy también el alcalde de La Paz, Juan del Granado, que inició una huelga de hambre junto con 20 representantes de varias instituciones paceñas. "Vaca Díez no tiene la legitimidad ni la legalidad suficientes" y será "portador de enfrentamientos y divisiones" entre las regiones del país, dijo Del Granado.

Al caer la noche, medio centenar de estudiantes comenzaron a caldear el ambiente en la plaza principal de Sucre, donde se encuentra la Casa de la Libertad, el edificio escogido para la sesión del Congreso. Más tarde, un grupo de una veintena de religiosos se congregaron en la plaza para orar por Bolivia, conscientes de que las próximas horas pueden ser cruciales para el empobrecido y polarizado país latinoamericano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2511 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter