Ruralidades

Al PCV con Gustavo Machado

Otro mensaje a los camaradas del Partido Comunista de Venezuela. Pero,  antes de entrar en materia, un pequeño recuento a la mayoría de los dirigentes que, por razones obvias, no son de mi coetaneidad. Por supuesto, exceptuado Jerónimo, el cumanés Carrera, con quien he tenido poco intercambio y a quien le pido disculpas por expresarme en primera persona y dejar por fuera a “Chuchú”, el otro cumanés que nos presentó. Por lo demás, es que hasta Eduardo Gallegos Mancera y Pedro Ortega se nos fueron detrás de Gustavo. 

Al camarada Machado lo conocí ocasionalmente en el despacho de la Inspectoría del Trabajo acá en Barcelona cuando visitaba a Báez Meneses, amigo y camarada suyo (este servidor  era un joven luchador, obrero del carbón). Baéz Meneses, de los hacendados de Las Adjuntas, prestado a la revolución y, de paso, al servicio del gobierno de Isaías Medina Angarita. 

Desde entonces, la percepción que tuvimos en cuanto a los principios doctrinarios del comunista Gustavo Machado, no obstante su formación de joven venido  de la burguesía caraqueña, fue una indoblegable y única misión de lucha por la clase obrera y campesina que no le dejaron tiempo para el regateo de posiciones burocráticas, a excepción de aquellas que fueron propuestas por el pueblo, y que le permitieran hacer valer la voz de los que no tenían tribuna. 

La pasada semana, a propósito de los 110 años del nacimiento del revolucionario nacido en rica cuna (Bolívar  también, y murió pobre) el vocerío comunista de hoy gritó con una voz que insinúa coincidencia, cuando dijo que Gustavo Machado propuso su candidatura a la presidencia de la República, y “llegó de tercero”. Nos movimos entonces con esa propuesta, muy a conciencia de lo simbólico y con el sólo deseo porque el pueblo supiera que el partido, vanguardia de los revolucionarios, no estaba acabado como pregonaban el imperialismo yanqui y sus serviles criollos. Llegamos de tercero con Gustavo  y el PCV con su prestigio bien ganado. 

Ahora otra vez el yo. Es que me encuentro como aquel paria cuando dijo que “….ninguno ha venido a verme…” Entonces, a pesar de los pesares, a través de estas palabras  escritas, les sugiero, una vez más, que no se aparten  de la lucha en la defensa del proletariado. No olviden al campesino y al pescador, que son los que alimentan al obrero. De su dedicación a tiempo completo a la unidad y defensa del proletariado, depende el arribo a estadios superiores de gobierno. Desde este rincón de la Patria no se avisora,  en lo inmediato, el acceso a esa escala superior de poder. Seamos sinceros con nosotros mismos. 

No es la meta, pero tenemos lo más preciado para los comunistas en su larga lucha a favor de los desposeídos de la tierra: Libertad plena camino al Socialismo. Además, la gran oportunidad para el reimpulso de los sindicatos campesinos que ayuden a la incorporación masiva de los desempleados a la producción agraria. 
 

Camaradas, tomando en cuenta la importancia de la unidad anti-imperialista, los regateos por una primera magistratura regional incierta, no dejan de ser un estorbo. Es que, por la medida chiquita, dispersan voluntades. Y cuidado con los desesperados interioranos. 

Para terminar y sin proponer acaparar la razón, es oportuno recordarles, incluido el Presidente Chávez, que este servidor alertó cuando el líder  propuso la disolución de los partidos aliados para constituir el partido de la unidad,  respecto al imposible de la disolución del Partido Comunista de Venezuela con 70 años de fundado y una historia de combate intachable. Son héroes. Por ellos, ¡Patria, Socialismo o Barbarie. Venceremos!. 

                                                                        *Pedromendez_bna yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor