Cáscara Amarga 380

Casos límite contradictorios caliginosos en El Quijote

Hemos de expresar que todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha, ¡ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha, ¡oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. Los términos vida y muerte, que ocurren en un lugar de la Mancha, en un instersticio de tiempo, en el mundo espacial natural universal, son palabras pareadas paradójicas como lo dijera Heráclito, al tiempo que son armónicas simultáneas contradictorias, de lo que se nutren los aspectos límbico antagónicos ambiguos, es decir, otra manera de nombrar a los casos límite contradictorios caliginosos, con equilibrio dinámico dialéctico difuso, en medio del medio aristotélico profundo del exceso y del defecto, armónicas simultáneas contradictorias tanto como entre el consciente y el inconsciente.

Con digresión y sin digresión, hemos de expresar que todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha, ¡ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha, ¡oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. Cervantes, recibe endenantes la obra del Quijote en el idioma árabe, que endespués, hubo de buscar a un traductor, para que le descifrara las claves del Quijote, y, esa tarea la tuvo el descifrador árabe Cide Hamete Benengeli, muy atento a los lugares de la Mancha. Esto de Cervantes, de haberse encontrado el royo del Quijote en una cuneta de una ciudad desnuda difusa, de cuya membresía quiero ignorarla, y la respectiva traducción, se corresponde a lo de los 'hackers' que atacaron a la empresa de 'software' Kaseya exigen 70 millones de dólares en bitcoines por el descifrado, publicado el 6 julio 2021, en la página web, https://actualidad.rt.com/actualidad/397003-hackers-exigen-70-millones-kaseya-ataque. Lo del grosero chantaje estafador, jamás de los jamases ha de encontrarse en Cervantes y Cide Hamete Benengeli, quien descifrara al pelo la universal obra. Que endespués Jorge Luis Borges, en similaricadencia tautológica repetitiva platónica a Cervantes, dijera que a él le ha gustado leer El Quijote, en la traducción del castellano al inglés. Cosa que casi le costara a Jorge Luis Borges, en vida, la expulsión de La República de Platón, incluso inclusive, a lo del Premio Nobel, que Jorge Luis Borges esperara con paciencia benedictina jobina romana, y, con humorística ironía quijotescacervantina, decía: "¡Defiéndeme Señor, defiéndeme de mí! que en la otra la seguiría."

Con divagancia y sin divagancia, hemos de expresar que todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha ¡Ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha ¡Oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. Y, asina ha sido como dijera Juan Marsé, Premio Cervantes 2008: "Una de las primeras lecciones que emanan del Quijote, trascendencia de una obra cumbre, es que las cosas no siempre son lo que parecen…" Endenantes y endespués, el somos y no somos de Heráclito. Y como tiénese dicho que asina ha sido como dijera George Politzer en la Primera Ley de la Dialéctica sobre el Cambio: "Las cosas no siempre han sido lo que son…" Endenantes y endespués, el somos y no somos de Heráclito. Y, con Heráclito la Tercera Ley de la Dialéctica la Unidad de Contrarios, entre el somos y no somos, la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, o sea, la unidad de contrarios, épica de contrarios, endenantes y endespués, el equilibrio dinámico dialéctico difuso de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, de la forma ser y no ser, la tesis novedosa inédita que surge endenantes de la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el día de la Virgen de Coromoto de Venezuela, el 11/09/2001, con el nefando nefasto parlamento de George W Bush, sobre las ruinas de la edificación del World Trade Center de Nueva York: "O estás conmigo o estás con mi enemigo." Al discurso excluyente aristotélico del principio del Tercio Excluso, solióle, endespués, criada respondona, a George W Bush, en que tomara cuerpo el propicio venturoso parlamento de Luis Alberto Machado sobre La Revolución de la Inteligencia: "La sustitución de la conjunción "O" exclusiva del capitalismo por la conjunción "Y" inclusiva del socialismo, del ser o no ser de Hamlet al ser y noser de lo Estético Artístico." Culminación del reinado capitalista aristotélico exclusivo, y, al mostrador el medio aristotélico profundo del exceso y del defecto de la Gran Moral, y, al mostrador el tercio incluso arrumbado y arrinconado por mas y más de 3.000 años, y surgen los casos límite contradictorios caliginosos, el tercio excluso y el tercio incluso en el Tratado de la Lógica de Aristóteles, ya no más tercio excluso, sino tercio excluso y tercio incluso, y, por la calle de en medio, el tercio aristotélico profundo. Al mostrador la existencia de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, con equilibrio dinámico dialéctico difuso, de la modernidad ilustrada originaria heraclitoiana de la armonía simultánea contradictoria del somos y del no somos de palabras pareadas paradójicas, tanto como el descendemos y el ascendemos contenidos que contiene el continente el ser y el no ser.

Con digresión y sin digresión, hemos de expresar que todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha ¡Ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha ¡Oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. En el intersticio de Don Quijote (II, 42). Los consejos que diera Don Quijote a Sancho Panza antes de irse éste a gobernar La Ínsula Barataria: "Nunca te guíes por la ley del encaje o del favoritismo, que suele ser muy apreciada por los ignorantes que presumen de agudos. Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las alegaciones del rico. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico tanto como por entre los sollozos e importunidades del pobre." De Heráclito la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, entre las palabras pareadas paradójicas, de la forma ser y no ser, del descendemos y ascendemos, del somos y no somos. De Aristóteles, el medio aristotélico profundo, entre palabras pareadas paradójicas, de la forma ser y no ser, del exceso y del defecto. De Cirigliano y Villaverde, del torbellino de ideas, la resolutiva optimalidad pretendida, la mejor resultante deseada, el mejor resultado esperado, la optimalidad ortogonal pitagórica, entre las palabras pareadas paradójicas, de la forma ser y no ser, del consciente y del inconsciente, esto es, que en Quijote (II, 42), la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, ha de estar entre: Don Quijote y Sancho Panza, la sabiduría quijotesca y la ignorancia sanchopancesca, la sabiduría sanchopancesca y la ignorancia quijotesca, la ley del encaje y la ley del desencaje, la justicia y la injustica, el juez honesto y el juez corrupto, la agudeza y la torpeza, la pobreza y la riqueza, el pobre y el rico, el descubrir y el no descubrir, la verdad y la falsedad, la promesa y el olvido, la dádiva y la expoliación, el sollozo y la sonrisa, el importunar y el beneficiar. Es de suponer que aquí en Don Quijote (II, 42), ha de haber mas y más casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, de la forma ser y noser védico heraclitoiano, que este cura ignaro raro cleuasmo asno, no ha podido aprehender ni aprender. Aquí en Don Quijote (II, 42), como tenemos dicho, ha de manifestarse la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, entre el descendemos y el ascendemos, entre el somos y el no somos. Ha de manifestarse el medio aristotélico profundo, entre el exceso y el defecto de la Gran Moral de Aristóteles. En la revelación del Quijote: "Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico tanto como por entre los sollozos e importunidades del pobre". En donde aparecen la expresión preposicional, por entre, que es indicativo presencial presente de la armonía simultánea de los contrarios entre las palabras pareadas paradójicas heraclitoianas supra expresadas, en que ha de mostrarse en el mostrador la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, la verdad aristotélica profunda del ser y del no ser. Armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, siempre y siempre, en equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre el ser y el no ser, por la misma condición de armonía, pues la naturaleza entiéndese con los contrarios en proporcional armonía, como dijera Heráclito, en los aspectos límbico antagónicos ambiguos del ascenso y del descenso, del somos y del no somos. Y lo de Juan Marsé: "En El Quijote, las cosas no siempre son lo que parecen". Y lo de George Politzer en la Primera Ley de la Dialéctica sobre el Cambio: "Las cosas no siempre han sido lo que son", y, el equilibrio dinámico dialéctico difuso, de Marsé y Politzer, del espejismo y de la realidad, del realismo mágico y del realismo ingenuo, acredítanse de por medio de la armonía simultánea de los contrarios y la lucha épica de los opuestos en Heráclito, reflejado en el Quijote y en la Primera Ley de la Dialéctica, y, dicha armonía simultánea contradictoria, justifica la tesis de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos de la forma ser y noser, a mas y más, por Heráclito, que afírmase el equilibrio dinámico dialéctico difuso, dada la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana.

Con divagancia y sin divagancia, hemos de expresar que todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha ¡Ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha ¡Oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. Los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, de la forma ser y no ser, con equilibrio dinámico dialéctico difuso, la armónica simultaneidad contradictoria heraclitoiana, entre la vida y la muerte, de por medio de la ley del encaje y la ley del desencaje, en medio de la justicia y la injustica, entre el juez honesto y el juez corrupto, en medio de la agudeza y la torpeza, y tantos otros casos como tiénese dicho, en donde ha de haber siempre la armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, o sea, la unidad de contrarios épica opositiva, si así fuera endenantes, y endespués fuere, ha de tenerse otra sociedad justa avanzada, como cuando en el mismo Quijote (I, XI), dícese: "Dichosa edad y siglos dichosos aquellos que los antiguos pusieron el nombre de dorados, los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío. Eran las cosas comunes. Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia no había la fraude, el engaño ni la malicia mezclándose con la verdad y llaneza. La justicia se estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del intereses que tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen. La Ley del encaje aún no se había sentado en el entendimiento del juez". La Ley del encaje, sentencia que el Juez dicta, por lo que él ha pensado, encajado en la cabeza, sin tener en cuenta lo que las leyes establecen, aun no se había asentado en el entendimiento del Juez, porque entonces no había entrado en la senda de la perversión. La armónica simultaneidad contradictoria heraclitoiana en la edad y siglos dorados, similaricadencia tautológica repetitiva platónica de la sociedad avanzada progresista comunista, de la unidad de contrarios en que lo tuyo es tanto como lo mío y lo mío es tanto como lo tuyo, una sociedad inclusiva socialista y no una sociedad exclusiva capitalista perversa como la de estos tiempos en el mundo imperial que niega la moderación austera sobria entre el ser y el no ser de la modernidad originaria ilustrada védica taoista, manifiesta sociedad en Quijote (I, XI).

Si todo El Quijote de Cervantes, es una obra contradictoria borrosa caliginosa difusa, desde un lugar de la Mancha ¡Ah vida! de cuyo nombre no quiero acordarme hasta en un lugar de la Mancha ¡Oh muerte! de cuyo nombre no quiero acordarme. Entonces sea dicho que lo del Quijote (I, XI), la armónica simultaneidad contradictoria heraclitoiana como en la edad y siglos dorados, ha de ser la similaricadencia tautológica repetitiva platónica de la sociedad avanzada progresista comunista, de la edad de la unidad de los contrarios en que todo lo tuyo es tanto como todo lo mío y todo lo mío es tanto como todo lo tuyo, un solo y sólo canto en uno mismo y en mí mismo de lo whitmaniano, una sociedad inclusiva socialista solidaria justa igualitaria y una sociedad exclusiva capitalista perversa egoísta, en equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético dicroico de austera moderación sobria de lo blanco y lo negro como lo manda Heráclito en la armonía simultánea contradictoria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 400 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: