Al presidente Maduro: guerra nuclear, gasolina y FANB

Estuvimos a punto de una guerra nuclear con la República Bolivariana de Venezuela como epicentro, a propósito de los cinco cargueros que transportaron desde la República Islámica de Irán gasolina para Venezuela, en una venta libérrima que el gobierno del pornopuritano y retroconservador anunció que iba a impedir, boicotear y bloquear los cinco buques, que con éxito llegaron a las costas venezolanas.

El hecho fue que si hubiese habido el más mínimo ataque del imperio estadounidense, el gobierno iraní, caracterizado por asumir cada una de sus palabras, hubiese respondido proporcionalmente al gobierno estadounidense en contra de su acto de piratería marina que se habían propuesto y del que desistieron, sin que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hubiese podido hacer absolutamente nada, dada su condición sumisa y subalterna hacia el imperio estadounidense.

Y de haberse dado este impasse bélico de EEUU o USA contra Irán y Venezuela, seguramente, de alguna manera, hubiesen intervenido las demás potencias rapiñas, como Inglaterra o Reino Unido, Francia, Holanda, Alemania y todos los gobiernos lacayos de la América Latina y el Caribe, en busca de provecho y reparto del botín, mientras que del lado venezolano e iraní, al menos, para salvaguardar sus intereses económicos, hubiesen intervenido China, Rusia y otros países aliados del Medio Oriente y por el Caribe, la siempre Cuba Libertaria. Hubiese sido la prueba de fuego, para saber para qué sirve el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) y para enterarnos con quién vamos.

Hubiésemos tenido una guerra nuclear, porque en este tipo de confrontación rápida del siglo XXI y con toda la tecnología y desarrollo bélico, el triunfo y control solo lo obtiene el que ponga sus mejores armas de aniquilación en el menor tiempo posible, lo que garantiza que no sería una guerra de tiritos, con ningún yerro endógeno, ni a sombrerazo limpio. También, debemos valorar que esta necesaria confrontación, que por ahora, se pospone, hubiese sido la espoleta de la explosión de una guerra mundial, por las potencias que intervendrían y el reacomodo y reparto capitalista interimperial que se impondría, sobre todo, ahora, en momentos de reacomodo capitalista postpandemia.

Ante cualquier circunstancia, estoy seguro de que el Presidente Nicolás Maduro supo valorar todos estos elementos y determinaciones, al igual que lo hizo el presidente iraní, Hasán Rouhaní. Ambos gobiernos corrieron sus riesgos y ambos pueblos, asumimos los mismos, con valentía y determinación, porque en Venezuela, desde meses antes de la pandemia de la COVID-19 los venezolanos ya estábamos padeciendo la crisis petrolera, tanto de la extracción, como de la refinación, producción de gasolina, aceites y derivados, hasta la comercialización, razón por la cual las reservas mínimas de gasolina tuvieron que administrarse con criterio de escasez desde los dos últimos trimestres del año 2019 y desde enero del 2020 hasta el pasado treinta de mayo, con un obligado sentido de carencia y jerarquías de necesidades. Todo esto lo soportó el pueblo venezolano con estoicismo y, un tanto morigerada la necesidad de la gasolina, debido a la cuarentena de la pandemia que aún enfrentamos a nivel mundial.

El caso es que previo a la llegada de los tanqueros con gasolina a Venezuela, en los dos trimestres del año 2019 con la crisis de escasez y la etapa de enero a mayo del 2019, el Presidente Nicolás Maduro reforzó su confianza en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), para atender con orden y sobriedad, la distribución y venta de gasolina, la que sentó un odioso y jamás antes visto con descaro, precedente de corrupción, enriquecimiento ilícito, robo del patrimonio y material estratégico, como lo es la gasolina, al mayor, como lo hizo el, hoy preso, Coronel Óscar Rafael Aponte y sus socios (ligados a Rafael Ramírez y a otras menos antiguas mafias corruptas dentro de PDVSA), unos presos y otros en plena libertad, quienes vendieron tanqueros completos de gasolina y lubricantes en altamar, así como lo hicieron, al detal, el resto de elementos de la FANB que en todas las estaciones de gasolina vendieron gasolina en dólares y en Colas VIP (Very Important Person), para sus lucros personales, aunado al maltrato de civiles y trabajadores que reclamaron estas vulgares y latrocinias acciones, que son hechos públicos y notorios que ningún fiscal del Ministerio Público y ninguna autoridad civil, local o nacional, confrontaron, ni cancelaron. Todo lo contrario, este vicio se extendió en complicidad con alcaldes y otras autoridades en el reparto del botín, que cuanta más escasez había de gasolina, mayores dividendos en dólares les dejaron a estos uniformados.

Estos inmorales uniformados en su totalidad en cada estación de gasolina han deshonrado el uniforme de Bolívar y Chávez y, aun así, siendo un hecho público y notorio, que hasta las piedras lo saben y se lo han expresado por Re y por Fa, tanto a usted, Presidente Nicolás Maduro, como al Ministro de la Defensa y Vicepresidente, el General en Jefe, Vladimir Padrino López, no sirvió de nada, pues desde el pasado lunes primero de junio (01/06/2020), los elementos de las FANB han vuelto al control de las estaciones de gasolina y ventas, en donde estos miserables uniformados castrense corruptos, ahora con la gasolina que costó sacrificio traer desde Irán, han caotizado la venta de la gasolina con las siguientes tácticas corruptas:

  1. Ralentización en la distribución, entregas y venta de gasolina en todas las estaciones de gasolina, para generar inmensas colas de ciudadanos y carros y agudizar la sensación de escasez;

  2. Abastecimiento a un número muy reducido de vehículos (que no llegan a 200) que además, han hecho las colas desde un día de anterioridad o más, con solo treinta (30) litros de gasolina por vehículo y cierre de la estación de gasolina, con desalojo de los civiles y sus vehículos, bajo amenazas, ofensas, vulgaridades, agresiones y, en unos cuantos casos, llevándose presos a civiles a los que ponen días después ante un Tribunal de Control, Verbigratia, el caso del ciudadano Edward Rojas, en la localidad de Santa Cruz de Mora, en el Estado Mérida, quien no debió ser detenido ni llevado a la fuerza por elementos de la FANB, cuando es público y notorio que este humilde ciudadano, chavista militante del PSUV y creyente en la honestidad y en principios revolucionarios, sólo intentaba desenmascarar el bachaqueo con la gasolina, mientras los accionantes de la violencia y los beneficiarios de dólares son sus verdugos;

  3. Presión de desabastecimiento en las estaciones de gasolina que abastecen a precio subsidiado, para obligar al Pueblo y a quienes puedan, a que hagan largas e infernales colas en las estaciones de gasolina que venden a precio internacional dolarizado;

  4. Colas VIP en todas las estaciones de gasolina, subsidiadas y a precios internacionales de Dólar, en donde, por promedio, todos los elementos de la corrupta FANB, abastecen con el tanque full, entre 200 y 300 personas VIP, por decir lo menos, en donde si por cada vehículo se quedan con 20 US Dólares ($), al día se están lucrando con seis mil dólares estadounidenses en efectivo (6.000$) y en una semana serían cuarenta y dos mil dólares (42.000$), haciendo de estas medidas presidenciales con la gasolina el más grande negocio millonario;

  5. Como forma de pago, No aceptan Euro, ni Petros, en ninguna parte; ponen la excusa de que el punto no funciona y con la gasolina subsidiada cobran un dólar (1$) a los pocos pendejos que después de hacer largas colas tienen que pagar de alguna manera, este tipo de vacuna. Ejemplos, elocuentes, los tenemos en las estaciones de gasolina de los municipios Mario Briceño Iragorry, Girardot, en la ciudad de Maracay, Estado Aragua, al igual que en todo el resto del país, por lo que es un secreto a voces.

Ante esta afrenta al Pueblo por parte de la FANB, no nos resta sino dirigirnos abierta y públicamente a usted, Presidente Nicolás Maduro, aunque también entendemos que el velar para que esta trágica corrupción con la gasolina sea conjurada, el Ministerio Público debió actuar, como hecho público y notorio, en resguardo de los derechos difusos de todos los ciudadanos, al igual que el SEBIN, Inteligencia Militar y otras instituciones.

El caso es que no han actuado y quien esto escribe, dejo constancia ante usted, Presidente Nicolás Maduro y ante la opinión pública, de que gozo de buena salud, no tengo deudas penales pendientes con nada, ni nadie, no es gratuito, ni casual, ningún accidente que me pueda suceder, no soy suicida, ni me suicidaré bajo ninguna presión y si por algún abuso de autoridad de algún funcionario castrense y sus cómplices me llevan preso o me desaparecen, estoy dispuesto a morir, pero la tierra sigue siendo redonda.

Yo estoy consciente del millonario negocio que tienen en el seno de la FANB con la gasolina, a costas de Pueblo y de la nación entera, al igual que ellos han hecho negocios milmillonarios con la crisis alimentaria, con la construcción, las viviendas, vehículos, línea blanca, electrodomésticos y en todo, camarada Presidente Nicolás Maduro, en donde ellos han podido poner sus manos. No me resta más que rogarle, Presidente Nicolás Maduro, que retire a todos los elementos de la FANB de todo el proceso de control y ventas de la gasolina, y así, le estará usted quitando fuerza a una olla de presión social que está a punto de estallar cuando menos lo esperemos. También lo estará haciendo por principio. Estos uniformados que hoy deshonran el uniforme militar de Bolívar y Chávez son los que están montados en la otra avanzada golpista para asesinarlo a usted, Presidente Nicolás Maduro y para liquidar todo sueño revolucionario. Estos traidores a la Patria no son diferentes a Juan Guaidó. Son tan ladrones y corruptos como ese sujeto. Estos militares corruptos cuando sientan el cerco imperial y que no puedan disfrutar fuera de todo lo que nos han robado a los venezolanos, son los que se entregan a la CIA, la DEA, al Departamento de Estado Norteamericano, para atacar a los venezolanos. No es antimilitarismo. Son ellos, los militares con uniforme y sin uniforme los que nos han hecho mucho daño, durante veintiún años, atropellando con su corrupción.

En fin, este Pueblo bravo y bueno, Presidente Nicolás Maduro, ha resistido con usted, a pesar de la corrupción de muchos de sus funcionarios, a pesar de las agresiones, bloqueos y boicots de todo tipo de parte del gobierno estadounidense y de sus aliados. Este Pueblo, nosotros los de abajo, lo hemos apoyado en el esquema impuesto por usted, de un precio llamado "subsidiado" de la gasolina que con nuestros salarios no podemos pagar y que en las estaciones de gasolina a precio internacional no sabemos cómo pagar, porque somos trabajadores honestos y no estamos dispuestos a robar a nadie para obtener o comprar gasolina. Presidente Nicolás Maduro, estuvimos dispuestos a salir a combatir por nuestra Soberanía a su lado, cuando estuvimos a punto de una guerra nuclear mientras venían los cinco tanqueros de Irán. Pero, no estamos dispuestos a tolerar en silencio ante los desmanes de una corrupta FANB, en la que sus elementos pretenden hacerse ricos a costa de un Pueblo, de nosotros que estamos resistiendo una guerra económica, bloqueos de todo tipo, guerra cibernética, guerra mediática y todo tipo de bombardeo y sacrificios. La unión cívico-militar no es tal, porque ellos la patean todos los días, porque ellos nos deshonran y porque somos los de abajo los que padecemos y pagamos la corrupción, groserías, agresiones físicas y verbales, prepotencia y altanería de los uniformados de la FANB. Esto es público y notorio. Ya no más.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 637 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: