A Coronavirgos y coronavirus

A las absurdas paradojas lógicas, habrá que prestarle atención, esto es, a los casos límite contradictorios borrosos, hay que meterle el teodolito epistemológico nosológico, el método científico analítico, puesto que niños y niñas, han de estar menos propincuos a fallecer respecto a los adultos, que no a los adultos mayores, con el covic-19, pues, pareciera que los adultos mayores, generan un sistema inmunológico mas importante que a los adultos por debajo de los sesenta años, cosa que Pepe Mujica no ha apreciado lo expresado por el faquir Swami Sivananda, de la India, del cuento que ya hemos comentado en otros artículos, por aquí y por aquí, por Aporrea. Pareciera, a mas y más, que la vacuna habráse que experimentar y de extraer de la somática párvula inocencia sanguínea preinfantil, que hase de suponer que en los niños y niñas, abróchase el coronavirus, mas y más, sin que la situación anímica somática infantil desajustárase aceleradamente tanto más que en la situación adulta. Lo que muestra que en los aspectos límbico antagónicos repugnantes borroso, coronavirgos y coronavirus, y, entre estos aspectos límbico antagónicos difusos, la síntesis en que ha de estar la vacuna infantil deseada para la cura humanidad adulta entera y para la cura de la pandemia por covi-19.

Los casos límite contradictorios repugnantes borrosos, coronavirgos y coronavirus, indican que hay pocos niños y niñas contagiados con la neumonía del coronavirus, véase la página web, https://www.bbc.com/mundo/noticias-51460347: "La noticia de que a un recién nacido en China se le diagnosticó el coronavirus el 5 de febrero, sólo 30 horas después de nacer, rápidamente dio la vuelta al mundo. Es el paciente más joven que hasta ahora se ha registrado en el brote que ya ha matado a más de 1.000 personas e infectado a más de 40.000, (principalmente en China, pero se han registrado casos en más de 30 países). Sin embargo, entre los pacientes contagiados hay muy pocos niños. El estudio más reciente del brote, publicado en Journal of the American Medican Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense) se refiere a un análisis de pacientes en el Hospital Jinyintan de Wuhan, la ciudad del epicentro del brote. Este encontró que más de la mitad de las personas afectadas por el virus son adultos de entre 40 y 59 años y sólo 10% de los pacientes son menores de 39. Los casos de niños contagiados con el coronavirus han sido raros y los expertos están tratando de descubrir por qué los niños misteriosamente se han salvado del coronavirus a nivel mundial." Pareciera que el coronavirus estaría mas y más engastado en los casos límite contradictorios repugnantes borrosos, en la pandemia de ánimo y la pandemia de pánico, por lo que indica que los adultos no han de invadir a los niños y a las niñas con sus cosas. Enseña que esa forzosa necesidad oportuna cuarentena cura, ha de ser para trabajar con los niños y las niñas en el desarrollo de sus manitas en los hábitos de higiene y que la canción venezolana tiene. Pues el covic-19, afecta mas y más a las personas mayores y a quienes tienen enfermedades previas, pues la enfermedad increméntase con la edad, y que los niñas y las niñas están a salvo de sus efectos mas y mas graves. Véase, a mas y a más, la página web, https://www.bebesymas.com/salud-infantil/coronavirus-cual-riesgo-contagio-como-afecta-enfermedad-a-bebes-ninos: "Baja incidencia de coronavirus en bebés y niños, tienen bajo riesgo de contagio y no se han registrado muertes en menores de 10 años. El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus ha señalado que el Covid-19 es menos mortal en bebes y niños que se han registrado "relativamente pocos casos", algo que aún no tiene explicación. Y ha destacado la importancia de aumentar la investigación en este sentido para entender los motivos de esta baja incidencia." Lo que indica que a los aspectos límbicos antagónicos repugnantes borrosos, coronavirgos y coronavirus, en que la pandemia de ánimo y de pánico, no ha de migrar e inmigrar al territorio párvulo, que a buen seguro estaría, quizás y sin quizás, contaminándo hasta la canción de las manitas pedagógicas testimoniales infantiles venezolanas, medio al miedo del contagio que tiene el coronavirus al través de las manos de los seres inhumanos. Virginales manitas infantiles políticas irónicas filosóficas, entre la ofensiva y la defensiva, entre la guerra y la paz, entre el amor y el odio. Las preventivas manitas párvulas cantarinas venezolanas, la principal arma contra el coronavirus y las manos deshumanas de Donald Trump, Iván Duque y Jair Bolsonaro, que siguen con la agresión criminal al pueblo venezolano en esta pandemia que no les ha arrugado los corazones ni conmovidos los riñones con el desplome consecuencial de la pandemia convic-19 de las bolsas de valores y de los bolsas del mundo entero y en interiores. En que ¡Qué yo me quedo en la casa! y ¡Qué yo no me quedo en la casa! en un jalajala forzoso, y que entre coronavirgos y coronavirus, han de trascender las niñas y los niños, hacia la gloriosa reivindicación adulta en la eterna noria notoria del movimiento cíclico sinusoidal ludovicosilvaiano, y, de la coronada reciente real descubierta vacuna humana, en juego de bolas criollas de la roja medicina china cubana venezolana, y, a mas y más de la solidaridad y acompañamiento a españoles, italianos, franceses, alemanes en el amaine geométrico del virus intrépido insensato entrépito, migrante inmigrante emigrante, y, que como fulminante fulmina sin respeto, al que más y al que menos, y, como polilla caen humanos europeos muertos.

Si los casos límite contradictorios repugnantes borrosos, coronavirgos y coronavirus, indican que hay pocos niños y niñas contagiados con la neumonía del coronavirus. Entonces sea dicho que los casos límite contradictorios borrosos, la pandemia de ánimo y la pandemia de pánico, no han de invadir a los niños y a las niñas, pandemia que contamina y contamina las párvulas cosas. Ergo vergo sea dicho que endenantes de entre los aspectos límbicos antagónicos, ¡Qué yo me quedo en la casa! y ¡Qué yo no me quedo en la casa! en un jalajala de forzosa cuarentena, asina asín así, la pandemia de ánimo y la pandemia de pánico, endespués, ha de trascender, el milagroso milagro científico del doctor José Gregorio, o sea, los casos límite contradictorios borrosos, coronavirgos y coronavirus, la síntesis solidaria inmunológica de la vacuna infantil deseada para la cura humanidad adulta entera ante la pandemia viral desenfrenada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor


Notas relacionadas