¿Cómo sabe Elías Jaua que el pueblo sabe? (I)

"Yo percibo en la calle, puedo estar equivocado en mi percepción, que la mayoría del pueblo está convencido de que Venezuela necesita un proceso de reconciliación"

Elías Jaua Milano

"La palabra pueblo, con o sin mayúscula es un mal indicador social y se presta a la manipulación política y a sus imprecisiones. Sirve para mitificar un referente dé contornos desdibujados, que cambia según los autores y los momentos del mismo autor"

Maurice Tournier

"— ¡El pueblo, el pueblo! —Exclamó con desdén Mr. Ward—. Los pueblos no adelantan sino por el impulso que les viene de arriba, de la clase directora, de las personas ilustradas. Los pueblos son inconscientes como los niños, tan inconscientes como este árbol —continuó el yanqui, golpeando con su ancha mano el higuerón— que necesita de los cuidados del agricultor para no perecer devorado por los parásitos. Y a propósito —dijo levantándose de pronto— mire usted esto."

Carlos Gagini: El Árbol Enfermo

I. Introducción

La invocación del pueblo y la exaltación retórica de su soberanía, sabiduría o poder, ocupan un vasto lugar en los momentos decisivos de la vida política. Desde la "derecha", y también desde la supuesta "izquierda" se exalta al pueblo, a veces, como si se tratara de una estructura fundida en bronce. Eso puede ser un símbolo. Más no una realidad. La realidad es que en el pueblo hay deserciones, mezquindades, indolencias, insolidaridad, disgregación, e incluso traiciones. Como también hay abnegación, generosidad, esfuerzo, solidaridad, y lealtad a los ideales más nobles. Y por eso, porque en el pueblo hay de todo, tiene tanta importancia, a la hora de estudiar y explicar nuestros males y de presentarle solución, tenerlo en cuenta, para analizar fríamente los distintos aspectos de la trama social. Y hay que decir sin ambages que no podemos caer en una especie de "demolatría", de adoración de un pueblo que se presente como teóricamente perfecto. Cuando la realidad es que las falencias y defectos y la crisis actual proceden de las acciones y omisiones defectos, del pueblo, en su conjunto

II. ¿Qué es un pueblo?

El concepto de pueblo, es para los venezolanos un concepto vago, precisamente por no tener una conciencia colectiva de los valores que lo integran. En el estado presente de nuestra cultura es un imponderable afectivo, sin precisa determinación. ¿Qué es esa cosa llamada " el pueblo"? ¿Existe realmente el "el pueblo"? ¿Cuál es el argumento ontológico para la existencia del "el pueblo"?¿Es " el pueblo" una invención?¿Es una ficción?¿Qué es lo especifico de "el pueblo" ¿Somos nosotros un pueblo? ¿Es "el pueblo" un sujeto cognoscente? o ¿un sujeto Histórico?

«♦»Para Dussel el "pueblo" establece una frontera o factura interna en la comunidad política. Puede haber ciudadanos miembros de un Estado, pero del bloque en el poder que se distingue de "pueblo", como los insatisfechos en sus necesidades por opresión o exclusión. Llamaremos plebs (en latín) el pueblo como opuesto a las élites, a las oligarquías, a las clases dirigentes de un sistema político. Esa plebs, una parte de la comunidad, tiende sin embargo a englobar a todos los ciudadanos (populus) en un nuevo orden futuro donde las actuales reivindicaciones serán satisfechas y alcanzarán una igualdad gracias a una lucha solidaria por los excluidos.

III. ¿Significantes sin significados?

Cuando leí el artículo del Ministro Elías Jaua Milano (EJM), percibí un estilo elitista que concibe al pueblo como objeto pasivo e inerte. Pareciera que EJM no se siente que forma parte del pueblo. Habla de "el pueblo" no como sujeto histórico con fuerza protagónica, sino como sujeto cognoscente.

La invocación del pueblo y la exaltación retórica de su soberanía, sabiduría o poder, ocupan un vasto lugar en los momentos decisivos de la vida política. EJM escribe: "La inmensa mayoría del pueblo venezolano ha desarrollado una gran capacidad de paciencia, conciencia, organización y lucha. En medio de grandes dificultades, preserva su alegre y bondadosa espiritualidad, hace de tripas corazón para aguantar las consecuencias de este prolongado conflicto político y económico. Sin embargo, no podemos negar que algunos sectores de la población se han llenado de desesperanza, frustración e incluso odio". Observo (percibo) que EJM realiza una partición maniquea de la población venezolana; divide a la población en dos partes, una formada por "el pueblo" lleno de virtudes y la otra parte llamada "sector de la población" portadora de vicios y antivalores.

«♦»Tal vez me pasa lo mismo que a EJM, podría "estar equivocado en mi percepción/observación". EJM dice: "Hay que confiar en la sabiduría popular. Yo percibo en la calle, puedo estar equivocado en mi percepción, que la mayoría del pueblo está convencido de que Venezuela necesita un proceso de reconciliación, sin renunciar a la dignidad y a lo bueno que hemos construido, y que hemos logrado en estos años de Revolución Bolivariana y Socialista". Desde la perspectiva filosófica clásica de Baruch Spinoza una percepción puede definirse como "la sensación interior resultante de una impresión material, hecha por los sentidos". Más modernamente, la percepción es uno de los procesos cognoscitivos, una forma de conocer el mundo. Ciertos se aproximan a esta afirmando que la percepción "constituye el punto donde la cognición y la realidad se encuentran; es la actividad cognoscitiva más elemental, a partir de la cual emergen todas las demás" y de ahí se desprende su papel central en la construcción del conocimiento. Sin embargo la percepción está lejos de ser un proceso sencillo; depende tanto de la información que podemos extraer del mundo exterior a nosotros, como de la fisiología2 y las experiencias de quien percibe; éstas afectan tanto el acto perceptivo mismo, por la alteración de los esquemas perceptivos, tanto como a otros procesos superiores, como son las motivaciones y las expectativas.

Me gustaría que EJM explicara, profundizara, ahondara en las siguientes afirmaciones:

    • Confiemos en el pueblo y venceremos, convenciendo y con honor.

    • El pueblo no quiere acciones para hoy, que no garanticen un nuevo amanecer revolucionario.

    • Hay controles que no se pueden controlar.

    • La cárcel no es garantía de paz duradera.

    • El pueblo venezolano es un pueblo práctico.

    • Nuestro pueblo sabe que no hay porque inmolarse,

    • Venezuela necesita un proceso de reconciliación.

    • El pueblo sabe que necesitamos de un "Por ahora".

    • El pueblo sabe que siempre amanecerá de nuevo.

IV. El pueblo no solo sabe sino que también cree y conoce

Cada uno de los verbos "creer", "saber" y "conocer" se usa de diversas maneras y con significados distintos. Un tipo de confusión conceptual frecuente en las discusiones gnoseologicas procede de la no distinci6n entre los diversos significados de estos verbos, del malentendido consistente en confundir uno de sus significados con otro. Pero incluso cuando uno de estos verbos se usa con un solo significado, la falta de claridad respecto a lo que queremos decir cuando usamos ese verbo con ese significado puede constituir una fuente de confusiones.

V. Oye la voz del pueblo

VI. Lecturas sugeridas

José Ferrater Mora: Diccionario de filosofía. Madrid: Alianza, 1981

Hans Lindahl :"El pueblo soberano: el régimen simbólico del poder político" https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/27437.pdf

Jesús Mosterín: "Creer y saber", Diánoia (1978), 24, pp. 128-154.

Luis Villoro: "Conocer y saber", Crítica (1970), n.° 10. 75-95.

Luis Villoro: Creer, saber, conocer, México, Siglo XXI Editores, 1982.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 841 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: