Carnet patriótico descuentos anatocistas e I/SR

Hasta la llegada del nuevo CARNET de la PATRIA con capacidad virtualmente ilimitada en materia de data, los carnets de los variopintos partidos políticos, que estuvieron reinando durante el Puntofijismo, tenían unas funciones muy limitadas. Podríamos decir que más identificaban las afiliaciones al partido correspondiente, de cara a recibir los "privilegios" de sus militantes, que cualesquiera otras cosas. Por ejemplo, fueron utilísimos para conseguir una que otra "chamba" de oficio, de una profesión, inmoral las más de las veces, o para fungir de parásito en la Admon. Pública, es decir, cobrar quinces y últimos sin tirar un palo[1].

El moderno carnet patriótico, de todos los venezolanos, podrá, por ejemplo, evitar la evasión de impuestos a la que los tanto han echado manos los contribuyentes, sobre todo los integrantes de clase media, ya que fabricantes, intermediarios y financistas, aunque lo hicieren, por elevados que sean sus gravámenes del Impuesto sobre la renta, se trata de una parte de la plusvalía, mientras que los impuestos son arrancados del salario los quince y/o últimos de cada mes a los trabajadores de la clase media y de los de rango social inferior.

De allí que la ANC luce adecuadamente oportuna para que cesen los descuentos anatocistas que el Estado viene arrancándoles y aplicándoles a los trabajadores.

Pasamos a explicarnos y sirvan estas sugerencias para arreglar ese entuerto que reinó durante el Puntofijismo, y ha trascendido hasta ahora. Al respecto, fueron varias las observaciones que yo hice a través de mis "Sadelas", suerte de volante que creé con producción, dirección y distribución personalísimas durante unos 14 años en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Maracay).

El IS/R se les descuenta a los trabajadores todas las quincenas y/o fines de cada mes, con lo cual la suma de esos descuentos por nómina representa una cantidad en Bs. F muy superior a la que les tocaría legalmente enterar a fin de cada año impositivo.

25/06/2017 09:03:42 p.m.


 

[1] Estos "trabajadores" públicos tenían como función resolverse una "papa" y hasta coparticipar en las variadas formas de corrupción que imperaron en ese oscuro e inmoral período gubernamental, al punto de que se declaró, a manera de prejuicio popular, como norma para no ser pendejo, robar de alguna manera al Fisco Nacional, mediante esas variatísimas e ingeniosas formas de corruptela que todos conocieron pero que nadie desde el alto Poder Burocrático pudo atacarla de frente porque todos o casi todos exhibieron con orgullo sus largos y frondosos rabos de paja. Además, esos parásitos de la Admon. Pública, no solo cobraban sin trabajar sino que entorpecían las labores de quienes mostraron siempre una honradez y responsabilidad laboral intachable, y, por supuesto, esos parásitos usaban oficinas y sus mobiliarios de manera asaz improductiva. El Estado perdía los salarios y los gastos complementarios de oficina, transporte y otros costes administrativos complementarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1227 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía