Causas de la devaluación en la moneda fiduciaria

Mientras un país se ata al dólar, su desarrollo implica devaluación forzosa de su moneda.

Las exportaciones diversificadas no fortalecen la paridad del bolívar frente al dólar.

El tema de la devaluación sale a relucir a raíz, más que todo, de la economía abierta o practicante de comercio exterior en el cual usualmente privan determinadas divisas, y hoy lo hace el dólar. De manera que la devaluación hace referencia a pérdida de poder adquisitivo del bolívar frente a esa divisa.

Históricamente, se viene arrastrado un atavismo monetario desde los tiempos del patrón oro o en respaldo en metales preciosos para la moneda nacional. Así, nuestra propia moneda la venimos valorando en dólar a pesar de que este carece de valor per se puesto que ella es también una moneda tan fiduciaria como cualquier otra.

Digamos que esa divisa imperial y ventajista pareciera que tiene valor propio aunque es una de las monedas más devaluadas, pero, quien tenga dólares se limita a cambiarlos por determinada moneda o por otras divisas de otros países que se prestan a ello porque se hallan dentro de la esfera colonial de la moneda norteamericana.

Así las cosas, si el circulante usado para nuestras transacciones comerciales internas se redujera a una unidad, digamos a Bs.F 1,00, con este bolívar podríamos comprar $1,00, y si fuera de Bs.F 2,00, con estos dos bolívares entonces también podríamos comprar sólo un dólar.

En el primer caso decimos que la paridad del bolívar = Bs.F 1, 00/$1,00 o a la par.

En el segundo, decimos que esa paridad = Bs.F 2,00/$1,00.

Y nos preguntamos. ¿Quién dice que esa paridad tiene que calcularse así, y no reconocemos que Bs.F 2,00 es = 2 dólares y punto? La respuesta es obvia por conocida: Lo ha decidido el Imperio norteamericano desde que sus reservas en oro se hicieron insuficientes para respaldar mundialmente sus ingentes emisiones de dólares de papel o en metales febles.

Mediante esa imposición financiera imperialista, cualquier ciudadano norteamericano llega a cualquier país del mundo, presenta un puñado de dólares fiduciarios-como si fuera oro amonedado-y el país huésped automáticamente se lo cambia por la moneda correspondiente y según la paridad del caso.

De otra manera, resulta inexplicable cómo EE UU mantiene ingentes presupuestos nacionales y en costosas embajadas y bases militares esparcidas por todo el mundo burgués y capitalista; no se explica cómo gasta y gasta y no cae en default. Bueno, lo hace porque su moneda es convertible en las demás divisas con una paridad = $ 1,00/ X monedas extranjeras, para X > 1.

En ese sentido y por esa causa, cada vez que un país empieza a desarrollarse y su giro monetario va adecuándose a un Producto Territorial creciente expresable en, por ejemplo, en Bs.F, de perogrullo que en esa misma medida la paridad del bolívar se achica o devalúa.

Estos países atados al dólar han creído que para rebajar su devaluación o fortalecer el valor adquisitivo de sus monedas deben adquirir más dólares. Cuando así lo hacen y se dotan de más dólares tienen que incrementar su producción nacional en algunas mercancías destinadas a la exportación. Ese incremento de la producción nacional implica, a su vez, una mayor necesidad de circulante nacional, en Bs.F, razón por la cual la revaloración buscada se aleja ya que internamente la dinámica económica se financia y transa en bolívares.

30/08/2015 06:49:37 p.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1993 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: