Desde el 4-F, surgió simbiosos Chávez-Pueblo, como Laoconte y sus hijos

Hace veintidós años fue el hecho. Se partieron el cielo y la tierra, en rebelión cívico-militar, bajo el liderazgo, del entonces no mediático, aunque muy conocido en los rincones insurreccionales contra la opresión, Teniente Coronel y Comandante, Hugo Chávez.

     Esta insurrección o alzamiento fue contra todo lo asqueroso de la llamada IV República, que como cáncer político-social, había corrompido y destrozado a la sociedad, generando una división entre unos ricos opulentos, corruptos y explotadores y otros, pobres y trabajadores explotados y víctimas inermes.

     También, era de esperarse el fracaso de la operación del 4-F, por la traición y el engaño,  porque había muchas manos en el caldo y muchos intereses de por medio, con sus respectivas mezquindades.

     Pasado el tiempo, debemos ser autocríticos y reconocer que hasta el año 1992, la izquierda en general, había cosechado derrotas militares y políticas, entre torturas y muertes, a pesar de los buenos hombres y mujeres que se sacrificaban y ofrendaban sus vidas, razón por la cual, la irrupción del Cdte. Chávez, invocando al Pueblo y creyendo en el Pueblo, despertó ánimos de recelos, desconfianza y, hasta envidia, en muchos de nosotros, que veníamos bregando desde la izquierda, pero errática o infructuosamente.

     Fue así, como ese "Por ahora" se convirtió en un "Para siempre", entre Chávez - Pueblo, que desde el gran día glorioso del 4-F, fueron los principales protagonistas de esta Revolución, que derivó, en democrática y participativa, con el protagonismo del Pueblo, para la construcción, como proceso, de una República Bolivariana, Socialista y Chavista, del siglo XXI, que además, hoy tenemos como legado que nos dejó con su obra, el Cdte Chávez.

     Por lo anterior expresado, respecto del 4-F, al ver al Cdte. Chávez, dirigirse a la nación, se me ha hecho vívida en él, desde ese día, hasta su último aliento, la alegoría del grupo escultórico del sacerdote troyano, Laoconte y sus hijos, del siglo II a.C., quienes lucharon, hechos uno solo, contra dos serpientes marinas, Porces y Caribea, según la alegoría, que hoy, es metáfora del imperialismo y del capitalismo salvaje, en múltiples formas, para introducir en nuestros pueblos, ese "Caballo de Troya", cargado de invasores, saqueadores y explotadores, con los servicios de esas burguesía parasitaria, auri naranja, socia de Fedecámaras-Venamcham, ya que sus bufones de la llamada IV República, AD, COPEI y sus filiales, dejaron escapar la hegemonía del poder político.

     Sirvan estas líneas, para que, desde nuestra mismidad, no dejemos que el sacrificio y la lucha revolucionaria del Cdte. Chávez, en defensa de su Pueblo, de los pobres del mundo y de esta revolución, no se pierdan, como se perdió la lucha de Laoconte, quien perdió a sus hijos, derivando en la devastación de Troya, a manos de invasores, gracias a la mentira y la traición.

     Hoy, las hijas e hijos de Chávez y las hijas e hijos del 4-F, están formados y alertas, contra toda tentación y agresores, cual serpientes, internas y extranjeras. Hoy, la lucha sigue, porque Chávez vive en su Pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1113 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a181380.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO