“Unidad, lucha, batalla y victoria”

Manual para “criticólogos” Chaviztas

¿Podemos los Chaviztas criticar con desmesura, encono, sin argumentos, generalizando y descalificando cuanto discurso, actividad propuesta o decisión tome nuestro Gobierno?... Desde mi perspectiva podemos hacerlo, y en efecto algunos están haciendo este tipo de crítica. Pero no debemos. Y no se trata de no hacer crítica, sino de la visión ética que debemos tener al hacerla. ¿Acaso no es suficiente con los enemigos que tenemos? ¿Vamos a hacerle el juego a nuestros enemigos? Irreverencia en la discusión no es sinónimo de irrespeto y descalificación desconsiderada. Los únicos irresponsables e irrespetuosos en la crítica son los líderes de la oposición, su crítica se basa en la mentira, en la perversa intención de generar inestabilidad desmoralizando al pueblo venezolano para que no crea en el gobierno revolucionario. Un Chavizta que critique remedando el estilo y la intencionalidad de la derecha, podrá creerse Chavizta, pero su mentalidad es escuálida… es estructuralmente opositor.

Creo que, como decía nuestro Comandante, no es poca cosa lo que el pueblo Chavizta ha hecho…Hoy más que nunca tiene vigencia esta frase afirmativa de nuestra lucha… la muerte del Comandante fue el peor golpe que pudimos sufrir… sin embargo camaradas, ese terrible golpe lo asumimos con coraje junto a nuestros líderes… recordemos como hicimos campaña por Nicolás… íbamos a las concentraciones con nuestros ojos anegados en llanto porque sabíamos que esa era una batalla que ya habíamos ganado el 7 de octubre con el Comandante… sin embargo la providencia nos impuso ganarla nuevamente… y entre llanto y coraje, sobreponiéndonos al dolor, ganamos el 14 de abril… contra todas las miserias, mentiras y manipulaciones de la derecha… CAMARADAS SOMOS DIGNOS LUCHADORES, DIGNOS HEREDEROS DE CHÁVEZ!!! ¿POR QUÉ VAMOS A MENOSPRECIARNOS AHORA?

Camarada, como yo -al igual que tú-, soy Chávez, me atrevo a hacerte la pregunta que nos dejó nuestro amado Comandante… “¿desde cuándo tú ardes?”… esta pregunta está en la página 11 que recoge la última proclama que nos legó nuestro Líder… él relata que se la hizo a Fidel… ahora estoy convencida que esa pregunta es también para nosotros… nuestro Comandante siempre hacía alusión a situaciones a través de las cuales pudiera dejarnos una lección… y ese día tuvo especial cuidado en cada palabra, en cada frase, en cada momento que quiso rememorar… el Comandante no dejaba nada al azar… todo era enlazado y direccionado a un fin superior de fortalecimiento de la conciencia nacional y nacionalista.

Ahora, meditando en esa pregunta vital que nos hizo el Comandante… me atrevo a preguntarles, con la autoridad que me da ser Chavizta y revolucionaria, como todos a quienes me dirijo, ¿ardemos?...  me siento en el deber de asegurar que sí, que en efecto ardemos… porque ser Chavizta es sentir ardor en nuestro corazón y en nuestra conciencia… ardor por nuestro país… ardor por nuestros compatriotas… ardor por nuestros líderes revolucionarios… estoy convencida incluso que todo ese aluvión de críticas –algunas injusta y desmesuradas y otras absolutamente sinceras- son producto de ese ardor.

Nuestro Comandante estaba absolutamente convencido de “eso”, de ese ardor que sembró en nosotros… por eso sus palabras certeras, pronunciadas con suavidad, con lentitud, con tono reflexivo… “… venimos… de victoria en victoria, porque es la voltereta de la historia… nosotros somos los descendientes de los derrotados de siempre…” “…Veinte años atrás, apenas, no había Patria; aquí no había pueblo porque pueblo no es sólo la sumatoria de gente… para que exista un pueblo tiene que haber una multitud o un conjunto de seres humanos que beban de la misma fuente histórica con conciencia, que tenga un proyecto común…” “… Afortunadamente esta Revolución no depende de un hombre: hemos pasado etapas y hoy tenemos un liderazgo colectivo que se ha desplazado por todas partes…”

Chávez sabía lo que logró en nosotros, y nosotros lo sabemos también… no nos dejemos arrastrar por la incertidumbre de su ausencia… porque eso es lo que nos pasa camaradas, hay una recomposición en cada uno de nosotros y en todos a la vez como colectivo… y esa recomposición pasa por asimilar el doloroso e ineludible hecho de no tener a nuestro Comandante, pero no porque no sepamos seguir haciendo Patria… el Comandante dejó un pueblo maduro y un liderazgo sólido… pero no hay fórmulas… las tenemos que seguir construyendo… y construyendo con el enemigo acechando.

Es perentorio que abandonemos la estúpida lógica opositora. No hay desabastecimiento, hay acaparamiento. No hay crisis alimentaria, esa crisis es ficticia… ¿cómo pueden hablar de crisis de alimentos una serie de personas que hacen cola porque en su casa “falta de todo” pero la mayoría tiene sobrepeso? Realmente hay una crisis de sobrealimentación, el venezolano está comiendo demás, consumiendo demás… de todo, no sólo comida… ¿cómo es eso que caemos en el juego discursivo de la derecha y terminamos hablando con sus palabras?

Ahora camaradas, recordemos… cuando la derecha se dio cuenta que el Comandante estaba en el mero corazón del pueblo y que era imposible sacarlo de allí, comenzó a circular la frase “…es que no se trata de Chávez, sino de la gente que lo rodea…” Y así comenzó una descalificación recurrente y sistemática de los cuadros revolucionarios… la derecha siempre tuvo planes de eliminar a nuestro Comandante –como efecto lo hicieron, estoy convencida de ello- y fueron abonando intrigas, descalificaciones en todos los sentidos y en todas las direcciones, denuncias sin pruebas… sobre todo contra quienes ellos saben que representan el soporte político y económico de la revolución. Me pregunto, ¿les vamos a seguir el juego? La colonización es, primero, de pensamiento. Por eso debemos estar atentos a lo que pensamos y cómo pensamos.

Bienvenida la crítica, nuestro amado Comandante fue el más grande crítico que tuvo la revolución. Y nadie lo superará  porque no hubo una sola instancia de todo este sistema que gobierna el mundo que Chávez no cuestionara. Su mirada escrutadora no cesó nunca de “afinar la puntería” como dice nuestro Alí Primera. Ah, pero Chávez es, a la vez que nuestro mayor crítico, nuestro mayor constructor: de ideas, de propuestas, de soluciones, de alternativas. ¿Cuál es la norma para ser crítico? Chávez es la norma. ¿Cuál es la visión ética que debe tener nuestra crítica? Chávez es la visión ética. ¿Cuál nivel de dignidad debe alcanzar nuestra crítica? Chávez es el máximo nivel de dignidad que debe alcanzar nuestra crítica. Chávez escribió en su discurso y en su praxis, nuestro manual para desempeñarnos como criticólogos desde una visión ética y revolucionaria. Busquemos sus discursos, sus entrevistas, sus discusiones y en todas ellas encontraremos qué se debe criticar y cómo abordar la crítica. Afinemos la puntería camaradas, comencemos a transitar, de una vez, ese ideal de humanidad que es nuestra meta: ser Chávez.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2897 veces.



Mary Madueño


Visite el perfil de Mary Madueño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: