(Y a los líderes políticos de América Latina)

Carta abierta a Michael Moore

Muy apreciado Sr. Moore

Muchos entre quienes hemos seguido de cerca su trabajo cinematográfico y de activismo político tenemos sobradas razones para gustar y aplaudir su trabajo. Especialmente por la manera de poner al descubierto los ángulos usualmente escondidos de ya varias álgidas historias.

La brillantez de sus enfoques y el ejemplo de activismo que ha sembrado en EEUU y en el resto del mundo son, en sí mismos, escuelas para aprender a hacer política desde y con los medios de comunicación. Análoga conclusión puede derivarse de su posición en torno a los en extremo dolorosos hechos desencadenados por el huracán Katrina.

Como nos tiene acostumbrados, usted ha puesto el dedo en la llaga, catalizando energías que remuevan el ánimo por re-politizar su país a favor de soluciones mejores y, sobre todo, más estructurales.

No obstante esto, usted usualmente apela a la conciencia ciudadana y al liderazgo de EEUU como si EEUU fuera un país más en el contexto geo-político mundial. Este enfoque pudiera hacer creer que lo realmente importante es la seguridad (física, jurídica y socioeconómica) de EEUU, y no la del mundo en su integralidad. La ficción sería que EEUU puede ser una isla segura y estable en medio de un archipiélago con múltiples países y regiones endémicamente des-estabilizados.

Un enfoque como este es relativamente comprensible, (y resulta en parte aceptable) para países históricamente arrasados por crisis de todo tipo. Pero EEUU es probablemente hoy el país más poderoso de la historia contemporánea. Y esta circunstancia le acarrea, del mismo modo, responsabilidades que van más allá de la retórica pro-democrática.

Y así, muchos nos preguntamos cómo hacer para que gente como usted no se limite a tratar el acertijo del neoliberalismo (o del Estado criminal, como dice Petras) como un problema primordialmente doméstico de confrontación entre el Estado y el ciudadano estadounidense. Las dramáticas realidades de no pocas regiones de América Latina, el Oriente Medio y sobre todo África merecen y ameritan con urgencia ser abordadas crítica y públicamente. Es decir, cinematográficamente.

EEUU merece saber qué hace EEUU no sólo dentro sino también fuera de EEUU. Develar los qué, los por qué y sobre todo, los para qué, es parte de la agenda que llama a un activismo más efectivo por eficazmente abarcador. Sólo así el ámbito de las soluciones puede llegar a ser mayor que el perímetro de los problemas.

Desde hace mucho los grandes intereses se sentaron a la mesa del mundo para resolver cómo confeccionar más pingues negocios bajo el pretexto de un nuevo paisaje globalizador. Pero los Estados pequeños y casi todos los sujetos individuales de avanzada nos encontramos todavía actuando en el marco de nuestros limitadísimos ex-confines nacionales.

Yo entiendo que el desafiar a los poderes en EEUU ha sido en sí mismo un trabajo colosal. Pero lo que nos preguntamos es si una representación cáustica de los extravíos del poder en EEUU no es insuficiente para concienciar a los estadounidenses y al mundo sobre la necesidad urgente de imaginar y llevar a la praxis un mundo mejor.

Así, le dejamos una pregunta: ¿Qué necesitarían hacer Venezuela, Brasil o Argentina, por poner un ejemplo, para trabajar en conjunto con su equipo en la representación de los extravíos, por ejemplo, del poder del FMI, el OMC, la ONU, o de la cada vez más desbocada carrera armamentista nuclear?

Los 500 hombres más ricos del mundo poseen hoy riquezas equivalentes o superiores a lo que poseen en su conjunto 416 millones de pobres. ¿Cómo es posible que realidades como estas no merezcan un tratamiento por lo menos cinematográfico?

La supervivencia del planeta en su conjunto espera por alianzas sencillas pero hasta ahora poco usuales, casi insólitas, como la que se aquí se insinúa.

Atentamente,

Luis Miguel Delgado




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3715 veces.



Luis Miguel Delgado


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas