Mejor nos marginamos, que joder la revolución en el Táchira

Algunos amigos que conocen de mis andanzas en el mundo de la política desde hace casi 30 años, me preguntan y casi me increpan a manera de cuestionamiento, sobre mis quehaceres actuales y dónde estoy ubicado en la construcción de la nueva patria; trato de manera cordial y elegante no dar muchas explicaciones, además de expresarles que estoy de año sabático en mi escuela dando clases y estoy escribiendo pequeños artículos en algunos medios de comunicación.

Estos cuestionamientos me han hecho pensar si esta es la mejor actitud; por lo que reviso los actores, ambiciones y politiquería expresada en tantos espacios, que creo que mi contribución a la construcción de la nueva patria puede agregar más turbulencia que frutos a tan estratégico momento. Activar en este momento significaría ingresar a las filas de los cuestionadores de las formas de cómo construimos partido, cómo sumamos voluntades e incorporamos efectivamente a la juventud, cómo trascendemos el estilo populista y por demás adeco de hacer gestión con láminas de zinc y pacas de cemento (pensión, canaimas, vergatarios, vehículos, dólares, etc.) y muchas otras cosas que no hemos podido instrumentar adecuadamente, a pesar de ser importantes y vitales para nuestra población; pero que tan mal la hemos concretado, que a pesar de haber cumplido con nuestro pueblo en su atención social, al final terminan votando en contra de sí mismos y del proyecto bolivariano.

En la revolución del Táchira la mayoría de sus dirigentes no estamos dispuestos a escuchar, nos las sabemos todas más una, podemos explayarnos en la retorica y palabrería hueca de híper-revolucionarios, pero seguimos cometiendo los mismos errores en nuestra práctica cotidiana. Siento que no hay nada que hacer, volver a activar en los espacios naturales implica desenmascarar la mediocridad que hemos construido, donde sólo nos preocupamos por defender nuestros cargos, intereses, prebendas y grupos sectarios que dé a poquito matan la revolución.

Mi aporte ahora es no joder ni un tilín a la revolución en el Táchira, y puedo dar uno más; éste sería hacerles un llamado a todos aquellos que han jodido la revolución por tantos años y en tantos espacios, con su mezquindad, ambición, sectarismo, mediocridad, etc.; para que den un paso al costado y den por fin su aporte transcendente o granito de arena a este proceso (no joder más en el Táchira) y permitir que nuestra revolución por fin avance y recupere el sendero que no hemos podido hallar en nuestra amada tierra andina.

Por ahora a escribir, como Kotepa Delgado, tal vez algo quede...

ajueves@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1725 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Duarte

Luis Alberto Duarte

Más artículos de este autor