Abriles de la Patria…!

Múltiples las cosas y hechos que nos unen a este mes de abril con el que se inicia el segundo trimestre del año. Desde motivos personales hasta razones históricas superiores, militantes y por ende colectivas, que nos resulta imposible no reflexionar en medio de tanta memoria, tantos sentimientos encontrados y tanta necesidad de mantener viva la historia de los Abriles de la Patria, so riesgo de olvidar lo que hemos sido, lo que somos y queremos ser.

Por ello vamos primeramente al 19 de abril de 1810, valorándolo en su justa medida como movimiento independentista iniciado por la oligarquía mantuana no a favor de los pobres, esclavos y oprimidos, sino en contra de la Francia que tenía invadida a España, es decir a favor de la monarquía española y de sus propios intereses de clase.

Continuemos con el 02 de abril de 1819 para recordar la célebre batalla de las Queseras del Medio donde “la mejor lanza del mundo”, como bautizó luego Bolívar a José Antonio Páez, junto a 153 llaneros destrozó al ejército español del general Pablo Morillo, proeza que el mismo Páez enlodó luego al enriquecerse a costa de traicionar la confianza de sus lanceros, los principios de su líder y mentor, así como la causa patriótica independentista.

La historia parece repetirse el 11 de abril de 2002, hace sólo una década, cuando volvió a sentirse en el suelo patrio la traición de unos militares deshonestos, quienes al servicio de los mismos intereses de la oligarquía criolla a favor de otro imperio, intentaron enlodar las esperanzas de los pobres y oprimidos. Pero también el abril de 2002 nos trae de vuelta la esperanza en manos del pueblo que Bolívar soñó, el bravo Pueblo que muy consciente de su pasado, seguro de su presente y constructor de su futuro, puso inmediato fin a la naciente dictadura de Don Pedro el breve.

Necesario es rememorar las aciagas horas de la brevísima dictadura, como indispensable es contextualizarla en sus orígenes y consecuencias, pues bajo ningún pretexto podemos creer que fue algo improvisado, del momento o fortuito, ni mucho menos creer en “preñeces de buenas intenciones”.

Debemos prohibirnos repetir la ingenuidad del abril de 2002 que aparte de arrebatarnos las vidas útiles de tantos compatriotas caídos entre el 11 y el 13, nos robó luego las navidades con el paro petrolero, redujo bruscamente el ya iniciado ritmo de crecimiento de nuestra economía, retardó el avance de los programas sociales y atentó abiertamente contra nuestra soberanía.

Tenemos que estar muy alertas desde nuestras trincheras de lucha, pues el sólo recuerdo de las cadenas de radio y televisión privadas, los titulares en los diarios y semanarios de la oligarquía preparando el terreno al golpe fascista, nos permite establecer comparaciones con lo que vemos actualmente en Globovisión, Venevisión, Televen, El Nacional y El Universal, entre otros.

Debemos tomar en cuenta que recientemente el Presidente Chávez ha venido impulsando nuevas leyes que benefician al pueblo como la de Costos y Precios Justos, la Ley del Deporte, entre otras que entraron en vigencia y han sido brutalmente atacadas, así como la anunciada nueva Ley Orgánica del Trabajo que tiene “preocupados” a los empresarios capitalistas y a los sindicaleros de la derecha, tanto como a algunos banqueros les “angustia” el proyecto de Ley Contra el Terrorismo.

Tener presente esta circunstancia nos llevan a recordar una matriz mediática similar generada en torno a la Ley de Tierras y la Ley de Hidrocarburos entre 2001-2002, pues el imperio trasnacional, los oligarcas criollos y los sindicaleros lacayos están viendo, ahora como antes, que sus mezquinos intereses serán afectados para beneficiar al pueblo a quien desprecian y consideran sin derechos.

Sabemos que este glorioso pueblo con sus “Abriles de la Patria” ha buscado y encontrado siempre el camino para redimirse ante los desafueros de sus agresores. No obstante históricamente ha debido pagar un altísimo precio expresado en sangre y vidas que a todas y todos deben dolernos. Necesario es que nos obliguemos para que nunca jamás se vuelva a pagar de este modo.

Por ello nos queda prohibido olvidar cómo los medios editaron imágenes sobre Puente Llaguno haciendo dudar a más de uno sobre la acción de los “pistoleros con franelas del MVR”. Debemos tener presente el montaje ensayado con el pronunciamiento del Alto Mando Militar, “pronosticando” muertos que se producirían horas más tarde. Imposible que olvidemos el fraude mediático del cual fuimos víctimas tanto los venezolanos y venezolanas como la opinión pública internacional, hundiendo la imagen de nuestro país, dañando la soberanía nacional y flagelando la conciencia popular.

Estamos convencidos que la neo-oligarquía criolla pretende burlarse de nuestra inteligencia y dignidad de pueblo cuando quiere “hablar sólo del futuro sin mirar al pasado”. Piensan y pretenden que olvidemos la represión brutal, fascista y cobarde que ejecutaron los “jóvenes alcaldes justicieros” encabezando pandillas de disociados contra ministros, diputados, gobernadores, alcaldes y dirigentes populares afectos a la Revolución Bolivariana.

Jamás olvidaremos el dantesco espectáculo del hoy “candidato del progreso” atacando la embajada cubana con su odio de pandilleros, destrozando automóviles y aterrando a mujeres y niños que estaban en su interior; o arrestando al capitán Rodríguez Chacín y exponerlo al odio enfermizo de quienes lo golpearon salvajemente estando esposado, transmitiendo morbosamente tal “hazaña” en cadena de radio y TV privados, pues ya el señor de la curita se había “dado el gusto” de cerrar el Canal de Todos los Venezolanos.

Porque no olvidamos ese odio desbordado para poder avanzar con el amor patrio preciso, es obligado desenmascarar a quienes abierta o solapadamente añoran el 11 de abril intentando un 7 de octubre exitoso para la oligarquía, el capital trasnacional y el gobierno de USA, reeditando el fascismo contra las esperanzas de un pueblo.

Por eso, tengamos siempre presentes “Los Abriles de la Patria”...

(*) Economista Agrícola.

Profesor de la UPT “Argelia Laya”

albanozam@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1471 veces.



Albano A. Zambrano Q.

Economista Agrícola. Profesor de la UPT ?Argelia Laya?

 albanozam@hotmail.com

Visite el perfil de Albano A. Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Albano A. Zambrano

Albano A. Zambrano

Más artículos de este autor