Venezuela y su política internacional petrolera

Existe una campaña de descalificación contra la política petrolera venezolana en la esfera internacional cuyo signo principal es menospreciar la solidaridad bolivariana con los países del Caribe (Petrocaribe) y los socios de la ALBA. En este sentido el oposicionismo ha intentado propagar una matriz de opinión que hace ver dicha política como un una actividad de despilfarro de ingentes recursos de parte del Ejecutivo Nacional en beneficio de sus aliados en el exterior.

Dicha falacia oposicionista intenta invadir el imaginario popular y plantea una supuesta pérdida de recursos petroleros que son desinvertidos a lo interno de nuestro país y cedidos en gratuidad parcial o total a gobiernos extranjeros que son amigos del Presidente Hugo Chávez; esto con el fin de comprar apoyos en escenarios de la política multilateral internacional (OEA, UNASUR, ALBA, MERCOSUR, e inclusive la ONU).

Tales falsificaciones de la derecha venezolana deben ser contraatacadas por la argumentación objetiva en función de que prevalezca la realidad fáctica y se reconozcan suficientemente los beneficios que Venezuela percibe, tanto en lo económico como en lo geopolítico, en razón de sus alianzas con otras naciones. Es necesario promover una exposición sistematizada de los datos que corroboran que tales alianzas comerciales no generan pérdidas al Estado Venezolano, pues se enmarcan en negociaciones de intercambio que producen beneficios tanto para Venezuela como para sus socios y que las solidarias modalidades de pago, plazos y contraprestación en ningún modo suponen perjuicio para PDVSA.

Asimismo, esta exposición revolucionaria debe hacer explícita la naturaleza de la ofensa contenida en los infundios contra la política petrolera venezolana internacional y el grupo de países que intervienen en ella, especialmente frente a francotiradores de la falacia como la mediática Ley Candado, ya que es factible la doble moral oposicionista en este ámbito. Ciertamente en la Cuarta República, cuando el petróleo era regalado a los EEUU con el barril subcotizado a 7 dólares (gobierno de Caldera) y la aristocracia nacional usufructuaba la riqueza petrolera mediante financiamientos de la antigua PDVSA (verbigracia, la entonces ONG Primero Justicia y el propio Julio Borges) la derecha venezolana aupaba aquella antinacional administración.

Es indispensable explicitar ante el pueblo el desprecio xenófobo de la derecha venezolana y la campaña de odio racista emprendida por organizaciones como Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Copei contra países hermanos como Cuba y demás socios internacionales. Lo aquí expuesto es primordial para desvirtuar la matriz oposicionista, sobre todo caracterizando a sus jefes como saqueadores de la riqueza petrolera en la Cuarta República que hoy son difamadores de la política bolivariana de solidaridad debido a la identidad de sus países participantes en ella y no el carácter sustantivo de las operaciones comerciales que ella contiene.



Constitucionalista y penalista. Profesor universitario.

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

jesussilva2001@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8441 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: