Hugo Chávez dictadista

Era el año 1951, en la Escuela Don Bosco, ubicada en la Avenida Andrés Bello, a la altura de Sarría, la maestra dio los buenos días a los alumnos entre los cuales me encontraba, disciplinadamente respondimos el saludo matinal que iniciaba un día más de clases. Niños hoy vamos a hablar del dictado en consecuencia tomen lápiz y cuaderno……el año 1783 nació en Caracas, capital de Venezuela Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte-Andrade y Blanco, llamado Simón Bolívar, quien es el libertador del país…………………..así era que nos daban las lecciones de historia.

Antes de continuar definamos en el presente trabajo el concepto de Dictado: Decir alguien con las pausas necesarias o convenientes para que otro lo vaya escribiendo. De igual manera significa: Inspirar, sugerir.

Pues bien, lo de dictadista es un tremendismo gramatical o mejor dicho idiomático, en el cual tratamos de ubicar lo que significó el comandante supremo desde el punto de vista didáctico, de tal manera que agreguemos al legado todas las aristas de una vida dedicada a transmitir no solo conocimiento a través de la lectura sino de las vivencias a través del tiempo.

El presidente eterno, con su acostumbrada profundización de los temas tratados, nos infería en detalle lo que nos comunicaba conociendo la importancia por ejemplo de la historia, pasión por los cuatro costados, esas charlas vertían enseñanzas de la historia patria como jamás nos la contaron, era una especie de dictado con pausas suficientes para digerirlas en su exacta dimensión, la historia contada nos adentraba en ese mundo desconocido que traducía de manera innegable lo que la lucha y sacrificio del padre de la patria, logró con sus debilidades y fortalezas, los éxitos en batalla, las derrotas políticas y lo mas importante la traición de algunos que lo acompañaron antes y después de su muerte.

Fue tremendo el desiderátum que nos legó el comandante supremo, no solo nos puso al día en la gesta libertadora, sino que más allá de ello, nos habló hasta el cansancio de la necesidad de la segunda independencia, camino que transitamos creo que acertadamente luego de su desaparición física.

Hugo Chávez nos dictó las pautas políticas necesarias para avanzar con el y sin el, se erigió en un gran maestro de la comunicación y la enseñanza de manera sencilla y simple, sin atisbos de sabiduría innecesarios, solo que nos decía a veces sin decirlo, que leyéramos que allí estaba la clave del conocimiento en la teoría y la práctica, en el aula y en la calle.

Llamarlo Dictadista simboliza lo que fue la comunicación personal con las mayorías, con el pueblo llano, ávido de seguirlo incondicionalmente hasta las últimas consecuencias, a quienes les dictaba lecciones de vida, de ejemplos, de nuestras costumbres y el folclore, la música como pasión y lo más importante nos abrió las mentes y dio las luces necesarias para entender de la necesidad de la independencia y la soberanía. En su marcha hacia el encuentro con Bolívar nos dejó en cuatro palabras el destino de la patria: Unidad, Lucha, Batalla y Victoria, hagamoslo nuestro y seamos como el nos enseño: Vivos ejemplos de su continuidad. Hasta siempre amigo, comandante de la vida, el amor y la patria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Rafael Febles


Notas relacionadas

US Y /ideologia/a170855.htmlCUS