Encumbrada sea tu vida Hugo Chávez

Que nos importa andar con los pobres de esta tierra. El Quijote anduvo acompañado tras los pasos de Jumento, el burro que traspasaba los suspiros como un surco por Sancho Panza, quien un día se posó junto al final de la cama de su seguidor y le exclamó: “mi señor no se muera, mire que la peor locura que puede hacer un hombre es dejarse morir” Chávez y aquí no habrá mes para que su pensamiento logre desfallecer.

Dios no es incompetente solo que tiene mucho trabajo salvando a sus pobres hijos y ya giró su mano para tocar a Hugo Chávez. Él siempre lo ha hecho y lo seguirá haciendo porque Dios siempre estará con los revolucionarios libres de esta nación que a la final son sus inocentes hijos.

Este es un país libre gracias a Hugo Chávez, tierra de instantes y del gran gigante que no está enfermo, sólo descansa para seguir en sus batallas. Nada tenemos que perdonar por tu instante descuido, absuélvenos a nosotros por no advertir tu sacrificio. Inmolado por salvar nuestra libertad, nosotros te debemos a ti la vida Hugo Chávez.

Cuba y Venezuela así como Bolivia, Argentina y Ecuador son tu tierra, es tu casa, quédate en nuestras tierras donde está la mina de la salvación de este aguacero marchito que intenta salvar nuestra humanidad.

Dios no vacila ni nos dejara a oscuras, Dios no le causará dolor a los millones de venezolanos quienes alegres celebran a un presidente que estará siempre entre nosotros. Un hombre llamado Reveron te pinta desde su nacimiento en Valencia y te inmortaliza desde su Castillete en Macuto.

Ali Baba, Simbad, están en la escafandra de la esperanza y junto a Nemo traerán la barcaza que repararán y pintarán con pinceles y tinturas salidas desde el corazón de sus maestros.

Las melodiosas oraciones de tus miles de pueblos te inmortalizaron Hugo Chávez, porque siempre tendrás de nuevo la oportunidad de estar entre nosotros sin dudas y arrullado con el crisol de tu eterna vida.

Eres el seños de los Andes, eres la frescura de la mar, eres el alivio de desamparados que te aguardan dentro de la ternura de tu tesoro.

Iremos al panteón nacional a visitarte en capilla eterna, allí, sólo van los valientes, Bolívar, Manuelita y el negro Primero te cuidarán.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 780 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas