Amor sólo se puede pagar con amor

El día de ayer fue un día muy soleado, cargado de una hermosura inmensa, de manera súbita comenzó a nublarse y la lluvia inundo el valle de Caracas, era el preámbulo de una infausta noticia, la muerte del camarada Presidente, Comandante Hugo Chávez Frías, las lagrimas celestiales anunciaron la tristeza colectiva de millones de venezolanos.

La felicidad es, sin lugar a dudas, efímera, sólo nos duró 14 años, por el contrario la tristeza nos acompañará hasta el final de los tiempos de cada uno de nosotros. Hoy el dolor amaneció por las calles de Caracas difuminado en el aire, acompañamos desde el hospital militar hasta la casa de los sueños azules a nuestro Comandante en Jefe.

Hugo Chávez Frías, se aferró a la vida como nadie, quería ver realizado un sueño maravilloso, dar a su pueblo la mayor suma de felicidad, el amor trasmitido fue incomparable, preñó a la Revolución Bolivariana de amor, solidaridad, de inclusión entre otros valores.

Quedan recuerdos maravillosos en nuestra memoria, la campaña electoral pasada me atrevó a decir, fue la más bella de todas las batallas libradas, alegría, amor fueron el lema, muy a pesar de una oposición cargada de odio, aunque no tienen la valentía de afrontar sus bajos sentimientos. No hay papel que permita describir la obra de nuestro Comandante Presidente.

Los pueblos del mundo hoy lloran a nuestro lado la pérdida del líder, del precursor de los cambios políticos de nuestra América y países más lejanos. Vienen a mi memoria recuerdos de un viaje que realizamos al lado del sempiterno camarada Luis Tascón a Osetia del Sur, una región Caucásica muy distante de nuestro país, región mutilada por las guerras financiadas por el imperialismo y el sionismo. Recuerdo que ya realizado el trabajo en la plaza mayor de la capital de Osetia del Sur, la celebración no se hizo esperar ante la victoria aplastante en la lucha por la independencia y la autodeterminación de esa región, cuando fuimos invitados a subir al podio, y al hacerse el anuncio de que compañeros venezolanos estábamos presente, la gente al unisonó comenzó a gritar Viva Chávez, Luis de inmediato sólo atinó a preguntarme: qué significa esto, le dije: la grandeza de nuestro Presidente.

He sido testigo de las muestras de amor hacia nuestro presidente, hoy el camarada Evo Morales no se despegó del carro que trasladaba los restos físicos de nuestro Comandante hacia la Academia Militar, Evo amó a nuestro Presidente y se ha ganado el afecto de millones de venezolanos que ante las muestras de amor, ha recibido en consecuencia amor de nuestro pueblo.

Nuestro camarada Presidente nos enseñó que hay luchar con denuedo contra la corrupción en todas sus formas y manifestaciones, provenga del lado que provenga. Corrupción enquistada en el poder (durante la cuarta república) que corroe en cascadas nuestras instituciones. Nos ayudó a entender que el amor esta indefectiblemente ligado a la Patria. Patria y Amor son el sinónimo de la conducta revolucionaria, sin obviar las deformaciones que aun están presentes. Que el patriotismo se sustenta y se alimenta en el respeto a la dignidad humana, dignidad que un pueblo recuperó gracias a la Revolución Bolivariana. La dignidad humana no resplandece, no se vislumbra cuando las personas ven reducida su existencia a luchar por satisfacer sus necesidades básicas, o por sus intereses netamente personales, ligados al bienestar del consumismo MATERIAL. Vivir dignamente significa participar de los bienes materiales necesarios para satisfacer nuestras necesidades como: alimento, vestido, salud, educación y vivienda, principios fundamentales enmarcados en nuestra Constitución. Eso nos lega nuestro amado Presidente.

El día martes 27 de junio del 2006 escribí un artículo que titulé Carta a mi hermano Hugo http://www.aporrea.org/actualidad/a23069.html, un digno homenaje que se mantiene vigente en el tiempo, reflexiones a quien hoy lloro como a un hermano. Si, un hermano al cual acompañé en todos estos años de lucha a través de la pluma, en la calle, en la transición hacia el socialismo y en la construcción de la Patria grande. Hombres, mujeres, niños, preñados de lágrimas hicimos el recorrido que la multitud de miles y miles de afectos nos permitió hacer. Qué pueblo tan hermoso, solidario! no se podía esperar menos, sólo devolvíamos el amor que nos entregó nuestro, padre, hermano y camarada Hugo Chávez Frías.

Hoy nuestros himnos de batallas no sonaron, nuestro dolor y el respeto al líder nos impidió hacerlo, recorrimos las calles con consignas, sólo entonamos un párrafo el Himno de los Blindados de Apure: Patria, Patria, Patria querida, tuyo es mi cielo, tuyo es mi sol, Patria tuya es mi vida, tuya es mi alma, tuyo es mi amor".

Te amo hermano mío del alma, será todo muy difícil sin ti, pero debemos cumplir la tarea que nos encomendaste, y continuar al lado de Nicolás Maduro. Qué mayor homenaje que darte esos 10 millones de votos que antes te negamos, será el tributo a tu legado! No quedamos huérfanos, nos dejas el más bello sentimiento de hombre o mujer alguno, nos dejas el amor a la Patria.

Gracias Hugo por todo lo que nos diste y si fuimos egoístas, perdónanos.
Yo soy Chávez.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 982 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Ricardo Abud


Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160651.htmlCUS