El profeta de los pobres

Vivos están Elías, Jonás, Isaias, Ezequiel, Jeremias y todos los grandes profetas que cumplieron en este mundo la sagrada misión de traernos con su palabra y con sus obras los designios de Dios Todopoderoso. Dijo Jesús, “Después de mi vendrán otros profetas y por sus obras los conoceréis”. Por el amor inmenso a Venezuela, por su amor a los seres humanos más necesitados, por su dedicación heroica a las causas más nobles de la humanidad, nosotros tuvimos la oportunidad de conocer a un Profeta, al Profeta de los Pobres, a Hugo Chávez Frías. Profeta que sigue vivo, con su palabra viva, vivo entre el pueblo redimido.

Por seguirlo, por expresar públicamente nuestro apego incondicional a sus enseñanzas, muchos hemos sido acusados de focas, de serviles y de otras formas groseras de descalificación. A estas personas cegadas por el odio y la ofuscación debemos decirles que sí, que no tenemos vergüenza alguna en poner rodilla en tierra para defender nuestras convicciones, algunos lo hacen como soldados y otros lo hacemos como religiosos en oración. Estamos arrodillados para orar por Venezuela, estamos arrodillados para implorar a Jesús Cristo que nos de fuerzas para continuar esta lucha por los pobres sin tener de cuerpo presente al Profeta que nos envió para guiarnos y conducirnos a un mundo de igualdad y de amor fraternal.

Oramos también para que Dios nos de resignación en esta hora trágica, para repetir como Job, Dios me lo dio, Dios me lo quitó, A Hugo Chávez Profeta de los Pobres, Dios nos los mandó y Dios se lo llevó a su luz eterna. Por ello repudiamos a quienes en su desespero reniegan de la existencia del Señor y como apóstatas lo insultan, ofendiendo el sentimiento de piedad que nos inspira este tránsito de nuestro amado guía de lo terrenal a lo inmortal.


Hugo Chávez les cambió la vida a treinta mil personas en el Municipio Simón Planas, de la miseria los llevó a una vida digna. Yo doy gracias a Dios por haber sido su instrumento en esta obra. Seguimos rodilla en tierra.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 608 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas